Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Desde Navarra. De nuevo, la presencia amenazante del fascismo

Memoriaren Bideak y Ayuntamiento de Vidángoz, 30-08-2009 | 30 agosto 2009

Una vez más, hemos sido testigos de la presencia amenazante e hiriente del fascismo

Una vez más, monumentos destinados a la denuncia de sus crímenes y a homenajear públicamente a sus víctimas han sido atacados, esta vez abarcando buena parte de la provincia de Navarra. Como ya ha sido hecho público, esta vez se han realizado destrozos en varios cementerios de la Cuenca de Pamplona, así como en la escultura que en el monte Ezkaba recuerda a los presos del Fuerte de San Cristóbal o en la erigida entre Igal y Vidángoz en memoria de los esclavos del franquismo. Se trata, por lo tanto, de un ataque coordinado que también ha incluido llamadas anónimas.

Es evidente que es necesaria una denuncia pública de los hechos, y por ello tenemos que felicitarnos de que la mayor parte de las fuerzas políticas así lo haya hecho, con la excepción, más que significativa, del Partido Popular. Sin embargo, además de las denuncias públicas, y de las iniciativas judiciales que diversos colectivos y ayuntamientos hemos impulsado, entre ellos Memoriaren Bideak y el Ayuntamiento de Vidángoz, es necesaria también una reflexión sobre lo que implican estos ataques, una reflexión que nos ayude a prevenirlos, y que nos ayude también a conseguir uno de los principales objetivos del amplio movimiento de recuperación de la memoria histórica: Nunca Más para el fascismo. En nuestra opinión, esa reflexión debería tener en cuenta los siguientes aspectos:

1. La propia existencia de los ataques demuestra que todavía existen quienes justifican la matanza política emprendida en el año 1936. Desgraciadamente, los mismos ataques nos revelan la necesidad de seguir denunciando y deslegitimando este tipo de comportamientos. No es algo superado, todavía tienen presencia entre nosotros aquellos que añoran los tiempos de cruzadas y carnicerías, y esto es algo que atañe no solo las víctimas de entonces, sino a todas aquellas personas preocupadas por la defensa de los derechos humanos.

2. Por otro lado, se trata de ataques repetidos en el tiempo, y sin embargo no ha existido hasta ahora ninguna iniciativa institucional destinada a aclarar dichos hechos. Parece como si la presencia amenazante del fascismo no fuera una preocupación política de primer orden, por lo menos para quienes tienen los resortes del poder institucional. ¿Cuál es el motivo de semejante pasividad? ¿Es casual que quienes realizan estos ataques se muevan en un ambiente de impunidad?

3. Por otro lado, no sólo estamos hablando de pasividad ante los ataques, sino también de una clara falta de voluntad institucional de cara a impulsar un política de la memoria que reniegue del franquismo. No se hizo durante la transición, no se abordó plenamente con la Ley de Memoria Histórica, e incluso sigue siendo algo tabú para el partido gobernante en Navarra, UPN, que en claro fraude de ley se niega retirar el nombre del Conde de Rodezno de una de las plazas de Pamplona, algo impensable en otros estados que han sufrido dictaduras, como Alemania, Argentina o la República Sudafricana, por poner algunos ejemplos en los que se ha ido mucho más allá en las políticas públicas de la memoria.

4. Se hace necesario, por lo tanto, seguir impulsando un trabajo social destinado a dar a conocer la realidad de la guerra y la represión, un trabajo que suponga atender a los derechos de las víctimas (derecho a la verdad, a la justicia y al reparación) y que nos posibilite avanzar hacia un modelo de sociedad más justo. Este trabajo, que es realizado desde hace años por asociaciones de manera pública, pacífica y constante, es nuestra manera de hacer frente a la presencia del fascismo, y así seguiremos trabajando, por encima de ataques y amenazas.

5. Queremos terminar con un detalle que nos parece más que significativo. En el monolito situado en el puerto de Igal y Vidángoz, los fascistas no solamente arrancaron la placa en memoria de los esclavos del franquismo, sino que también arrancaron la cabeza a la paloma de la paz esculpida en la piedra. Provocaron la guerra, y siguen orgullosos de ello. Preocupante. Miserable.

Memoriaren Bideak

Ayuntamiento de Vidángoz