Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Marcos Ana…¡qué asco y pena provoca el franquismo!

Gustavo Vidal. El Plural, 15-02-2010 | 16 febrero 2010

La caverna ha agarrarse a lo que sea para tergiversar y difamar en su particular carrusel de odio, bajeza, mentiras y fanatismo…

 

“Las hierbas del patio las cogíamos, las metíamos en agua y nos las comíamos como podíamos. Muchas mañanas te encontrabas con que, no solo faltaban los compañeros que habían fusilado, sino que también muchos aparecían muertos a tu lado, de hambre o de frío”.

Estas palabras fueron escritas por el poeta Marcos Ana entre las sombras y silencios de las cárceles del franquismo.

Símbolo del antifascismo, Fernando Macarro Castillo, conocido con Marcos Ana, había nacido en San Vicente, pedanía del municipio salmantino de Ventosa del Río. De cuna paupérrima, hubo de trabajar desde su infancia para, a duras penas, llenar la cazuela familiar una vez al día.

En 1936 marcharía al frente aunque hubo de abandonar aquellas trincheras por ser menor de edad. Concluida la guerra civil, se refugió en el puerto de Alicante con la vista cosida en el horizonte, a la espera de un barco que los rescatara del tsunami de odio y vileza que se cernía.

No fue posible. El puerto se encontraba bloqueado por la División Vittorio, unidad fascista italiana que apoyaba a Franco. ¡Qué bien se entienden los asesinos aunque hablen idiomas diferentes!

Así, masas de hombres y mujeres fueron recluidos en el campo de concentración de Albatera. Miles murieron de inanición y enfermedades ante la mirada de hielo de aquel régimen sin alma.

Con Miguel Hernández compartiría sombras huidizas y susurros empapados de terror entre las baldosas sucias de muerte de las cárceles franquistas. Sí, aquellos espacios donde se confinaba a quienes no se inclinaban ante el incienso hipócrita de los obispos y el sadismo de un régimen alimentado de odio, hambre, mentiras, miedo y sangre.

Marcos Ana arrastró sus huesos, todavía jóvenes, por el Penal de Burgos desde 1946 hasta 1961. Distribuía pasquines entre sus compañeros de reclusión incitándolos a la resistencia. Con frecuencia su cuerpo se cubría de los moratones y las manchas sanguinolentas de las torturas, tan frecuentes entre aquellos muros del horror franquista.

Pero los malos tratos no quebrantaron su espíritu. Dulcemente intoxicado por la lectura de Quevedo, Lope, Calderón y hasta “El Quijote” (¡cuya lectura estaba prohibida en la cárcel!), sintió brotar en su alma la belleza invencible de la poesía.

Sus versos desgarrados atravesaron aquellos telones de ignominia y circularon entre las manos nerviosas de los intelectuales exiliados. Aquellos poemas inflamados, trasunto de los asesinatos del franquismo, provocaron la reacción de Amnistía Internacional que presionó hasta que el poeta cruzó el umbral de la prisión para recibir en su rostro el aire de la libertad.

Marcos Ana ha sido objeto de numerosos galardones y reconocimientos. El último, el Premio Abogados de Atocha 2010.

Por todo ello, la conciencia negra de nuestra vomitiva caverna han intentado enfangar su memoria alegando que… ¡participó en la muerte de tres personas en plena guerra civil! (cuando, además, era menor de edad).

La caverna, heredera del régimen que asesinó a doscientas mil personas tras la contienda civil, impotente para mitigar el hedor de su podredumbre, ha agarrarse a lo que sea para tergiversar y difamar en su particular carrusel de odio, bajeza, mentiras y fanatismo… ¡Qué asco y pena provoca la caverna…qué asco y pena provoca el franquismo!

Resulta trágico que, a día de hoy, todavía envenenen el oxígeno propagandistas (de su bolsillo), canallas sin escrúpulos que pretenden justificar y enaltecer a un régimen que desterró la democracia y las libertades, que asesinó a doscientas mil personas tras la guerra civil, que usó docenas de miles de seres humanos como mano de obra esclava, que encarceló a cientos de miles, que provocó el exilio de riadas humanas…

Frente a aquella escoria nos queda el ejemplo de hombres como Marcos Ana. En 2009 Pedro Almodóvar adquirió los derechos sobre su biografía con la finalidad de rodar una película… La esperamos con impaciencia.

Gustavo Vidal Manzanares es jurista y escritor

http://www.elplural.com/opinion/detail.php?id=43361