Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Agenda

2010-02-28: Suak pizturik dirau! Homenaje a los brigadistas irlandeses en Gasteiz

Ahaztuak 1936-1977 /Kaos, | 24 febrero 2010

Por segundo año consecutivo, Ahaztuak 1936-1977 organiza un homenaje para reivindicar la memoria antifascista de los irlandeses que lucharon contra Franco. Una delegación irlandesa asistirá al acto

 

 

Domingo 28 de febrero, a partir de las 18:30 horas en PADDY SHORTS TABERNA (c/ Santa Lucia 8. Vitoria-Gasteiz)

BRIGADISTA INTERNAZIONAL IRLANDARRAK GOGOAN: SUAK PIZTURIK DIRAU! II. FESTA OMENALDIA

 

UNA DELEGACIÓN IRLANDESA ASISTIRÁ AL HOMENAJE A LAS BRIGADAS INTERNACIONALES ORGANIZADO POR AHAZTUAK

Por segundo año consecutivo, Ahaztuak 1936-1977 organiza un homenaje para reivindicar la memoria antifascista de los irlandeses que lucharon contra Franco. En esta edición será presentado el video “Bob Doyle: Suak pizturik dirau!” que repasa la trayectoria del último de los supervivientes de aquella generación. También se recordará especialmente a Charlie Donnelly, voluntario de la XVª Brigada Internacional, con la presencia e intervención de una delegación procedente de Dungannon (condado de Tyrone, Norte de Irlanda), localidad natal de este poeta revolucionario que dio su vida en la batalla del Jarama el 27 de febrero de 1937. El acto concluirá con la actuación musical de Azido Folkloriko.

 

GASTEIZ. 2010-02-28

SUAK PIZTURIK DIRAU! II. FESTA-OMENALDIA. HOMENAJE A LOS BRIGADISTAS IRLANDESES

Durante casi tres años de guerra contra la democracia republicana, el general Franco contó con el potencial militar de los ejércitos de Hitler y Mussolini. Ante la absoluta pasividad de la mayoría de los gobiernos, materializada en el “Tratado de No Intervención” y para contrarrestar ese apoyo internacional que recibía el bando golpista, se produjo una reacción popular en todo el mundo por la que miles de brigadistas viajaron al Estado español para luchar contra el fascismo. Más de 40.000 voluntarios antifascistas, procedentes de 54 de los 66 estados reconocidos oficialmente en 1936, conformaron las Brigadas Internacionales enroladas en el Ejercito Popular Republicano.

El22 de Enero de 2009 falleció Bob Doyle, a sus 92 años de edad él era el último de los voluntarios irlandeses de la legendaria XVª Brigada que quedaba vivo. Bob Doyle, además de un símbolo de la solidaridad internacionalista que representa aquella generación, es un ejemplo del idealismo y del compromiso, una referencia para todos los que reivindicamos la memoria histórica democrática y antifascista. Por eso desde Ahaztuak 1936-1977 el año pasado nos sumamos a los numerosos actos de reconocimiento que se organizaron en su honor y celebramos un emocionante homenaje en la taberna irlandesa Paddy Shorts de Gasteiz. Como tributo a su memoria y para que quedara constancia de aquel acto, fue colocado en el local el cuadro conmemorativo oficial, un recordatorio elaborado por el movimiento republicano irlandés que fue enviado expresamente desde Dublin a Euskal Herria para esta convocatoria.

Este año, con motivo del primer aniversario de su muerte y coincidiendo con las conmemoraciones de la Batalla del Jarama en la que Bob Doyle luchó junto a otros muchos camaradas antifascistas, hemos decidido volver a recordarle en el mismo lugar, a él y al resto de brigadistas irlandeses. Creemos que reivindicar la memoria de aquellos luchadores es reivindicar la causa por la que dieron su vida, y para nosotros esas ideas no forman parte del pasado, sino que siguen de plena actualidad porque mantener viva la memoria de las brigadistas internacionales que lucharon contra Franco es defender la libertad de las personas y de los pueblos, aquí y ahora.

“La Lucha continúa” es la enseñanza que nos dejó Bob Doyle con su último mensaje en vida. “Suak pizturik dirau” (la llama sigue viva) es el lema de esta segunda edición en la que también se recordará especialmente a Charlie Donnelly, un joven poeta y activista republicano irlandés que dio su vida en la batalla del Jarama, cerca de Madrid, el 27 de febrero de 1937. Para ello contaremos con la presencia e intervención de una delegación procedente de Dungannon (condado de Tyrone, Norte de Irlanda), localidad natal de este brigadista.

Charlie Donnelly y Bob Doyle representan el sacrificio y compromiso de los brigadistas internacionales. El primero como ejemplo de los que dieron su vida en el frente por la libertad, el segundo como símbolo de los que tras sobrevivir a la guerra dedicaron toda su existencia a seguir luchando contra el fascismo.

 

Charles Donnelly (1914-1937)

Nació en Dungannon (condado de Tyrone, Norte de Irlanda), en el seno de una familia de ganaderos. En 1928, cuando tenía 14 años, la familia se trasladó a Dublín, allí conoció y entabló amistad con activistas políticos del Partido Comunista de Irlanda, de grupos republicanos de izquierda como Saor Eire y también con militantes del IRA. Se matriculó en la Escuela Universitaria de Dublín en 1931 y empezó a escribir poesía y textos en prosa para las publicaciones estudiantiles. Al mismo tiempo, se implicó intensamente en la izquierda republicana irlandesa y se integró en el Congreso Republicano. En julio de 1934 fue arrestado y encarcelado durante dos semanas por su participación en unos piquetes ante una panadería de Dublín. Con 20 años, Donnelly fue elegido miembro de la Ejecutiva Nacional del Congreso Republicano. Desde entonces, escribió para el diario del Congreso sobre cuestiones políticas y sociales. En enero de 1935, Donnelly fue arrestado por segunda vez por agredir supuestamente a un policía en una manifestación y estuvo en prisión durante un mes, tras lo cual se trasladó a Londres. En la capital inglesa continuó trabajando para el Congreso Republicano. También escribió artículos para varias publicaciones de izquierdas y trabajó como periodista en una agencia de noticias internacional.

En julio de 1936, tras el golpe de Estado de Franco contra la democracia republicana, Charles Donnelly regresó a Dublín con la intención de organizar a los brigadistas irlandeses y el Congreso Republicano comenzó a movilizar voluntarios para las Brigadas Internacionales. Donnelly llega el 7 de enero de 1937 a Albacete, donde se encontraba el contingente irlandés, dirigido por su amigo Frank Ryan. Los antifascistas irlandeses formaban la Columna Connolly dentro del Batallón Lincoln, integrados en la XVª Brigada Internacional del Ejército Popular Republicano. Después de recibir una formación militar rudimentaria, hicieron su bautismo de fuego en la batalla del Jarama. Donnelly entró en contacto con el frente el 23 de febrero, cuando lo nombraron comandante. El 27 de febrero, su unidad fue enviada al asalto frontal de las posiciones franquistas del cerro denominado El Pingarrón, se encontraron bajo el fuego de ametralladoras franquistas todo el día, sufrieron numerosas bajas. El testimonio de un brigadista canadiense inmortalizó los últimos momentos de Donnelly:

”…corrimos para cubrirnos y Charlie Donnelly, el comandante de una compañía irlandesa, se cubrió detrás de un olivo. Cogió un puñado de olivas de la tierra y las fue exprimiendo. Lo sentí decir algo lacónicamente, en un respiro en el fuego de las ametralladoras: Even the olivas are bleeding (“Incluso las olivas sangran”).”

Este epitafio se haría después famoso al titular Joseph O’Connor con esas palabras su obra sobre Donnelly. Unos cuántos minutos más tarde, mientras su unidad se retiraba, Donnelly fue abatido. Murió de inmediato. Su cuerpo quedó en el campo de batalla hasta que fue recobrado por un brigadista irlandés amigo suyo, Peter O’Connor. Fue enterrado en el valle del Jarama en una tumba no señalada con algunos de sus compatriotas. Según las investigaciones de la Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales, los restos de Donnelly probablemente descansan en el cementerio de Morata de Tajuña (Madrid).

Una gran mente se apagó cuando Charles Donnelly cayó. Un poeta revolucionario con futuro y un buen universitario que dejó sin terminar una biografía de James Connolly para luchar por la libertad. La recopilación de su obra, “The Life and Poems”, fue publicada por vez primera en 1987. El 26 de febrero de 2008, Charles Donnelly fue homenajeado con la colocación de una placa en la Escuela Universitaria de Dublín y en 2010 ha sido erigido un doble monumento en su honor, uno en su lugar de nacimiento, en Irlanda, y otro en el Valle del Jarama donde murió.

 

Bob Doyle (1916-2009)

Nació en un barrio obrero del norte de Dublin en 1916, precisamente en el año que se produce el conocido alzamiento de Pascua, punto de partida de la revolución irlandesa contra el imperialismo británico. Su infancia por lo tanto está unida a la guerra anglo-irlandesa primero y a la trágica guerra civil irlandesa después. En su juventud ve nacer el nuevo Estado Libre de Irlanda, comienza su militancia política en Fianna Airan y junto con otros grupos de ideología socialista despiertan la lucha por los derechos de las clases populares contra los privilegios de unos pocos. Son los primeros años de la década de los 30 y los jóvenes proletarios protagonizan numerosos enfrentamientos contra los blueshirts (camisas azules) del movimiento paramilitar fascista que dirigía el general tradicionalista irlandés O’Duffy. En uno de esos ataques Bob Doyle sufrió daños permanentes en su ojo izquierdo, razón por la que su imagen quedó asociada para siempre a un característico parche negro que usaba habitualmente.

La vida de Bob Doyle sufre un antes y un después a raiz del golpe de Estado perpetrado por Franco y sus secuaces contra la democracia republicana. La valentía de los voluntarios antifascistas que acudieron a la llamada internacional cobró mayor valor en Irlanda ya que la propaganda anticomunista que hacía la influyente jerarquía de la Iglesia católica a favor de Franco era muy importante. En febrero de 1937 Doyle cumplió los 21 años en el frente, precisamente en la sangrienta batalla del Jarama dónde cayeron muchos compañeros brigadistas irlandeses. También luchó en Belchite y en otras duras batallas del Frente de Aragón hasta que posteriormente fue hecho prisionero por las tropasfascistas en 1938. Fue capturado en una emboscada en Aragón junto a otros brigadistas, entre ellos elhistórico dirigente del IRA Frank Ryan. Fueron encerrados en el monasterio de San Pedro de Cardeña (Burgos), uno de tantos lugares que los franquistas convirtieron en campo de concentración. Allí Doyle fue torturado por falangistas e interrogado por los servicios secretos alemanes de la Gestapo nazi, llegaron incluso a simular su ejecución.

Su liberación se produjo gracias a un intercambio de prisioneros,por el que se canjearon brigadistas internacionales presos en campos de concentración franquistas por 110 soldados fascistas italianos en manos del bando republicano en Gandía. A comienzos de 1939 el grupo de prisioneros internacionales fue conducido desde Burgos a la prisión de o­ndarreta en Donostia. En ese traslado estaba Bob Doyle, tras pasar varias semanas encerrados en Donostia fueron liberados en el puente que une Irun con Hendaia.

Tras ser liberado se puso inmediatamente a colaborar con el Partido Comunista para crear una red clandestina de resistencia antifranquista. Durante la II Guerra Mundial se embarcó en un buque inglés para abastecer a las tropas aliadas contra Hitler. Se casó con Lola, una mujer asturiana, y se asentaron en Londres. Bob Doyle continuó con su activismo político. Dedicó toda su vida a luchar por un mundo más justo, coherente hasta el último día. Demostró su compromiso contra el fascismo desde sus primeros años en Dublin primero contra los blueshirts y después contra el ejército franquista, dando paso a su trabajo clandestino contra los nazis durante la Segunda Guerra Mundial… y lejos de abandonar el activismo a medida que pasaron los años enlazó su militancia dandole continuidad en todo tipo de causas solidarias, movimientos de izquierdas y luchas anticapitalistas: en defensa de la clase obrera, iniciativas contra el bloqueo a Cuba, a favor de la revolución bolivariana de Venezuela, movilizaciones contra la guerra de Irak, protestas antiglobalización e incluso a favor de la legalización del cannabis.

Bob Doyle es una figura referencial para el movimiento popular que trabaja por la recuperación de la Memoria Histórica Democrática y Antifascista, él ha sido un asiduo de las celebraciones de homenaje a las Brigadas Internacionales, tanto en el Estado español como en Irlanda. Su trayectoria política lo convierten en un referente y su nombre no se borrará de la historia. Bob Doyle seguirá vivo mientras siga encendida la llama de la solidaridad internacionalista.

http://www.kaosenlared.net/noticia/2010-02-28-suak-pizturik-dirau-homenaje-brigadistas-irlandeses-gasteiz