Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

La Residencia y el Opus

Tiempo de Historia, 15-11-09 | 4 marzo 2010

Por Isabel Zulueta Calvo. Profesora de Historia de Enseñanza Secundaria

 

“La independencia respecto al poder político y el clientelismo económico, el laicismo, el afán de conocimiento desinteresado, el racionalismo y un alto sentido ético, fueron las señas de identidad de la Institución Libre de Enseñanza y la Residencia de Estudiantes. El poder despótico y arbitrario de Franco, la ideología totalitaria de la Falange y el Movimiento Nacional, y los dogmatismos científicos de la Iglesia Católica acabaron prácticamente con toda la obra de la Institución y la Residencia, y solo en algunos pequeños reductos como el Colegio Estudio se intentaron seguir sus pasos, con enormes limitaciones y no pocas alteraciones. En la actualidad, los edificios de la Institución Libre de Enseñanza y la Residencia de Estudiantes se encuentran ocupados por dos fundaciones homónimas y estrechamente relacionadas, que explotan su nombre y su patrimonio, pero apenas recuerdan ya a las instituciones originales. Durante muchos años he seguido de cerca las actividades de ambas, celebrando algunas de sus exposiciones, pero precisamente a raíz de la ultima de ellas, sobre nuestro tristemente alicaído Colegio Estudio, me ha resultado ya imposible callar ante la ignominia que reina en lo que en otro tiempo fueron verdaderos templos de la cultura, la moral y el progreso”. [Sigue]

“Solo la hemiplejia mental generada por el franquismo, y la inmoral catadura de quienes lo crearon y lo heredaron puede explicar un hecho insólito como pocos: el Opus Dei controla hoy la Residencia de Estudiantes y la Institución Libre de Enseñanza. Nada bueno se podía esperar desde que al tiempo que Vicente Cacho Viu realizaba su tesis doctoral, el Opus comenzó a controlar lo poco que quedaba de la Institución en los años setenta. Los eternos conspiradores del Opus, y otras organizaciones católicas semejantes, con José García-Velasco (alias Pepe el sonrisas) al frente, se hicieron a mediados de los años ochenta con el nombre y los locales de la Residencia y la Institución.

En nombre de la restaurada democracia y el impulso europeísta que supuso la entrada en la Comunidad Económica Europea, Pepe el sonrisas y sus amigos del Opus empezaron a pergeñar una suerte de hagiografía edulcorada de su historia, definida por el ensalzamiento de algunas vaguedades fácilmente asimilables por cualquier grupo ideológico, como el famoso ‘espíritu de la casa’, arrinconando todos los elementos democráticos, laicistas, progresistas y racionalistas de la historia de la Institución y la Residencia, condenando al silencio a todo aquello que tuviese que ver con la estrecha participación de sus miembros en la Segunda Republica Española y su valiente labor durante la guerra civil.[…]

Para muchos de quienes por nuestra formación, trayectoria profesional, herencia familiar y afinidad personal, nos hemos sentido desde los tiempos mas oscuros del franquismo hijos de aquella estirpe, nos resulta extremadamente violento y lacerante ver como los sectores mas retrógrados de la Iglesia Católica (contra la que tanto tuvieron que luchar don Francisco Giner y don Alberto Jiménez Fraud) controlan hoy la Institución y la Residencia. Es insultante ver como desde sus exposiciones y conferencias, desde esos libros de tres al cuarto editados con un lujo desmedido financiado por el ministerio, o desde el propio Boletín de la Institución Libre de Enseñanza, han difundido una historia tibia y acomodaticia, llena de vidas de santos pero vacía de ideas y espíritu, que bien podría llevar la firma de Acción Católica o la Fundación Francisco Franco.

Poco a poco nos vamos a acostumbrando a casi todo: las historietas que nos han vendido como historia oficial de la Residencia (como parodiaba hace unos años una novela de Antonio Orejudo: Fabulosas narraciones por historia); los ribetes de austeridad que camuflan los presupuestos multimillonarios con los que los ministerios, comunidades autónomas y ayuntamientos financian cada exposición, libro o conferencia de la Residencia de Estudiantes; o hasta el absurdo imperdonable de que los suplantadores del CSIC que se encargaron de desbaratar a fondo el aparato científico de la JAE, celebren el centenario de esta como si fuese el suyo propio.

Es verdaderamente asombroso como Alicia Gómez Navarro, la hermana del antiguo ministro felipista Javier Gómez Navarro (que ahora preside las Cámaras de Comercio), y el eterno aspirante a ministro Pepe el sonrisas, que controla por igual la Residencia y la Institución (aunque hace poco le diesen la patada en la SECC), hacen y deshacen a su antojo, y nos han acostumbrado a todo tipo de tergiversaciones e ignominias. Da igual que el ilustre conferenciante de Georgetown José Maria Aznar, que explicaba allí la conquista musulmana de la Península Ibérica en el siglo VIII como el precedente del 11-S, se apropiase ideológicamente de la Historia de la civilización española de Rafael Altamira, al presentarla hace algunos años en la Resi. No pasa nada por desfigurar los edificios de la Residencia, acristalar la entrada de los antiguos laboratorios, llenar todo de sillas y mesas al estilo Ágata Ruiz de la Prada, arrancar los chopos sembrados por Juan Ramón Jiménez, y convertir el refugi o antiaéreo creado durante la guerra en un salón de televisión y billares para la gente de la farándula que ahora se aloja en la Residencia. Da igual ocho que ochenta, y como quien manda, manda, y ha sabido granjearse por igual la amistad de las ministras del PP que de las del PSOE, se puede perfectamente derribar el Pabellón de Párvulos construido por Bernardo Giner de los Ríos dentro de la Institución Libre de Enseñanza, para crear una rentable sala de exposiciones de acero y cristal, pese a las masivas manifestaciones publicas de mas de quinientos intelectuales y familias institucionistas en su contra.

Nada importan la historia, las tradiciones intelectuales ni el patrimonio histórico a quienes se han servido de ellas para medrar en sus carreras, hacer considerables fortunas y tejer una extraordinaria red de poder a su alrededor. El Opus siempre tuvo muy bien colocaditos a sus chicos, que sonrientes y afables han sabido con discreción poner sus manos sobre cuanto han codiciado.

Quien lo iba a decir: verdaderamente los grupos mas retrógrados de la Iglesia Católica campan hoy a sus anchas por los edificios huecos y los solares arrasados de lo que en otros tiempos fueron la Institución y la Residencia, y con discreción y eficacia Pepe el sonrisas y Alicia Gómez-Navarro han entregado su legado a los que originalmente fueron los peores enemigos de la Institución y la Residencia: la monarquía, la iglesia, la banca y los industriales. Así, las beatas de la alta sociedad asisten de vez en cuando a las conferencias de la calle Pinar y a la salida, en el mismo edificio donde en tiempos estuvo el antiguo Auditorio de la Residencia, van después a comulgar en Serrano a la Capilla del Espiritu Santo, donde el Opus sigue encomendando a la gracia divina a los científicos del CSIC como hacia en tiempos de Franco. Mientras tanto, la banca, con el Santander, el BBVA, Cajamadrid y Cajasol al frente; las multinacionales de las telecomunicaciones y la industria farmacéutica: como Telefónica o Glaxo Smith Kline y los borbones a la cabeza, dirigen (con el dinero a expuertas procedente de las subvenciones ministeriales) el patronato de la Residencia y la Institución, donde Pepe el sonrisas y sus acólitos hacen y deshacen a su antojo. ¡Cuantas rémoras sobreviven aun del franquismo! ¡Alabado sea Dios!”.

 

T I E M P O   D E   H I S T O R I A

Domingo, 15 de noviembre de 2009

http://www.tiempodehistoria.com/modules.php?name=News&file=article&sid=1508