Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

La memoria de los republicanos gijoneses

Luis Miguel Piñeria. Lne.es. | 14 abril 2010

 No tiene sentido que en estos tiempos que existan todavía fosas comunes sin investigar y sin señalizar

 

LUIS MIGUEL PIÑERA  Dentro de unos meses se van a cumplir setenta y cuatro años del inicio de la Guerra Civil. Esa tragedia, y también la dictadura consiguiente, marcó a varias generaciones con una huella indeleble.

España lleva ya más de treinta años de democracia, y en el inicio de ella, con las primeras elecciones libres en junio de 1977 y con la Constitución de 1978, se consensuó una amnistía que tuvo su lejano origen en la política de reconciliación nacional que propugnaban los comunistas ya en el año 1956. Esa amnistía fue para algunos «asimétrica», no igual para todos. Hay que decir que esa transición a la democracia -que fue muy valiosa y fundamental en la historia reciente de España- partió de la base de igualar dos casos: los que murieron víctimas del bando republicano, que habían recibido todo tipo de reconocimiento durante cuarenta años de franquismo, y los perdedores de la Guerra Civil, que fueron proscritos. Sin embargo, aquellos que no murieron en la cárcel o en los paredones tendieron puentes de reconciliación a pesar de sus largos años de prisión o exilio por su ideología política. Algunos viven todavía para contarlo y piden, ellos y sus familias, que se reconozca su tragedia.

Durante los siglos XIX y XX España conoció cuatro guerras civiles, dos repúblicas, dos dictaduras, tres derrocamientos monárquicos y tres restauraciones borbónicas. Es conocido que se vivieron con inmensa esperanza colectiva momentos como las Cortes de Cádiz de 1812, el 14 de abril de 1931 o las Cortes constituyentes de hace treinta y tres años. Más recientemente los protagonistas de la transición a la democracia -los ciudadanos- evitaron emplear la memoria histórica como instrumento de deslegitimación del adversario y para superar las diferencias entre bandos, entre «las dos Españas». Pero para muchos, ya desde hace años, es tiempo de que se investigue lo que nunca se investigó.

Si hablamos de cifras, la guerra fue terrible, con 600.000 muertos, y la represión posterior fue también trágica. En la llamada «zona nacional» murieron 100.000 personas fusiladas; en la republicana, 60.000, y entre ellas 7.000 religiosos. Ése es un horror compartido. Pero desde octubre de 1937 en Gijón, y a escala nacional a partir de 1939, el régimen de Franco encarceló a 270.000 personas y fusiló a 50.000. Al menos 4.000 ciudadanos murieron de tristeza, hambre y frío en las prisiones de Franco.

El psiquiatra Carlos Castilla del Pino dejó escrito que una vez que uno muere sobrevive en el recuerdo de los demás, y que cuando todos los que nos recuerdan mueran entonces habremos muerto nosotros definitivamente. Se trata de recordar incluso a quien no conocimos.

No tiene sentido en estos tiempos (nunca lo tuvo), ni desde el simple punto de vista sanitario, que en Gijón, que en Asturias y que en España existan todavía fosas comunes sin investigar, sin señalizar y sin que constituyan un lugar de reflexión y de respeto. Es de justicia reparar eso, es urgente, y se está haciendo. Además es legal -lo dice la llamada ley de la Memoria Histórica- que los acontecimientos históricos que ocurrieron durante la Guerra Civil y el franquismo tengan como prioridad la rehabilitación moral de los hombres y mujeres que fueron víctimas por su opción republicana. De tal forma que el sacrificio que supuso para los afectados, y para sus familiares no sea objeto de olvido.

Las cifras impresionan: en Asturias, según estudios llevados a cabo recientemente por la Universidad de Oviedo, se han localizado nada menos que 267 fosas comunes de la Guerra Civil, unas cuantas en el concejo de Gijón. En la del cementerio de Ceares hay enterrados casi dos mil ciudadanos, en Gijón hay identificados 280 «paseados»… Definitivamente, la amnesia no es buena.

http://www.lne.es/gijon/2010/04/14/memoria-republicanos-gijoneses/900256.html