Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

El legado de un dandi miliciano llamado Gustavo Durán

| 23 noviembre 2009

Músico y teniente del Ejército Popular, un libro recorre ahora su novelesca vida

 

 

 

G. FOURMONT – MADRID – 22/11/2009

Ingeniero de sonido, Manuel no era un hombre muy comprometido. Hasta que el fascismo amenazó a la República y Manuel se declaró en estado de guerra contra Franco. El personaje que imaginó André Malraux para escribir La esperanza se inspira en Gustavo Durán, un intelectual que se alzó en armas.

Nacido en Barcelona en 1906, Gustavo Durán Martínez falleció ciudadano estadounidense en 1969. Músico de formación, fue uno de los más respetados militares republicanos durante la Guerra Civil, amigo de Ernest Hemingway, funcionario de las Naciones Unidas… Durán tuvo una vida novelesca y el libro Comandante Durán (Debate), de Javier Juárez, rescata ahora su legado.

Gustavo es el músico, Durán es el militar y Gustavo Durán, el diplomático. Joven, acudía a la Residencia de Estudiantes, donde tocaba el piano para García Lorca, Dalí y Buñuel. Pero pronto el dandi músico se convirtió en un miliciano, en Durán el militar.

Cuando estalló la Guerra Civil, se alistó como miliciano y su compromiso por la defensa de la II República era absoluto. Durán no era militar profesional, aunque pasó a ser teniente coronel. Luchó en el Jarama, Brunete, Segovia y Teruel.

Cuando vencieron los rebeldes, Durán se exilió a Nueva York, donde se casó. Como ciudadano estadounidense trabajaba en el Museo de Arte Moderno, aunque se mudó a Argentina para luchar contra el ascenso al poder de Perón. Sus actividades molestaban a Franco y el ex miliciano, ya funcionario de la ONU, fue denunciado como espía soviético en 1951 por el senador McCarthy.

Tras una misión en el Congo Belga, fue nombrado embajador de la ONU en Grecia. Gustavo Durán falleció en 1969 en Atenas. Se le paró el corazón mientras leía. Fue enterrado en Creta, donde aún descansa. Tras su despedida en 1939 en el puerto de Gandía (Valencia), nunca volvió a pisar España.

http://www.publico.es/culturas/271768/legado/dandi/miliciano/llamado/gustavo/duran