Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Málaga: El informe final revela que los fusilamientos duraron más de dos décadas

Varios Medios, 03-03-2010 | 4 marzo 2010

De las 4.471 personas registradas como asesinadas en el antiguo cementerio de San Rafael, se han podido recuperar los restos de 2.840

 

 

La Opinión de Málaga

El informe final de San Rafael revela que los fusilamientos duraron más de dos décadas

Más de tres mil personas fueron asesinadas en los primeros 12 meses de represión

 

LUCAS MARTÍN. MÁLAGA Las ejecuciones llevadas a cabo en el antiguo cementerio de San Rafael se prolongaron durante más de dos décadas, según se desprende de las excavaciones del camposanto, que fechan inhumaciones que van desde el mes de febrero de 1937 al mes de mayo de 1957. La cifra da buena cuenta de la magnitud de la represión en el recinto, considerado como el mayor cadalso de la represión en el conjunto del país.

Los trabajos, pioneros en España, detallan la labor historiográfica y los trabajos de exhumación desarrollados en los tres últimos años, que han permitido recuperar los restos de 2.840 personas. Los cuerpos fueron localizados en diferentes estratos de un total de nueve fosas, la mitad de las consignadas en los archivos oficiales consultados por la Asociación por la Memoria Histórica contra el Silencio y el Olvido.

La investigación del colectivo, comandada por Francisco Espinosa, revela un cómputo de 4.471 fusilados, muchos de los cuales, registrados en primera instancia en San Rafael, fueron trasladados a otros lugares, entre los que podría figurar el Valle de los Caídos, de acuerdo con los archivos que obran en poder de la asociación.

El periodo de represión al que se circunscribe la memoria se limita a los restos hallados en el camposanto. Las fosas comunes, y su cotejo documental, demuestran que las ejecuciones se dilataron más allá del fin de la contienda, aunque de manera cada vez más dosificada. Buena parte de los restos corresponde a la primera etapa de la represión. Las semanas posteriores a la toma de Málaga fueron las más cruentas. La investigación recoge la eliminación de 3.002 personas en 1937 en lo que respecta únicamente en el cementerio, a las que se agregan los cientos de desaparecidos en la huida por la Carretera de Almería.

La crudeza de los meses iniciales de la represión tiene su correlato en la morfología de las fosas y la disposición de los cadáveres, que fueron encontrados en posturas aleatorias. Los enterramientos de 1937, ubicados, en su mayoría, en la parcela de San Francisco, destacan por la masificación y la urgencia de las aniquilaciones, que no repararon, ni siquiera, en confiscar los bienes que portaban los fallecidos. En las sepulturas se ha inventariado una ingente cantidad de objetos personales, de naturaleza tan distinta como crucifijos, monedas o peines.

Los trabajos concluyen la existencia de un número mayor de hombres que de mujeres en las fosas comunes de San Rafael, aunque resalta el hallazgo macabro de una fusilada en avanzado estado de gestación. La edad media de los fallecidos se inserta entre los 20 y 40 años. También se han rescatado los restos de más de trescientos niños, casi todos ellos hijos de republicanos que fallecieron en las cárceles o como consecuencia de la hambruna que asoló la provincia durante la posguerra.

La memoria de los trabajos de San Rafael, que se presenta hoy en el auditorio del Museo Picasso de Málaga, culmina un trabajo modélico, ejemplarizante, que será el referente legal de las exhumaciones que se articulen en el resto del país. La investigación ha contado con el respaldo de las tres administraciones y de la Universidad de Málaga.

http://www.laopiniondemalaga.es/malaga/2010/03/03/informe-final-san-rafael-revela-fusilamientos-duraron-decadas/324794.html

 

 

Público,

Andalucía abre la puerta del horror

Más de 200 familias han dado ADN para identificaciones en la fosa de Málaga, la más grande abierta del franquismo, de donde han salido 2.840 cuerpos

 

ANGEL MUNÁRRIZ – Sevilla – 03/03/2010 10:59

Más de 200 familias han dado ya muestras de ADN para intentar identificar restos de familiares que creen enterrados desde la Guerra Civil en el cementerio de San Rafael, en Málaga. Así lo explica a Público Francisco Espinosa, miembro de la Asociación contra el Silencio y el Olvido y uno de los impulsores de la exhumación de esta fosa común, una de las mayores de la guerra abiertas hasta hoy y ejemplo sangrante de la crudeza de la represión franquista.

La Consejería de Justicia de Andalucía, el ayuntamiento y el Gobierno, que han colaborado durante los tres años de exhumación financiando los trabajos a través de la Asociación contra el Silencio y el Olvido, presentarán este miércoles el informe final de los trabajos en el Museo Picasso de Málaga.

“Es una de las fosas más grandes de Europa Occidental. Representa los terrores y tragedias de Andalucía”, explicó a Público el viernes Begoña Álvarez, consejera de Justicia. El informe recoge, según Álvarez, “con qué crueldad se mataba, intentando no dejar rastro, a veces trasladando los cuerpos a otros lugares”.

De la fosa han salido restos de 2.840 cuerpos, arrojados a las fosas del cementerio desde febrero de 1937. Actualmente estos restos exhumados son custodiados en cajas en el Parque Cementerio Municipal de Málaga. Desde que se abrió el plazo para dar muestras “poco antes de Navidad” -explica Espinosa-, 200 familias de Málaga y provincia han aportado ADN -saliva y sangre, fundamentalmente- al Departamento de Medicina Legal y Forense de la Universidad de Málaga, que intentará realizar las identificaciones.

Se trata sobre todo de hijos y nietos, en ocasiones más de uno por familia. Espinosa afirma que “durante los próximos tres meses” la asociación intentará contactar con familias interesadas en el resto de España. “Hemos contactado con gente en Catalunya, Galicia, Castilla León y más zonas de España. Seguro que ahora, que esto saldrá en los medios, nos llamará gente. Estamos abiertos a ayudar a todos”, explica. La perspectiva es que más de 400 familias acaben dando muestras de ADN.

La identificación será difícil por el número de cuerpos y por la acción de la cal sobre los restos. “Echaban cuerpos, luego cal, cuerpos, luego cal otra vez… Y así”, ilustra Espinosa.

Colaboración institucional

Los trabajos en Málaga han sido un ejemplo de colaboración institucional, como destacan tanto la consejera Álvarez (PSOE) como Carolina España, portavoz del Gobierno local (PP). “Esta fosa es un ejemplo de lo que nunca debe volver a ocurrir”, explica España a Público. La portavoz no entra en si hay “diferencias” entre la postura del Ayuntamiento sobre memoria histórica y la que tienen dirigentes del PP que opinan que abrir fosas es reabrir heridas.

A su juicio, la fluidez de la cooperación se debe “al trabajo de la asociación, que no ha politizado el tema y ha hecho las cosas sin que estén todo el día en los medios”, explica. “Creo que, en asuntos como éste, es más importante hacer las cosas que darles publicidad”, dice.

Un panteón para albergar los restos

Los restos que sean identificados serán entregados a las familias, que podrán darles sepultura donde lo deseen. La Asociación contra el Silencio y el Olvido pretende que un panteón albergue todos los huesos y que se construya un parque de la memoria. La idea gusta al gobierno local de Málaga, en manos del PP.

http://www.publico.es/espana/299061/andalucia/abre/puerta/horror

 

 

El País,

Unidad al pie de la mayor fosa común

FERNANDO J. PÉREZ – Málaga – 04/03/2010

Los partidos políticos y la sociedad civil de Málaga dieron ayer una rara muestra de unidad en un asunto relacionado con la memoria histórica. El alcalde de la capital malagueña, Francisco de la Torre, del PP, y la consejera de Justicia de la Junta de Andalucía, Begoña Álvarez, del PSOE, presentaron juntos el informe final sobre las exhumaciones del antiguo cementerio de San Rafael, donde fueron fusilados y enterrados en fosas comunes 4.471 republicanos entre febrero de 1937 y el año 1955. Durante los últimos tres años, un equipo de arqueólogos de la Universidad de Málaga (UMA), apoyado por voluntarios y miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), ha desenterrado y catalogado un total de 2.840 esqueletos.

La diferencia entre la lista de fusilados -obtenida tras años de investigación en archivos civiles, militares y penitenciarios- y la de cuerpos finalmente exhumados se debe a que la falta de espacio en el cementerio, cerrado en los años 80, obligó a desenterrar algunas fosas comunes. Estos restos fueron trasladados a columbarios sin identificar, explicó Sebastián Fernández, profesor de Arqueología de la UMA y director de la excavación.

De los miles de cuerpos recuperados, un 97% varones, sólo uno ha podido ser identificado utilizando técnicas de ADN. Se trata del padre de Francisca Córdoba, que, año tras año junto a su familia, se encargó de renovar la marca que fijaba exactamente el lugar del enterramiento. Otros 200 familiares se han apuntado hasta el momento para someterse a estas pruebas, aunque el deterioro de los huesos -los ejecutores arrojaron cal viva sobre los cadáveres para acelerar su descomposición- complica la extracción del material genético.

Francisco Espinosa, presidente de honor de la ARMH malagueña y verdadero artífice del proyecto de exhumación, recordó cómo “durante el franquismo era imposible saber el motivo y las circunstancias de los asesinatos. Los padres no hablaban de ello para proteger a sus hijos”. Manuel Muñoz, familiar de un fusilado, pidió un aplauso para el juez Baltasar Garzón, que, bien por convencimiento bien por simpatía hacia la víctima, fue secundado por todos, concejales del PP incluidos.

Los esqueletos volverán a San Rafael en el futuro. El escenario del horror se convertirá en un parque público presidido por un mausoleo en el que reposarán más dignamente los restos.

http://www.elpais.com/articulo/espana/Unidad/pie/mayor/fosa/comun/elpepiesp/20100304elpepinac_12/Tes?print=1

 

 

20Minutos

Presentan el informe sobre las excavaciones de fosas comunes en el Cementerio de San Rafael después de 3 años

   MÁLAGA, 3 Mar. (EUROPA PRESS) –

   El informe final sobre las excavaciones de fosas comunes en el Cementerio de San Rafael fue presentado hoy después de tres años de trabajos que fueron posibles a través de la colaboración del Gobierno central, la Junta de Andalucía, la Universidad de Málaga, y la Asociación contra el Silencio y Olvido y para la Recuperación de la Memoria Histórica de Málaga, impulsora del estudio.

   Así, la consejera de Justicia y Administración Pública, Begoña Álvarez; el alcalde de la capital malagueña, Francisco de la Torre; la rectora de la Universidad de Málaga (UMA), Adelaida de la Calle; el presidente de honor de la asociación, Francisco Espinosa, coincidieron en destacar la colaboración entre las distintas administraciones públicas en el acto de presentación.

   De esta forma, Álvarez calificó la cooperación de “ejemplo único”, y manifestó que estos trabajos, su presentación y difusión “es hacer Justicia con quienes en su día sufrieron las consecuencias del peor fratricidio y con las generaciones actuales y venideras, que buscan reforzar el lugar de encuentro común sin distinción”.

   “Este informe ofrece argumentos científicos a la decisión de actuar en las fosas de San Rafael, respondiendo, por encima de actitudes y prejuicios, a las peticiones de las asociaciones de Memoria Histórica y a los familiares de las víctimas”, relató la titular de Justicia, para quien la actuación llevada a cabo “supone un paso más dentro de las medidas que se están impulsando para dignificar social e institucionalmente la memoria de muchos hombres y mujeres asesinados”.

   En este sentido, informó de que la fosa del Cementerio de San Rafael se trata de la mayor fosa excavada en España, y apuntó que además es una de las mayores de Europa occidental. Asimismo, indicó que sólo se ha podido identificar una víctima, ya que las demás están afectadas por la cal viva que se arrojaba a los cadáveres de las fosas.

   Por su parte, el primer edil de la capital aseguró que para la construcción del parque previsto en la zona del cementerio “en la medida que haya una colaboración institucional será más fácil tenerlo pronto”, y afirmó que “lo que sí será rápido” será la construcción del mausoleo adecuado para acoger los restos de manera individual.

   De la misma forma, puso en relevancia la combinación entre la satisfacción por la culminación de los trabajos y el dolor de los familiares, y resaltó que ahora estas víctimas tendrán “un cobijo digno”.

   El presidente de la asociación reiteró, visiblemente emocionado y entre numerosos aplausos, la cooperación de las instituciones y apuntó que ha sido un periodo “muy duro” por contemplar los restos humanos de muchas personas cercanas, pero la culminación les ha dado la satisfacción y tranquilidad.

   Estas palabras fueron apoyadas por la rectora de la UMA, quien resaltó el compromiso personal y colectivo de los más de 100 voluntarios que han trabajado en las labores de exhumación, y sobre todo por haber podido “encontrar a las personas allí enterradas”. 

LAS CIFRAS

   Las principales conclusiones del informe ponen de manifiesto que de las 4.471 personas registradas como asesinadas en el antiguo cementerio de San Rafael, desde febrero de 1937 hasta mayo de 1957, se han podido recuperar los restos esqueléticos de 2.840 cuerpos en el transcurso de la intervención, que abarca desde el 16 de octubre de 2006 hasta el 16 de octubre de 2009, día en que se levantó el último cuerpo de la fosa sur del Patio Civil, según el director del equipo de exhumación, Sebastián Fernández.

   Del mismo modo, el análisis antropológico indica que todos los esqueletos recuperados comprenden una edad superior a los 15 años, exceptuando una cantidad significativa de restos que pertenecían a niños, los cuales no fueron asesinados pero que por diferentes circunstancias terminaron inhumados en las fosas de San Rafael.

   En las tareas de exhumación han sido recuperados los restos esqueléticos de un total de 2.840 de las fosas comunes, donde los cuerpos fueron arrojados de forma aleatoria, a su vez cubiertos con cal. Las dimensiones son similares, de forma rectangular y con una profundidad aproximada, aunque desiguales. Las primeras seis fosas muy probablemente pertenecen a la primera mitad de 1937, mientras que las inhumaciones realizadas en el sector número 7 pueden pertenecer a los meses finales de 1937, cuando los fusilamientos eran menores desde el punto de vista cuantitativo.

   De otro lado, en el denominado sector 8, donde se han exhumado más de un millar de cuerpos, hay gran cantidad de inhumaciones en féretro, que pueden señalar la década de los 40 debido a que, posiblemente, murieran en la cárcel para, a continuación, ser trasladados a San Rafael.

   Según la investigación archivística, el porcentaje de varones alcanza hasta un 97 por ciento siendo el tres por ciento restante de mujeres, según apuntó la consejera de Justicia.

EQUIPO DE VIOLENCIA DE GÉNERO

   La consejera de Justicia y Administraciones Públicas afirmó que en una semana “estará recuperado” el equipo de las evaluaciones psicológicas y sociales de las víctimas de violencia de género, sus agresores y sus hijos, que se encuentra paralizado desde ayer en los juzgados de la provincia de Málaga.

   Así, indicó que esta pieza es “fundamental”, y señaló que el servicio psicosocial de esta unidad es pionera en España y existe “únicamente” en la Junta de Andalucía.

   De esta forma, explicó a los periodistas, tras el acto de presentación del informe final de las excavaciones de las fosas comunes del Cementerio de San Rafael, que el equipo está formado por forenses que atienden a las víctimas de violencia de género, y psicólogos y trabajadores sociales que asesoran.

http://www.20minutos.es/noticia/642628/0/