Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Editorial: Lo que nos queda de Franco

| 21 noviembre 2009

Sobre todo, queda mucha ignorancia, trufada con ciertas obras neofranquistas, mentiras perpetradas por presuntos intelectuales

 

 

 

19-11-2009 –

Hace catorce años, dos periodistas, ambos trabajadores de este periódico, escribieron al alimón un libro titulado ‘Lo que nos queda de Franco’ (Editorial Temas de Hoy, Madrid, 1995). Entonces, aún subsistían hasta las extintas pesetas con la efigie del dictador que durante cuarenta años acogotó a los españoles. Quedaban también algunas estatuas, ahora retiradas en su mayoría. Pero quedaba, sobre todo, un espíritu intransigente que ahora lo es menos, aunque la famosa intolerancia española no viene del franquismo, sino de mucho antes.

Hoy, en noviembre de 2009, treinta y cuatro años después de la muerte del dictador, de la memoria del franquismo no le queda casi nada a la sociedad española. Quedan algunas leyes -increíble la pervivencia, en lo no derogado, de la de Prensa e Imprenta, o ‘Ley Fraga’, de 1966- y quedan algunas contradicciones. Pero, sobre todo, queda mucha ignorancia, trufada con ciertas obras neofranquistas, mentiras perpetradas por presuntos intelectuales que, antes de pasar a la más cerril ultraderecha, militaron en una ultraizquierda casi delincuente, por decirlo de una forma suave.

Afortunadamente, la influencia de estas obras falaces es pequeña, aunque sean aireadas desde algunos medios de comunicación utilizando las nuevas tecnologías cuyos mentores mejor harían pidiendo perdón por sus excesos en la dictadura que amparando a estos energúmenos de la mentira. Es el ‘talante’ del franquismo; es decir, el ‘no talante’, la imposición por la fuerza, el asesinato a sangre fría de las ideas.

Como decimos, seguramente Franco -para nosotros un borrón execrable en nuestra historia- mereció que gentes como estos pseudoescritores le defiendan ahora, treinta y cuatro años después.

Nos queda poco de Franco, afortunadamente, y todas las actuales contradicciones, crisis, injusticias sociales y locuras derrochadoras de nuestra clase política son mucho mejores que aquella era sin libertad y sin derechos ciudadanos. Conviene que quienes no conocieron aquello lo averigüen, pese a todo lo que nos lo han ocultado.

 

http://www.diariocritico.com/2009/Noviembre/opinion/editorial/182975/editorial.html