Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Agenda, Federación Foros por la Memoria

Acto público: La Transición hacia la República. De la 2ª a la 3ª

Federación Estatal de Foros por la Memoria, | 28 noviembre 2009

Ateneo de Madrid, 7 de diciembre 2009, 19.30 h. Federación Estatal de Foros por la Memoria, Famyr, Unidad Cívica por la República y Plataforma de Ciudadanos por la República

 

 

Acto público “La transición hacia la República”´. Desde el respeto a la legitimidad de la IIª RE y luchando por la IIIª

Enrique Lister López. Rafael Velasco. José Mª. Pedreño. Felix Arana. Miguel Pastrana. Pedro A. García Bilbao.

Federación Estatal de Foros por la Memoria, Famyr, Unidad Cívica por la República y Plataforma de Ciudadanos por la República

Ateneo de Madrid, 7 diciembre de 2009. 19.30. hh.

Organiza: Plataforma de Ciudadanos por la República y Agrupación Ateneísta Juan Negrín

 

Participan:

Enrique Lister López. Universidad de Poittiers

José Mª Pedreño. Presidente de la Federación estatal de Foros por la Memoria

Miguel Pastrana de Almeyda. Unidad Cívica por la República

Rafael Velasco. Federación Asturiana Memoria y República

Félix Arana.  Unidad Cívica por la República.

Pedro A. García Bilbao. Plataforma de Ciudadanos por la República

Modera el acto. Raúl Marco

 

Desde el respeto a la legitimidad de la II ª RE y luchando por la IIIª República

El 7 de diciembre cuadros del movimiento republicano y de la lucha por la memoria hemos convocado un acto por la República donde explícitamente vamos a intentar exponer los desafíos actuales que enfrentamos. La crisis económica y social que estamos sufriendo es sólo el inicio de un proceso de degradación profundo y gran alcance que va a transformar completamente la forma de vida y estructuración de nuestra sociedad: las libertades, los derechos sociales, el trabajo y las condiciones de vida de los trabajadores se deterioran cada día en una escalada que solamente está empezando; no se trata solamente de la lucha de clases en su forma secular, el agotamiento de los recursos naturales, del petróleo, el cambio climático son procesos que afectaran a la propia capacidad del planeta para soportar la vida; se hace preciso un cambio profundo de dirección en la marcha de la humanidad. Frente a la envergadura de este reto, puede parecer secundaria la cuestión del régimen político, pero no lo es. Se trata nada más y nada menos de que los poderes públicos sean asumidos por quienes estén al servicio de la mayoría. Robespierre, ya expuso en el siglo XVIII que el principal e irrenunciable objetivo de la República era asegurar como fuese la supervivencia del pueblo. Sin República democrática no hay futuro.

En España, el llamado régimen de la transición, supuso la impunidad para los crímenes franquistas y el mantenimiento de los privilegios y de la influencia política para los sectores sociales y económicos que se beneficiaron de la dictadura: luchar por transformar la situación y hacer avanzar los intereses de los trabajadores y las clases populares tiene por objetivo un cambio en la relación de fuerzas que permita construir la República. Pero luchar aquí y ahora por poner freno a las políticas neoliberales que pudren la democracia y que nos llevan a la perdida de los logros obtenidos en un siglo de luchas obreras y populares, exige instrumentos de lucha apropiados, objetivos claros y lograr la mayor unidad de acción posible desde abajo.

La izquierda oficial del régimen monárquico, la presente en la actualidad en las instituciones, los partidos y grupos que protagonizaron la Transición y el pacto de impunidad con los franquistas, ha dilapidado el caudal de confianza que los trabajadores les brindó en todos estos años; no solamente traicionaron la legalidad republicana con su vergonzosa entrega en 1977, sino que han boicoteado sistemáticamente todos los intentos por llevar a las Instituciones democráticas y con ello al debate público explícito la necesidad de la República democrática como un objetivo capaz de articular en  torno a sí a toda la izquierda social; a los jóvenes que luchan por abrirse paso, a los trabajadores precarizados, a las familias, a los que luchan por defender la Sanidad Pública, la Educación Pública, por un estado laico.

La transición y en ella la actuación de la izquierda del régimen, ha supuesto una desgraciada destrucción de todo el tejido social de la izquierda, la destrucción de sus valores y un avance peligroso de la derecha en todos los órdenes, mientras algunos en las Cortes, parlamentos y ayuntamientos se han limitado a vivir de las franquicias de partido, alimentadas por el voto de unos ciudadanos que han asistido estupefactos a cómo sus supuestos representantes de izquierda tragaban con todo. Es hora de decir basta y romper con esta situación: la república está en la calle y en los corazones de miles y miles de personas que vamos a librar esta batalla pase lo que pase.

Ante este panorama de retroceso social y de descrédito político de la izquierda institucional, la solución pasa por reconstruir por abajo, desde los cientos y miles de cuadros políticos, sociales y sindicales que no se han rendido, que han sabido decir no, que han tomado la iniciativa de reunirse en sus pueblos, ciudades y lugares de trabajo y construir ateneos, asociaciones, grupos de todo tipo para defender en primer lugar la memoria democrática y antifascista que se nos ha querido arrebatar como pueblo y para avanzar hacia la República, reuniendo en torno a su bandera a todas las luchas de resistencia que se mantienen. Separadas, estas luchas serán vencidas, unidas, articuladas políticamente y sin temer la altura de los objetivos, juntas, constituyen el camino a la 3ª República.

Las asociaciones republicanas y de memoria que convocamos el acto somos diversas, pero compartimos con claridad que es hora de hablar explícitamente, de luchar juntos por reconstruir la izquierda con la República democrática como centro del debate y objetivo. No se trata de mirar al pasado, se trata de construir el futuro luchando en el presente. Luchando por la república ahora.