Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Ricard Vinyes: “Entraban a las cárceles y les quitaban los hijos a las presas republicanas”

20Minutos, | 16 abril 2010

Ricard Vinyes es autor de Irredentas, un ensayo que contiene toda la información sobre las desapariciones de niños en el franquismo

 

Es profesor de Historia Contemporánea de la Universitat de Barcelona. “Es infinito el número de hijos de republicanos desaparecidos”, dice. Es un testigo citado por Garzón para demostrar que no prevaricó. Su declaración fue rechazada por el juez instructor Luciano Varela. “Veo en cinco años a Garzón en su casa y suspendido”, asegura.

 

 

MARÍA SALGADO. 16.04.2010

Habla de un modo sosegado, tranquilo, con pausas. Es la tristeza y no el enfado la que moldea las palabras de Ricard Vinyes, el mayor experto sobre los niños robados a madres del bando republicano durante el franquismo. Este historiador y profesor de Historia Contemporánea de la Universitat de Barcelona es uno de los 15 expertos citados como testigos por Baltasar Garzón para demostrar que no prevaricó y que el juez instructor Luciano Varela no aceptó. 20minutos.es ha hablado con él momentos antes de que saliese volando hacia París.

¿Por qué cree que Varela tachó de “no pertinente” que usted declarase?

Fue un acto inteligente. Para demostrar que hubo genocidio durante el franquismo hay que probar que hubo planificación y sistema y eso es prácticamente imposible, salvo en un caso. El de las desapariciones y deportaciones de niños hijos de republicanos, que es lo que yo he estudio. Por eso no me llamó. Soy el único historiador entre los 15 expertos llamados como testigos, ése es el motivo de mi recusación.

¿Qué datos recopiló sobre los niños robados a madres republicanas?

En 1942, más de 9.000 niños habían sido separados de sus padres. En 1943, la cifra ya era de 12.000. Muchos desaparecieron por muerte, otros ingresaron en centros de Auxilio Social y en conventos. Estos datos proceden de un informe de la Falange Española de 1949. Las niñas fueron internadas en conventos, salvo cuatro, que ingresaron en un centro oftalmológico. La mayoría de los que entraron en centros religiosos renegaron de sus padres.

¿Cómo robaban a los niños?

Los funcionarios se presentaban en una cárcel, hacían formar fila a las presas y les quitaban a sus hijos. Ellas perdían la custodia y los niños eran subidos a un tren. Además, el servicio exterior de la Falange seguía clandestinamente a hijos de republicanos acogidos por familias europeas y, en un momento de descuido, los raptaban, los subían a un tren y se los traían a España.

¿Y cuál es el número de niños desaparecidos?

Infinito, infinito porque es imposible conocerlo. Hay relatos de muertes por epidemias en cárceles, de traslados en vagones con calor, sin agua y con niños muertos. El convoy que hacía el trayecto Valencia-Madrid tardaba siete días.

¿Se acabarán investigando judicialmente estos robos?

Es difícil. Me parece muy complicado. Hay una actitud negativa. Lo que hace falta es que se tome una decisión política al respecto porque la Ley de memoria histórica no es un instrumento válido para ello. La parte buena de lo que le está sucediendo a Garzón es que se está hablando de ello, está circulando aire.

¿La sociedad española ya es madura para hablar sobre la guerra y el franquismo?

La sociedad española está madura desde hace 30 años. Después de un régimen dictatorial es evidente que hay un conflicto. Es una falacia decir que no existe conflicto. Tras 30 años de intentos desde la administración de obviar el tema, cuando sale, sale con virulencia. El problema sería que no hubiese debate. La reconciliación funcionó en España, con el Parlamento y la Constitución, pero no sustituye la memoria de los ciudadanos.

¿Cree que Garzón ha prevaricado?

No tengo suficientes conocimientos de leyes. No sé decir, desde el punto de vista jurídico, si ha prevaricado. Pero, desde el punto de vista del sentido común, me perece una barbaridad. Yo no veo prevaricación alguna. El tema está en cómo ha podido llegarse a esta situación de locura.

¿Tacharía el proceso contra Garzón de persecución política?

Sí, es una persecución política. Este caso está en el contexto del caso Gürtel, de la corrupción política y de la ineptitud de la judicatura. Es un contexto triste y tiene una intencionalidad política.

¿Qué pueden hacer los ciudadanos que ya no creen en la política ni en la justicia?

La política genera dudas y la judicatura, aún más. No me gusta nada la situación. La ciudadanía debería protestar. Existe un tejido asociativo para participar. También pueden recurrir a los sindicatos,  que han tenido cierta dignidad en la causa contra Garzón. Lo mejor que puede hacer el ciudadano es pensar.

¿La causa contra Garzón paralizará la apertura de fosas?

No la va a paralizar, pero sí complicar. Es un tema delicado. Tengo dudas de que deban exhumarse esos cuerpos, pero el Gobierno debería hacer un mapa de fosas.

¿La Ley de Amnistía protege todos los crímenes del franquismo?

Sí, pero no se puede aplicar la ley hasta que no se celebra un juicio. Habría que investigar los crímenes del franquismo y después aplicar la Ley de Amnistía. Así se sabrían las cosas y circularía aire. Eso ha sucedido en Chile. Que nadie tiemble, porque nuestro país está muy reconciliado. Esta ley se aprobó con grandes movilizaciones en la calle a favor de que se amnistiase a los presos antifranquistas, pero también incluyó en su artículo 2 la protección a los funcionarios que hubiesen vulnerado los derechos de las personas. Es decir, protege a los violadores, torturadores y asesinos durante la dictadura. Y a los miembros de la Brigada Político Social. Debería reformarse la ley y eliminar ese artículo 2.

¿Cómo ve a Garzón dentro de cinco años?

Yo veo a Baltasar Garzón muy mal, en su casa, suspendido. La causa por intentar investigar el franquismo es una pieza vistosa, pero tiene otras dos causas más pendientes.

¿No es un poco pesimista?

Soy realista. Sólo hay una posibilidad de salvar a Garzón, y sólo en esta causa y sólo momentáneamente. Es la demanda por prevaricación que ha presentado una asociación contra Luciano Varela, el juez instructor de este caso.

¿Participará en algún acto de apoyo a Garzón?

Si hubiese estado en Madrid, habría ido al acto de la Complutense. Es posible que el rector de la Universitat de Barcelona, aunque con menos sensibilidad que Berzosa, convoque algún acto.

¿Qué ocurrirá con los crímenes del franquismo? ¿No se juzgarán nunca? ¿Aparecerá algún día otro juez que intente investigarlos?

No tengo ni idea. Garzón y todos los demás jueces han dejado pasar más de 30 años sin ocuparse del tema. Ocupándose, en cambio, de Chile y Argentina. Cuando lo ha hecho, ha sido por la demanda que pusieron estas asociaciones.

http://www.20minutos.es/noticia/678298/0/ricard/vinyes/garzon/