Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

La tecnología para rastrear fosas funcionó

Diario de Navarra, 27-11-2009 | 1 diciembre 2009

Un geo-radar halla restos óseos compatibles con fosas de la Guerra Civil en nueve localidades

 

 

L.P.M. . PAMPLONA Viernes, 27 de noviembre de 2009 – 04:00 h.

SOBRE la mesa del juez hay un listado con más de 80 nombres. Son los certificados de defunción de personas que durante la Guerra Civil estuvieron presas en el fuerte de San Cristóbal, no salieron vivas y fueron enterradas en distintos puntos de la Cuenca de Pamplona.

Entregar ese listado implica que ese Juzgado de Instrucción de la capital navarra, el número 4, ya conoce el resultado de un informe técnico realizado en junio con un geo-radar, un aparato que analiza la estructura geomorfológica del subsuelo. El resultado es que al menos en nueve localidades de la Cuenca de Pamplona se han detectado probabilidades “muy altas o incluso del cien por cien” de “alteraciones electromagnéticas asociables a la existencia actual de enterramientos individuales” e incluso “fosas u osarios”. Familiares de desaparecidos, entre ellos los promotores de ese trabajo (la Agrupación Familiares de Nava de la Asunción, Segovia), necesitaban conocer el resultado para pedir ayudas para excavar y exhumar. Ya lo han pedido. Están a la espera de respuesta.

En esa petición de ayudas al Gobierno de Navarra se indican los lugares en los que se excavaría y exhumaría: Ballariain, Artica, Oteiza, Loza, Añézcar y Berriosuso, todos concejos del Ayuntamiento de Berrioplano.

En estos puntos trabajó hace cinco meses el geo-radar de la empresa madrileña Condor Georadar, el mismo aparato que una semana después de haber buscado fosas de la Guerra Civil rastreó en Sesma para buscar los restos de la estellesa María Puy Pérez Ezpeleta, asesinada por su ex pareja ocho meses antes.

Durante el rastreo en los concejos del Ayuntamiento de Berrioplano, el geo-radar encontró zonas cóncavas (“alteraciones mecánicas o manuales del subsuelo”), lo que implicaba que allí podía haber un enterramiento individual . Los datos recogidos entonces se procesaron en Madrid, donde se filtraron elementos geológicos (piedras, rocas) para señalar los materiales osteológicos, huesos.

Y ahora, tras esa filtración de datos, el Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona conoce que en Añézcar, en un terreno adjunto a la entrada al cementerio, la probabilidad de restos humanos es “muy alta” y sería necesario excavar hasta un metro y medio de profundidad; que en Oteiza, “junto a los nichos de nueva planta” del cementerio, es muy alta la probabilidad de “algún tipo de enterramiento concentrado” y que la excavación debería llegar a los dos metros bajo tierra, y que en Ballariain, “fuera del cementerio”, la probabilidad de existencia de restos humanos es del cien por cien, algo compatible con “enterramientos individuales de forma masiva”.

Similar es el resultado en Loza. Fuera del cementerio, la probabilidad de existencia de restos humanos es del cien por cien y de enterramientos individuales, de 90%. También en Artica, dentro del cementerio, se han detectado anomalías “asociables a material osteológico en gran cantidad”, una probabilidad del 90%.

http://www.diariodenavarra.es/20091127/navarra/la-tecnologia-rastrear-fosas-funciono.html?not=2009112701535888&idnot=2009112701535888&dia=20091127&seccion=navarra&seccion2=sociedad&chnl=10&ph=11