Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Los represaliados del franquismo reciben el primer homenaje oficial

El Periódico, | 15 octubre 2009

La Generalitat celebra un concierto para rendir tributo a exreclusos y víctimasSARA GONZÁLEZ. BARCELONA

Han tenido que pasar más de tres décadas desde el fin del franquismo para que sus represaliados, aquellos que lucharon por la democracia, tengan, por fin, su primer homenaje oficial. Hasta ahora solo las entidades que las propias víctimas han formado han organizado actos en su memoria, pero ayer por la noche fue la Generalitat de Catalunya la que dio el paso que ninguna otra Administración española ha dado hasta ahora. El Govern celebró en el Palau Sant Jordi un concierto de reconocimiento a todos aquellos que sufrieron en sus propias carnes el exilio, la dureza de los campos de concentración o la encarcelación por su tendencia política.

Poètiques de resistència, somnis de llibertat. Bajo este entrañable título, el Memorial Democràtic, el ente público que vela para que las consecuencias del franquismo no caigan en el olvido, preparó para la ocasión un repertorio de poesías y canciones emblemáticas que se convirtieron en la banda sonora de la lucha antifranquista. Unas 5.000 personas aproximadamente asistieron al concierto homenaje, entre ellas un grupo importante de represaliados que ocuparon las primeras filas del recinto y las compartieron con altos cargos de la Generalitat, con su presidente, José Montilla, y su vicepresidente, Josep Lluís Carod-Rovira, a la cabeza. Los espectadores, algunos de los cuales lucían banderas republicanas, interrumpieron el acto en varias ocasiones con gritos de «¡Viva la República!», a lo que otros respondieron alzando el puño.

Poesías de decepción y resignación, pero con espíritu reivindicativo, inauguraron el homenaje. Las palabras de ilustres figuras de la lírica, como Salvador Espriu, Joan Brossa y Manuel Vázquez Montalbán, fueron recitadas por los actores Mercè Sampietro, Juan Echanove y Julieta Serrano, entre otros. El cantautor Quico Pi de la Serra hizo cantar y aplaudir al público con sus combativas letras y Joan Manuel Serrat emocionó con Pare. Juntos interpretaron Lletania, canción obligada de los conciertos de Els Setze Jutges.

GUIÑO AL ORFEÓ / Los homenajeados pudieron rememorar la banda sonora de la lucha antifranquista con canciones como Què volen aquesta gent, de Maria del Mar Bonet; A galopar, de Paco Ibáñez; Com un arbre nu, de Lluís Llach, y Al vent, de Raimon. El encargado de interpretar las piezas fue el Orfeó Català, en un guiño del Govern a esta institución cuya imagen se encuentra en horas bajas desde que estalló el escándalo por la gestión de Fèlix Millet. Fue muy aplaudido. Con El Cant de la Senyera y Els Segadors se puso el colofón al concierto homenaje.

http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=653173&idseccio_PK=1008&h=

 

 

MIQUEL SIMON, 94 AÑOS: «Me castigaron a un año en los batallones de trabajo»

Cuando estalló la guerra, Miquel Simon, de 94 años, era marino de guerra y estaba a bordo del Aljibe II, que se encargaba de llevar agua potable a la escuadra y el arsenal republicano de Cartagena. Ejercía de electricista de la embarcación. El último día de la contienda, surcaba el Mediterráneo en el Tramuntana, un pesquero que transportaba comida y material a las tropas.

Tras la derrota, intentaron llegar a Francia haciéndose pasar por paisanos, pero finalmente fueron descubiertos. Simon acabó en el campo de concentración de Argelès-sur-Mer. Después de cuatro meses en Francia, decidió regresar a Catalunya, «En la frontera me obligaron a pasar un año en diferentes batallones de trabajo», explica.

Después de la represalia, pudo reencontrarse con su familia en Barcelona y volvió a dedicarse a su oficio. «No he querido saber nada más de política. Durante estos años me he dedicado a trabajar duro en mi taller», afirma. Su hija Gloria confiesa que su padre no ha querido ver ni una película bélica.

http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idtipusrecurs_PK=7&idnoticia_PK=653175

 

 

 

El Gobierno da a la nieta de Companys la declaración reparadora

JOSE RICO. BARCELONA

Por primera vez, un texto oficial reconoce que el presidente de la Generalitat Lluís Companys «sufrió violencia por razones políticas e ideológicas, siendo injustamente condenado a muerte por una sentencia impuesta por un ilegítimo consejo de guerra». El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, se encargó ayer de entregar el documento, que repara y reconoce la figura del político, a su nieta, María Luisa Gally, residente en México. Ese texto es el requisito previo para lograr que los tribunales declaren nulo el juicio que desembocó en el fusilamiento del president, hace hoy 69 años.

Caamaño aseguró que esta declaración es la expresión del triunfo de la democracia y de las libertades y el «fracaso absoluto de quienes se propusieron condenar esa esperanza». El conseller de Interior, Joan Saura, que representó al Ejecutivo catalán, destacó la «importancia simbólica, democrática y política» del acto, ya que es la primera vez que el Estado admite de una forma explícita la «ilegitimidad» de la condena del president Companys.

El tripartito aprobará hoy un acuerdo para reclamar la anulación al Tribunal Supremo, órgano que tiene la última palabra. La nieta de Companys afirmó sentirse «muy agradecida y satisfecha» y apuntó a que van a hacer que la ley pueda llegar un paso más allá. «No solo por mi abuelo, sino por todos los fusilados de forma tan sumaria y traidora», añadió.

MAYOR FUERZA / El presidente catalán, José Montilla, insistió en el Parlament en que su Gobierno no parará hasta que la justicia anule la causa contra Companys. No obstante, el ministro Caamaño subrayó desde México que la ley de memoria histórica tiene mayor fuerza que una declaración judicial porque declara «ilegítimas» todas las sentencias por razones ideológicas.

El artículo 3 de dicha norma señala la ilegitimidad (que no la ilegalidad) de los tribunales franquistas y considera «ilegítimas, por vicios de forma y fondo», sus penas por motivos políticos (pero no las declara nulas). Es la llamada doctrina Jiménez Villarejo, que argumenta que solo se puede lograr anular un juicio franquista a partir de un elemento novedoso, que, en el caso de Companys, sería la declaración reparadora del Gobierno español.

http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idtipusrecurs_PK=7&idnoticia_PK=653174

 

 

CARME CASAS, 88 AÑOS: «Somos de los que moriremos con las botas puestas»

La guerra dinamitó sus planes, pero ella nunca claudicó. Carme Casas, de 88 años, tuvo que emprender el camino del exilio hacia Francia en 1939 para poder sobrevivir sin renunciar a sus ideales.

Acérrima militante de la Juventud Socialista Unificada y, después, del PSUC, Casa regresó en 1943 para organizar el movimiento que, con la ayuda de las grandes potencias, pretendía acabar con el franquismo. Pero la ayuda jamás llegó.

La detuvieron acusada de comunista, paso clandestino y organización ilegal. Estuvo dos años en la cárcel en Madrid y su marido, del PSUC, 15 años en la prisión de Zaragoza. «Vivimos vigilados hasta la transición. Cuando Franco murió, por fin respiramos tranquilos. Nada podría ser peor», explica emocionada.

Casas, que ahora vive en Tarragona, fue cofundadora de la entidad Dones del 36 y, a pesar de su edad, sigue reclamando justicia y la anulación de los juicios. «Nosotros somos de los que moriremos con las botas puestas», afirma.

http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idtipusrecurs_PK=7&idnoticia_PK=653177