Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

“Semilla de libertad”, de José María Rojas Ruiz

La Librería de El Sueño Igualitario, | 13 marzo 2010

La memoria de las víctimas en la comarca de Aranda de Duero

 

 

Se puede adquirir al precio de 15 euros. 230 páginas. 17 x 24 cm

La comarca de Aranda del Duero ha sido un lugar ejemplar en el proceso que ha tratado de edificar justicia para las víctimas del franquismo. En esa zona se han llevado a cabo numerosas exhumaciones de fosas, un proyecto pionero de creación de un banco de ADN para la identificación de los desaparecidos o la instalación de placas conmemorativas en cementerios con los nombres de los cientos de asesinados.

Toda esa labor no es sólo consecuencia de la durísima represión que hubo en la zona. La recuperación de la memoria, la conversión del pasado reprimido en conocimiento, la localización de las fosas y la identificación de quienes están en ellas suponen una ardua labor. Se trata de algo que ocurre contra el tiempo, ya que han transcurrido muchos años desde que sucedieron los acontecimientos en una democracia que ha perdido mucho tiempo esquivando la mirada de las víctimas del franquismo e invisibilizándolas con diferentes estrategias.

Este libro es un ejemplo del esfuerzo de muchas personas, entre ellas del autor del presente volumen, José María Rojas, un hombre que ha dedicado incontables esfuerzos a descorrer el velo de silencio que cubría y ocultaba los crímenes que los fascistas perpetraron para conquistar el poder y aniquilar a quienes se oponían a su uso despiadado de la fuerza y una ventana por la que asomarse a ese pasado oculto, escuchar a quienes lo vivieron y salir de la ignorancia de la historia para conocer la dimensión de la represión, su intensidad, su crudeza, y poner nombre, apellidos y reconocimiento a quienes se negaron a que el poder dependiera de la fuerza y no de la libre decisión de la ciudadanía.

Sirvan estas palabras como homenaje a quienes sufrieron el franquismo y a quienes buscan la verdad de lo ocurrido y la reparación y la justicia para las víctimas.

José María Rojas Ruiz, nacido en Berlangas de Roa (Burgos) el 28-6-53, está casado y es padre de dos hijos. En la actualidad reside en Aranda de Duero.

Fue militante de la ORT (Organización Revolucionaria de Trabajadores) hasta su desaparición. Ha sido militante del Sindicato Unitario, CCOO y UGT. Asimismo del PSOE desde 1983 hasta el año 2001. Fue concejal de Aranda de Duero en re­presentación del PSOE durante 16 años, siendo responsable de Urbanismo dentro del Ayuntamiento de dicha localidad entre 1991 y 1995.

Pertenece a Izquierda Republicana, partido al que se afilió en 2002. Desde ese mismo año es miembro de la ARMH (Asociación para la Recuperación de la Memoria His­tórica). Ha dedicado numerosos esfuerzos a investigar los sucesos ocurridos durante el levantamiento militar de 1936 en la zona sur de la provincia burgalesa, don­de ha participado en el descubrimiento y exhumación de cerca de treinta fosas comunes. Pertenece a la Asociación EN MEDIO DE ABRIL desde su fundación, en el año 2007, donde continúa dedicándose a dicha tarea.

 

‘Semilla de Libertad’, homenaje a las víctimas del franquismo en las comarcas de la Ribera de Duero, Lerma y Pinares

Más de un centenar. En su obra, José María Rojas recoge más de un centenar de pinariegos que fueron represaliados por defender la democracia y las libertadas, unos objetivos que en la gran mayoría de los casos no llegaron a contemplar con sus propios ojos.

Sugiere que todas aquellas personas lucharon por la democracia, que murieron por lograr lo que ahora tenemos”. Un texto en el que este autor hace un repaso a las víctimas ‘paralelas’ de la Guerra Civil en la comarca de Pinares.

En ‘Semilla de Libertad’ el autor repasa las comarcas de la Ribera del Duero, Lerma y Pinares pueblo a pueblo, enumerando las víctimas mortales que hubo en los mismos como consecuencia de la traición militar de 1936 contra el legítimo gobierno de la II República Española. Para elaborar este catálogo, José María Rojas ha buscado datos y documentación en las cárceles de la provincia y ha preguntado personalmente a los lugareños. En el caso de la comarca de Pinares ha contado con la colaboración de Melchor Peñaranda y Antonio Palacios, por lo que cuenta con datos específicos de los fusilados y encarcelados de Palacios de la Sierra, Vilviestre del Pinar y Quintanar de la Sierra. Por desgracia en el resto de municipios de la parte burgalesa de la comarca el listado se limita a nombres y apellidos, ya que por tiempo y archivos disponibles ha sido imposible para el autor encontrar más datos al respecto.

Entre las víctimas, en torno a 130 en Pinares, solo se encuentran ciudadanos favorables a la República, algo que tiene una sencilla explicación para Rojas. “La comarca de Pinares no fue una zona de guerra, el bando nacional tomó rápidamente el dominio de la zona y, por tanto, no se puede hablar de víctimas de ambos bandos”. Y es que las personas que engordan el libro de José María Rojas son represaliados, no combatientes. “El libro habla de personas que, por ideas y convicciones, fueron encarceladas, secuestradas y en muchos casos asesinadas” una vez que la comarca estuvo controlada por el bando franquista. Sin lugar a dudas existen pinariegos muertos en el campo de batalla a lo largo de toda la geografía española, “pero no es ese el objeto de esta obra”, comenta.

En el texto se incluyen las ‘memorias’ de Vicente Gil, un anciano ex-concejal que fue encarcelado durante la Guerra Civil. “Me contó su experiencia y las he incluido, tal cuál él las escribió, en el libro porque me parece muy importante que se conozca el sufrimiento contado por alguien que lo vivió en sus propias carnes”, dice el autor.

Precisamente las experiencias serán, espera José María Rojas, el centro de atención de una posible segunda obra. “Confío en que este libro sea leído por gente que tiene familiares o amigos que sufrieron la represión. Mi intención es poder recopilar diversas experiencias y testimonios para con ellos escribir un nuevo libro en el que los datos dejen paso a los sentimientos”, añade José María Rojas.

Hasta entonces una lectura detallada de las víctimas y sus datos concretos servirán para hacerse una primera idea de lo que sucedió en la comarca de Pinares a partir de 1936.

La Voz de Pinares

 

Semilla de libertad; ese es elocuente y ‘tributario’ título del libro con el que ribereño José María Rojas, responsable comarcal de Izquierda Republicana y miembro de la Asociación para la Recuperación Histórica, acaba de editar para rendir homenaje a las víctimas de la represión franquista en la zona sur de la provincia burgalesa.

La obra, que presentó ayer, recoge una exhaustiva relación de las personas que fueron asesinadas en la comarca durante los primeros meses del denominado ‘alzamiento nacional’ contra el régimen legalmente instituido de la República y los datos que Rojas ha ido recopilando de cada uno de ellos a lo largo de siete largos años de investigaciones. Un periplo de miles de kilómetros y cientos de horas visitando a los mayores de cada pueblo «con mucho dolor y muchas lágrimas, escuchando historias dramáticas».

Una publicación cuya necesidad justifica en las peticiones que le realizaron muchos de los familiares de los ajusticiados, que reclamaban que se hiciera algo más además de sacarlos de las fosas donde estaban y recuperar su identidad. «Pedían que sus nombres nunca se perdieran en el olvido, como pretendían sus asesinos. Se han puesto placas en diversos lugares recordándoles y para honrar esa memoria y como un último homenaje a todos ellos está este libro», argumenta.

Semilla de libertad no pretende abordar un análisis histórico, sino denunciar la sinrazón de unos crímenes que han quedado sin castigo poniendo de manifiesto que es necesario que las generaciones futuras conozcan la verdad «con el único objetivo de no caer en el mismo error». «¿Cómo se puede justificar el asesinato de un niño de 14 años? ¿Cómo explicar el asesinato de un deficiente psíquico y físico? ¿Cómo el de una mujer embarazada de 8 meses?», se pregunta.

En el libro, que prologa el presidente de la ARMH, Emilio Silva, aparece un listado de alrededor de 1.100 represaliados de un total de 107 poblaciones de las comarcas de Aranda, Roa, Lerma y Pinares. Una relación de la que Rojas subraya que tan solo dos o tres personas fueron sometidas a juicio. Un listado de víctimas con nombres, apellidos y apodos, e incluso fotografías y una pequeña biografía en los casos en que ha sido posible recopilarla, y la fecha de su asesinato y del lugar donde fueron enterrados.

Rojas reconoce que puede haber algunos errores en cuanto a los datos de los fusilados, pero justifica la urgencia de la publicación. «A pesar de tantos años se ha hecho muy deprisa porque yo veía que la gente que nos lo pedía se muere, son gente muy mayor, y decidí que antes de que alguno más se me quedara en el camino les tenía que dar esta gran alegría y poder ver que está ahí su padre, ver su fotografía, ver que se le va a recordar».

Un trabajo en el que ha optado ex profeso por omitir la identidad de los verdugos, que en muchos casos obra en su poder, por respeto a los descendientes «ya que los hijos no tienen por qué pagar las culpas de los padres».

Al margen de las víctimas de la represión Rojas ha querido incorporar dos interesantes relaciones de los fallecidos en el campo de concentración creado en 1937 en las naves del ferrocarril Madrid-Irún, que llegó a albergar hasta 3.500 prisioneros, y en el hospital militar, ubicado en el actual Colegio Castilla, obtenidas del libro de enterramientos del Cementerio de San Gil.

Diario de Burgos

 

Cinco años de trabajo, cientos de horas visitando a los mayores de cada pueblo, mucho dolor y muchas lágrimas escuchando historias dolorosas, han hecho falta para que viera la luz ‘Semilla de libertad’, un libro escrito por José María Rojas, miembro de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica y de la asociación En medio de Abril, en la que se ha apoyado para publicarlo. 

Esta publicación obedece a un intento de revelar la historia oculta de la Ribera del Duero, la comarca de Lerma y la zona de Pinares en lo que se refiere al sufrimiento de las víctimas más directas de la represión franquista. “Es necesario que la verdad se conozca, con un único objetivo: no hay que caer en el mismo error”, reflexiona el autor en un capítulo titulado ‘Apuntes sobre la represión’. 

Explica también allí que, aunque algunas personas no compartían este criterio, optó por no hacer mención a los nombres de los verdugos, aunque en algunos casos aparecen con un apodo, por respeto a sus descendientes, consciente de que una parte de la historia seguirá quedando oculta. “Los hijos no tienen por qué pagar las culpas de los padres y los que creemos en la democracia, la libertad y el respeto hacia quienes no piensan o sienten como nosotros hacen que esto no se publique”, argumenta Rojas. 

De esta forma, el contenido principal del libro es un listado de los nombres de las personas que en cada pueblo de la zona sur de esta provincia fueron asesinadas por el bando rebelde, siguiendo las “instrucciones secretas” del general Mola en los primeros días tras el golpe militar, que decía que “la acción ha de ser en extremo violenta para cercenar cualquier intento de movimiento”. Los nombres de estas víctimas de la represión, junto con los datos familiares o profesionales en los casos en que se han podido recaba, están agrupados por sus localidades, de tal manera que resulta muy sencilla su consulta.

Este libro nació del deseo de rendir un último homenaje a estas personas y a sus familiares para que sus nombres no caigan en el olvido, pero José María Rojas dice que cuenta con documentación suficiente para publicar una segunda parte que hable de otras formas de represión que se ejercieron, como puede ser el expolio del que fueron objeto estas víctimas.

La Asociación En Medio de Abril ha hecho una edición de 700 ejemplares de ‘Semilla de libertad’, que están a la venta en las librerías al precio de 15 euros. El autor estaría dispuesto a publicar esa hipotética

Diario de la Ribera