Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

A mi querido tío EUDALDO y a los demás OLVIDADOS

Rose Marie Serrano, 25-10-2009 | 27 octubre 2009

De La Torre de Esteban Hambrán, (Toledo, España)

   Ayer, 24 de octubre de 2009, en Madrid, Carmen Negrín, quien firmó contra vuestro olvido desde París, presenció un homenaje para reintegrar solemnemente en el PSOE (el partido que tú, mi tío Eudaldo, con Luis Santana y otros compañeros, fundasteis en La Torre) a su abuelo, « el Olvidado de París », y a otros socialistas, porque los excluyeron por su empeño en no rendirse en la guerra antifascista española del 36-39 (también llamada por los vencedores « guerra civil »).

El 10 de este mes, se ha celebrado también en Las Dunas de San Antón, Cádiz, un homenaje a los represaliados del Puerto de Santa María, donde hubo un gran penal, con durísimas condiciones. Allí se ha proclamado la necesidad de la Tercera República española, con banderas tricolores,  ancianos y niños que lo recordarán y lo meditarán.

El 24 también se ha celebrado otro homenaje a los exiliados republicanos españoles, con Conchita del Bosque y Henri Farreny del Bosque, quienes también nos apoyan contra vuestro olvido, en Cornellá, aquel pueblo catalán lleno de amigos tuyos, vuestros, nuestros.

El 27 de octubre, en Madrid, con Anne Hidalgo, la vicealcaldesa de París, habrá un homenaje en el Memorial de Fuencarral, a los republicanos españoles, que tras resistir al fascismo en España, también resistieron en Francia a los nacis y  a sus cómplices.

La vicealcaldesa de París también sabe de vuestro olvido, la informé, y aunque no pueda firmar para vosotros, habrá leído vuestros nombres, queridos olvidados de La Torre,  como ya lo hicieron tantas personas.

       Vosotros, Eudaldo, Aurelio, Pedro, Cesáreo, Nicolasa, Cipriana, Isabel Gómez Sánchez, Mariano Gómez Sánchez,  Guillermo Caro Montero, Francisca Martín Aguilar y muchos más, seguís siendo los « olvidados de La Torre ». Dos ya tenéis foto en el blog de las víctimas del fascismo de La Torre de Esteban Hambrán (1),  que os rinde homenaje. Los otros seguís sin rostro, sin que se os conozca, asesinados por la voluntad fiera de Franco, de Mola : « Esta guerra tiene que acabar con el exterminio de los enemigos de España, hay que sembrar el terror…eliminando a todos los que no piensen como nosotros…Cualquiera que sea abiertamente o secretamente defensor del Frente popular debe ser fusilado ».

    Esas atrocidades, queridos olvidados torreños, se cometieron con la colaboración de la Iglesia católica, que nunca pidió perdón.

    Dijo Albert Camus : « Mal nombrar las cosas es añadir a las desgracias del mundo ». Allí, en vuestro pueblo siguen llamándoos « rojos ». Allí sería « un lío » quitar la calle José Antonio y la Escuela « Juan Aguado » para poneros calles a vosotros, escuelas, placas, monumentos.

En « Combat », n°7 de 1944, decía el filósofo francés : « Es en España donde el ser humano aprendió que se puede tener razón y ser vencido ».

Fuisteis vencidos, Eudaldo, Pedro, Aurelio, Cesáreo, Nicolasa, Cipriana, Mariano, Isabel, Guillermo, Venancio, Marcelo, Manuel, Lucio, Felipe, Eugenio, Francisca, Avelino, Anselmo, Anastasio, Rafael,(2) y tú, Daniel, vivo en París, fuiste vencido por ser hermano de Eudaldo, con tus 19 años en 1939.

Pero todos teníais razón. Por eso no podemos, ni queremos olvidaros.

Bien lo dice nuestro amigo Ramón Peña Castro desde Brasil :

« Adhiero a la propuesta internacional que en nombre de la justicia y para bien de la salud mental de las nuevas generaciones, reclama la eliminación de los nombres de notorios delincuentes fascistas que promovieron y/o ejecutaron la pedagogía del millón de muertos y de 40 añazos de dictadura, cuyas hellas infamantes continúan  rotulando lugares públicos ».

      (1) http://victimasfascismolatorreestebanhambran.blogspot.com/

(2) Víctimas del fascismo de La Torre, ver lista de fusilados en « Consejo de Guerra » y lista de los  fusilados en Talavera, Madrid, una víctima en Gusen., de D. Emilio Sales Almazán.