Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

¿Quién era Antonio Vallejo-Nájera?: historia de una calle madrileña

Tercera Información, 21-11-2009 | 22 noviembre 2009

Fue Jefe de los Servicios Psiquiátricos Militares del régimen franquista y se le encargó un estudio que demostrase la inferioridad mental de las personas de ideología marxista

 

 

Dolores Higuera – Tercera Información | 21-11-2009

Debido al deficitario trabajo que el Gobierno de España está realizando en tanto en cuanto a la aplicación de la Ley de memoria histórica se refiere, desde Tercera Información hemos decidido informar acerca de todos aquellos hitos, símbolos o nombres de calles que permanecen en nuestras ciudades homenajeando el régimen dictatorial de Franco en plena democracia.

En este caso nos referiremos a la calle Doctor Vallejo Nájera en Madrid. Este oscuro personaje es bastante desconocido para la ciudadanía en general, por lo que es necesario una tarea pedagógica que informe de lo que este nombre significa. Vallejo Nájera, psiquiatra y padre de un linaje de doctores en esta especialidad, autores de prolíficos libros; fue jefe de los Servicios Psiquiátricos Militares y fue el que dotó de base científica a la teoría política franquista, ya que afirmó y constató, por ejemplo, que el “marxismo” era una enfermedad, prácticamente, incurable.

Este análisis, además, sirvió, entre otras cosas, para justificar el robo de niños que tantas familias destrozó durante la dictadura, sirviéndose de la Iglesia católica como cómplice. Además de investigar en busca del llamado gen rojo, escribió numerosas páginas que intentaban demostrar la inferioridad de las mujeres, realizando afirmaciones tales como que: “a la mujer se le atrofia la inteligencia como las alas a las mariposas de la isla de Kerguelen, ya que su misión en el mundo no es la de luchar en la vida, sino acunar la descendencia de quien tiene que luchar por ella”.

Esperemos que ningún ciudadano alemán tenga que sufrir el escarnio y la ignominia de vivir o pasear por una calle llamada “Menguele”.

http://tercerainformacion.es/spip.php?article11313