Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

En recuerdo de José Maldonado

Macrino Suárez. La Nueva España, 12-02-2010 | 13 febrero 2010

En Homenaje a un ilustre republicano asturiano en el 25.º aniversario de su fallecimiento

 

MACRINO SUÁREZ ECONOMISTA Y EX MINISTRO DE LA REPÚBLICA EN EL EXILIO Hoy, 11 de febrero, fecha en la que coinciden el 25.º aniversario del fallecimiento de don José Maldonado y el de la proclamación de la I República, nos parece el marco más adecuado para recordar a este ilustre republicano asturiano que dedicó toda su vida a la defensa de la libertad y de la democracia.

Como esta región nuestra es bastante proclive a la desmemoria, sobre todo en lo que concierne a los valores republicanos y a sus insignes defensores, es necesario no dejarlos caer en el olvido, recordando sus trayectorias de defensa inquebrantable de la República, y analizando la permanente vigencia de los valores que le sirven de base.

Máxime cuando estamos asistiendo al desarrollo de una ocurrencia tendenciosa que consiste en afirmar que la República murió en el exilio y que, por lo tanto, se ha producido la desaparición de la disociación Democracia-República: gracias al «éxito» de la transición, ahora la Monarquía asumiría plenamente los valores republicanos.

Queremos, pues, desmontar dicha ocurrencia y probar que la capacidad de renovación del republicanismo siempre es posible gracias al carácter intrínseco de sus valores. Y los hechos muestran que lo que se comprueba durante esta transición que no acaba de transitar es el empeño continuo de intentar destruir la capacidad de renovación del republicanismo, mediante toda clase de descalificaciones e incluso llegando hasta una reescritura de la Historia?

Para denunciar esta actitud y destruir tan falaz razonamiento, un pequeño grupo de republicanos asturianos hemos creado una Asociación José Maldonado con el doble objetivo de recuperar la figura del ilustre tinetense y de difundir y explicar la vigencia de los valores republicanos.

Así, dentro de la modestia de nuestros medios, tanto materiales como inmateriales, intentaremos analizar su trayectoria de inquebrantable lealtad a los valores republicanos. Su entereza e independencia de carácter, su gran tolerancia, la capacidad para asumir las consecuencias políticas y materiales de esa actitud, la austeridad de su vida, su serenidad ante los peores momentos, fueron los rasgos esenciales de su acción política, que sin duda alguna lo colocan muy por encima de la mediocridad de la inmensa mayoría de quienes ocupan el espacio político actual, caracterizado cada vez más por el predominio de la inmoralidad, la corrupción y la partitocracia.

También pretendemos que el análisis de esta trayectoria sea la base de partida para actualizar, consolidar y desarrollar la cultura republicana (es decir, democrática), que no se circunscribe a defender la forma de Estado más apta para asegurar la consolidación de la democracia, ni a practicar una forma de gobernación basada en la educación cívica para formar ciudadanos, sino que, además, pretende demostrar que el patrimonio ideológico del republicanismo es permanente y que sus valores básicos siguen vigentes: la soberanía del pueblo, la laicidad del Estado, la libertad, la igualdad y la fraternidad están ahí esperando las reflexiones serenas y sólidas que sólo pueden llevar a cabo quienes estén lejos de las prisas por llegar al poder. Sobre todo cuando lo que les impulsa no es defender los intereses supremos del país sino su propio provecho.

El mejor recuerdo y homenaje que podemos hacer a don José Maldonado en el 25.º aniversario de su fallecimiento es presentarlo como ejemplo a las nuevas generaciones. En cuanto a nosotros, republicanos, si queremos seguir su trayectoria, debemos consagrarnos a la tarea difícil pero muy eficaz a largo plazo (tanto como sea necesario para crear una conciencia de ciudadanía en nuestro país) de reafirmar nuestra fidelidad a los principios republicanos, cuyos pilares son la razón y la soberanía del pueblo. Creo que, hoy en día, la condición de republicano sobrepasa la mera pertenencia a un Partido Republicano. Nuestra labor cotidiana es ejercer de ciudadanos, es decir, analizar objetiva y continuamente la realidad de nuestro país, evitando cualquier posición neoposibilista, y no acatar en ningún caso, aunque como demócratas que somos respetemos el resultado de las elecciones, la Monarquía mientras su legitimidad no sea sometida al refrendo del pueblo español, único depositario de la soberanía nacional. Y recordar que la República, o es patrimonio de todos los españoles, o no merecerá tal nombre.

A esta firmeza en la defensa de los valores republicanos tenemos que añadir la tolerancia. Además, esta defensa tenemos que hacerla sin ofender a nadie, dejando la ofensa como patrimonio de quienes implícita o explícitamente siguen anclados en la apología del golpe militar de 1936, de la «cruzada» y del franquismo. Ellos sí nos ofenden todos los días negando el derecho a la memoria, a la dignidad y a la rehabilitación de quienes dieron su vida por la defensa de la libertad y al seguir presentando la República como un régimen sinónimo de desorden (RAE), persecuciones religiosas y guerras civiles…

Creo que si actuamos así, estaremos cumpliendo con la labor de transmitir a la juventud el mismo mensaje que la generación de don José Maldonado hizo con la nuestra. También servirá para recordarles que todavía no hace mucho tiempo hubo en España personas que como don José Maldonado fueron capaces de anteponer una ética política y un rigor austero, en aras de la regeneración de nuestro país, a la voracidad por conseguir, gracias a la política, situaciones materiales personales privilegiadas, como ahora ocurre, desgraciadamente, con demasiada frecuencia en nuestro país.

http://www.lne.es/opinion/2010/02/11/recuerdo-jose-maldonado/871862.html