Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

La Cruz de los Caídos de Mota del Cuervo

Gerardo Rivas. El Plural, 05-03-2010 | 6 marzo 2010

¿Podría no reconocerse la botella de Coca-Cola por el mero hecho de eliminar de su superficie de vidrio la archiconocida marca?

 

¿Podría no reconocerse la botella de Coca-Cola por el mero hecho de eliminar de su superficie de vidrio la archiconocida marca? ¿Podría trasladarse la torre Eiffel de ubicación sin que su esbelta silueta siguiese asociada a la ciudad de París? Pues el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Cuenca piensa que ello es posible. En este sentido, ha ordenado al Ayuntamiento de Mota del Cuervo que restituya la cruz retirada por el Consistorio de la localidad de la Iglesia Parroquial de San Miguel, quitando de la misma los símbolos franquistas.

La cruz a la que se refiere la sentencia es un monumento fascista adosado a una de las paredes de esta Iglesia que tiene, efectivamente, forma de cruz, que fue construido por decisión unánime del pleno del Ayuntamiento de esta ciudad en 1939 y que, financiado por la institución municipal, se erigió, según reza en la motivación del acuerdo, “para que sirviese de entusiasmo y guía a las generaciones futuras para la conservación perpetua de la victoria labrada en sangre de estos y muchos miles más de héroes caídos en esta Santa Cruzada”.

Este tipo de monumentos construido durante el franquismo para mayor honra de los vencedores de la guerra civil -como se alzaron tantos en numerosas ciudades y pueblos del país- eran conocidos en todos los lugares por la “Cruz de los Caídos”, tenían todos la misma estética nacionalcatolicista y se adornaban con el yugo y las flechas, el escudo preconstitucional y la insignia “Caídos por Dios [su dios] y por la Patria [su patria]” o la expresión de José Antonio “¡Presentes!”.

El actual Ayuntamiento de Mota del Pueblo en un pleno celebrado el año 2008 y en virtud del cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica decidió retirar este monumento franquista, aunque en esta ocasión la decisión no fue unánime pues contó con el voto en contra de los concejales del Partido Popular.

Este acuerdo se materializó en Marzo de 2009 y fue recurrido por el Obispado de Cuenca que despreció, de esta forma, una ocasión de oro para enmendar el error histórico que supuso el apoyo de la Iglesia Católica a la sublevación militar y al régimen dictatorial posterior. ¡Ella sabrá por qué lo hizo!

Pensar, como se deduce de la sentencia, que este monumento perdería su connotación fascista por el simple hecho de eliminar los símbolos que lo adornan, sería como suponer que se ignora la paternidad del toro de Osborne desde que le quitaron el rótulo que así lo testificaba. ¡El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Cuenca sabrá, también, por qué lo hace!

Gerardo Rivas Rico es licenciado en Ciencias Económicas

http://www.elplural.com/opinion/detail.php?id=44014