Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Entrevista a Begoña Álvarez, Consejera andaluza de Justicia

El País, | 23 diciembre 2009

“Buscar a Lorca depende ahora de los historiadores”

 

REYES RINCÓN – Sevilla – 23/12/2009

La consejera andaluza de Justicia, Begoña Álvarez (Granada, 1968), máxima responsable de la memoria histórica en esta comunidad, cree haber cumplido su labor con la excavación en Alfacar. Las nuevas investigaciones, asegura, no están en su mano.

Pregunta. ¿La Junta de Andalucía va a volver a buscar los restos de Lorca a corto plazo?

Respuesta. La Junta nunca ha buscado específicamente los restos de Lorca. Cumplimos la Ley de Memoria Histórica, que nos obliga a buscar a los familiares de aquéllos que nos los solicitan. Por eso actuamos en Alfacar, porque nos lo habían pedido los familiares de otras víctimas que se suponía que podían estar allí enterradas. La familia del poeta nunca nos lo ha solicitado, por lo que ni lo hemos buscado ni lo vamos a buscar.

P. ¿Consideran que Lorca es una víctima más?

R. Sí, es una víctima más. Es verdad que informativamente la apertura de esta fosa ha tenido mucha más atención porque se pensaba que allí estaba el poeta. Pero para la memoria histórica es un caso más.

P. Pero lo cierto es que Lorca es un símbolo y hay gran interés por conocer las circunstancias de su muerte. ¿No se plantea impulsar la investigación?

R. Investigar o hacer de sondeadores no es nuestra competencia. La ciencia ya ha dicho que en ese punto no ha habido enterramientos, lo que no quiere decir que no los haya alrededor. Ahora la labor la deben retomar otros, los historiadores.

P. ¿Ha hablado con las familias que sí querían encontrar allí a sus víctimas? ¿Descarta que vayan solicitar que se les busque en otro sitio?

R. Hemos hablado con ellos y ahora tienen un sentimiento de frustración. Durante años han pensado que sus familiares estaban allí y la ciencia les ha dicho que no. Ahora no se plantean ni ellos ni la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica hacer una nueva petición para que se actúe por los alrededores. Nosotros tenemos más peticiones en Andalucía y vamos a trabajar en ellas.

P. Pero sobre este grupo de desaparecidos, ¿descarta que haya una petición el próximo año?

R. No parece que vayan por esa línea. Ahora hay que estudiar en qué falló la documentación y abrir un periodo de reflexión.

P. ¿Manejan alguna hipótesis nueva, distinta a las comentadas en los últimos días?

R. Justamente lo que no queremos es barajar hipótesis. Es lo que ha pasado en Alfacar. Es momento de construir la historia desde el rigor, tenemos un protocolo muy claro y no queremos hacer una versión distinta de la que dieron los fascistas, no queremos más versiones, sino la historia contada desde la ciencia.

P. ¿Ha habido más corazón que cabeza en la decisión de excavar esta fosa?

R. Se ha hecho lo que se tenía que hacer y como se tenía que hacer. Aquellos que dicen que no debía haberse excavado creo que lo que quieren es que las mentiras sigan enterradas. Tomamos la decisión aun sabiendo que el resultado podía ser frustrante para los familiares. Lo hicimos porque era un deber moral y legal. La actuación ha sido ejemplar y hemos recibido siempre el apoyo de las familias, a los que agradecemos todas las facilidades para convertir su memoria individual en memoria colectiva.

P. ¿Asume algún error en la decisión de excavar?

R. No, no asumo ningún error, hemos hecho lo que debíamos. Compartimos la frustración con los familiares, esta competencia se ejerce con una mano en la ley y la otra en el corazón, y nos hubiera gustado decirles que por fin acabó su duelo. Pero no ha sido posible y ahora vamos a seguir intentando ayudar a otras familias.

P. ¿Serán más exigentes la próxima vez a la hora de iniciar unos trabajos como éstos?

R. La primera prueba que hay de esto es la que hemos sacado a la luz gracias a la excavación. No ha habido oportunidad de hacerlo antes porque nadie había querido abrir esta fosa. Exigimos una memoria, y en este caso también lo hicimos y ahí estaban todas las argumentaciones históricas, todos los testimonios y las comisiones que se habían puesto en marcha. La gente tiene que entender que en aquella época no había testigos oculares de los fusilamientos y de los enterramientos y los testimonios siempre están un poco envueltos por el terror.

P. Tras hablar con las familias, ¿mantienen la esperanza de encontrar a estas víctimas?

R. Hablamos con las familias para darles las gracias y decirles que sentíamos el resultado. La asociación, con los datos que hay ahora, los da por desaparecidos. Están compartiendo momentos duros porque los familiares tenían muchas esperanzas de encontrar a sus víctimas. Y ahora ya esa esperanza no la tienen tan clara.

P. ¿Ha valido la pena el trabajo y la inversión?

R. La política de memoria histórica no se puede cuantificar económicamente. Cuestionarse lo que cuesta ayudar a una familia a encontrar a sus víctimas es delicado, no deberíamos entrar en este juego. Allí no se han enterrado millones, sino las ilusiones de muchas familias.

P. La Junta nunca ha escondido que había un presupuesto de 70.000 euros para esta fosa. ¿Se ha gastado completamente?

R. El presupuesto se daba a la asociación para culminar los trabajos. Como no se ha podido, hay una parte, todavía no valorada, que no se ha gastado. Hemos decidido que se gaste en una actuación en el entorno de la excavación que desde el arte sirva para contar a las nuevas generaciones lo que supuso la Guerra Civil.

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Buscar/Lorca/depende/ahora/historiadores/elpepicul/20091223elpepicul_5/Tes?print=1