Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

27 de Abril en Murcia: Manifestación de apoyo a Garzón

Floren Dimas, 21-04-2010 | 23 abril 2010

Preguntas y respuestas. ¿qué se esconde tras esta convocatoria para el día 27?

 

La convocatoria ha sido realizada por partidos y sindicatos mayoritarios, como PSOE, IU, CC.OO., UGT, y otras organizaciones de la “izquierda oficial”, es decir, la integrada en el Sistema. La participación en dichas concentraciones y manifestaciones, se presenta como “de apoyo al juez Garzón” y en consecuencia, contra el proceso abierto contra él por jueces pro-franquistas del Tribunal Supremo, por el supuesto delito de prevaricación al investigar los crímenes del franquismo.

La convocatoria y participación en la manifestación, se nos quiere vender por los promotores (no solo a los que que estamos comprometidos con el mundo memorialista, si no a sus propios militantes y simpatizantes), como una escenificación de apoyo para acabar, supuestamente, con la impunidad sellada por la ley de Amnistía de 1977 y contra  las decisiones de un alto tribunal, en el que se han fortificado los últimos servidores togados del franquismo. Quién no asista, o no apoye la manifestación en Murcia del sábado 27 de abril, parecería como que está a favor del procesamiento de Garzón y del mantenimiento de la impunidad franquista, resultando difícil zafarse de esta interpretación ¿no es verdad?

Pues bien, los lectores de este comentario, deben saber que TODAS las siglas arriba expresadas, se corresponden con organizaciones que HAN APOYADO ACTIVAMENTE la llamada “Ley de la Memoria Histórica” (LMH), una ley concebida como de impunidad y punto final, que ratifica la vigencia de la Ley de Amnistía de 1977, y que ignora -a sabiendas- las obligaciones del estado español para aplicar  la Ley Penal Internacional, en materia de persecución de la impunidad de “crímenes contra la humanidad”, como los perpetrados por los sublevados en 1936 y durante la posterior dictadura de Franco.

De trampa en trampa.

Izquierda Unida, uno de los convocantes, ha sido pieza clave para que finalmente saliese adelante la LMH en 2007 que conocemos, a pesar de la oposición de la inmensa mayoría de las asociaciones memorialistas, una ley que permite que el franquismo, sus tribunales represores y sus sentencias, permanezcan  siendo jurídicamente legales, por muchas “ilegitimaciones” inocuas que el gobierno se saque de la manga, sin otro efecto que las simbólicas e inoperantes “reparaciones morales”. Que sepamos, a las víctimas del terrorismo, además de las “reparaciones morales” se les repara también “jurídicamente” con medidas de todo tipo, incluidas las económicas, que vemos aparecidas en el B.O.E., medidas que habiendo sido votadas unánimemente por todos los partidos, consideran ilegales y no “ilegítimos” los actos delictivos de que fueron víctimas. Recordaremos que fue IU, quién de la mano del acrobático jurista Jiménez Villarejo, introdujo el término “ilegitimar” en sus negociaciones con el gobierno, como un placebo leguleyo que hiciera creer a los menos avisados, que llamar “ilegítimo” al franquismo es igual que calificarlo de “ilegal”. Sin embargo, si maltratar una mujer fuera solo “ilegítimo” ningún agresor iría a la cárcel por este motivo.

Así, saltando de trampa en trampa y de complicidad en complicidad y mientras el PSOE pactaba con IU la LMH, los sindicatos mayoritarios “de izquierdas”, tan activos ellos para poner el cazo a las millonarias   indemnizaciones gubernamentales, por sus edificios incautados por el franquismo, mantuvieron prudentemente la boca cerrada, durante los tres años que duraron los largos debates parlamentarios y extraparlamentarios sobre dicha Ley, dejando en la más absoluta de las soledades a los que, desde las pocas asociaciones memorialistas y de víctimas del franquismo entonces existentes, clamaban ante la lenidad de las propuestas del PSOE y las claudicaciones humillantes de Llamazares y su silenciosa organización, quién a última hora retiró su “inquebrantable” exigencia para que se declarasen nulas las sentencias de los consejos de guerra franquistas. Para ese camino no hacen falta alforjas. Sin LMH, las asociaciones de víctimas estarían hace ya tres años personados ante el Tribunal Europeos de Derechos Humanos. Ahora lo tienen bastante más crudo, al tener el gobierno “socialista” la coartada de ese placebo conocido como LMH.

La pregunta.

Llegados a este punto, podemos preguntarnos: ¿qué se esconde tras esta convocatoria para el día 27? .

La respuesta la tenemos en que los convocantes, pretenden exonerarse de sus graves responsabilidades,   contraídas al haber apoyado la LMH de 2004 a 2007 y siguientes, hasta la querella contra Garzón, además de para echarle un cable al gobierno “socialista” en el caso Gürtel que instruyó Garzón, que corre el riesgo de entrar en vía muerta de caer en manos de los amigos togados de la trama pepera.

La “madre del cordero”

Con estos antecedentes, llegamos a la conclusión de que la “madre del cordero” de todo este embrollo, no es solo el aura franquista del juez Varela, emboscado en el supremo búnker de la Justicia, si no la Ley de la Memoria Histórica del PSOE, (del PSOE… y de sus aliados, no se olvide), puesto que ha sido el elemento dinamizante de este enrevesado proceso, al no ofrecer sorpresa alguna tal como se han desarrollados los acontecimientos. Veamos sinó: Falange Española, el sindicato y la organización fascista “Manos Limpias” y “Memoria e Identidad”, querellantes contra el juez Garzón, son entes legales y su querella es técnicamente legal, porque el gobierno “socialista” se lo ha permitido, (IU no puso como condición en las negociaciones con el PSOE su ilegalización) mientras que en Alemania fueron los partidos conservadores, los que pusieron al partido nazi fuera de la ley. Cayo Lara escribió en “Público” el pasado día 10, que los crímenes franquistas no eran perseguibles penalmente “porque a los asesinos les amparaba la Constitución,(…) y la ley de obediencia debida”. Han leído bien. Una ley recientemente anulada en Chile, por cierto. En un país democrático de verdad, y en una organización de estructura democrática y participativa, Cayo Lara hubiera sido llamado a consultas de inmediato, y jubilado fulminantemente por sus propias bases. Por contra, cuatro días después, estaba en la Universidad Complutense de Madrid defendiendo justamente lo contrario.

Vemos así como toda esta farándula de políticos y sindicalistas, absolutamente desaparecidos hasta hoy del teatro de operaciones contra la impunidad, una lucha desigual afrontada resueltamente por AGE, el Foro por la Memoria, y otras muchas asociaciones estatales y territoriales de rescate de la memoria histórica, surgen ahora inesperadamente estos agentes mediáticos, para presentar a sus organizaciones como paladines de los derechos de las víctimas, mientras que han permitido con su acción u omisión, que con esa Ley -que ahora parece que no le gusta a nadie-, y que anda por ahí sin padre ni madre, se haga como con aquello de las lentejas:  “si las quieres las tomas…”

Yo iré a la manifestación.

Sí, iré. Pero no para apoyar a Garzón, ni para adherirme a los lemas hipócritas de tanto trilero. Estaré allí en representación silenciosa  de la memoria de mi abuelo Ginés, un maestro republicano cuya sentencia a muerte ejecutada, sigue siendo legal gracias estos saltimbanquis, que explotan los buenos sentimientos de los ciudadanos ignorantes todos estos “intríngulis”, que honestamente se han creído que apoyar a Garzón, equivale a exigir al gobierno de España que cumpla con las leyes internacionales, bajo el lema irrenunciable de “Verdad, Justicia y Reparación”. Los convocantes pretenden otra cosa. No se explicaría de otra manera que hayan esperado hasta ahora para hacerlo, después de presenciar impávidos, o asistir solícitos, al parto de una ley monstruosa de impunidad y punto final.

Los esperamos en Estraburgo. ¿Vendrán?.

 

21 de abril de 2010.

Floren Dimas

Región de Murcia