Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Fusilado en 1975 ¿Heridas del pasado?

Nueva Tribuna, | 6 mayo 2010

Bravo pasó a formar parte de la historia de España de la forma más cruel, como uno de los últimos cinco fusilados del franquismo

 

A. M.

Campo de tiro de Matalagraja, Hoyo de Manzanares, Madrid. Eran las diez en punto de la mañana del 27 de septiembre de 1975 cuando José Luis Sánchez Bravo recibió siete balas de calibre 7.62, del fusil ametrallador Cetme, en la cara y a corta distancia…

 NUEVATRIBUNA.ES – 04.05.2010

…Fue el último de los tres compañeros (los otros dos eran José Humberto Baena Alonso y Ramón García Sanz) que fusilaban esa mañana. ¿Su crimen? Pertenecer al Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP).

Era el franquismo tardío, apenas dos meses antes de la muerte del dictador. Pero de nada sirvió la presión internacional ni las peticiones de indulto que solicitó el Vaticano para que frenaran los fusilamientos. Bravo pasó a formar parte de la historia de España de la forma más cruel, como uno de los últimos cinco fusilados del franquismo.

Su hermana, Victoria Sánchez Bravo, estaba allí. Tuvo que ver como llegaba el Land Rover de la Guardia Civil, con el cuerpo de su hermano en la parte trasera. “Ella sobrecogida tuvo que identificar el cadáver sin rostro – debido a las heridas de bala- (…) Me confesó que siempre viviría con la duda de si los restos que ella cree enterrados en su tumba del cementerio de Murcia, son los suyos”, relata Tomás Pellicer (compañero de la FRAP) en su Pequeño diario de clandestinidad.

La mujer de Bravo no pudo estar a su lado minutos antes de su muerte. Ella de 21 años, al igual que su marido, estaba embarazada y encerrada en la cárcel de Yeserías. Fue brutalmente torturada por la Guardia Civil en Badajoz. Su delito era ser militante en la FUDE (Federación Universitaria Democrática Española), la sección universitaria de la organización armada FRAP (Frente Revolucionario Antifascista y Patriota). Su nombre es Silvia Carretero. Gracias a un informe médico que advertía de los peligros que suponía el encarcelamiento para su embarazo, le permitió quedar en libertad provisional y escapó a Francia donde dio a luz a su hija y no regresó a España hasta finales de 1976, después de la primera amnistía general.

Treinta y cinco años después Silvia Carretero ha roto su silencio y pide justicia. El juicio al que está siendo sometido el juez Garzón ha sido clave para decidirse a denunciar. “Me parece vergonzoso que para un juez que tenemos que persigue el genocidio y todos los problemas de lesa humanidad, ahora se le juzgue a él”, lamentaba desde Buenos Aires, donde se ha trasladado para presentar su demanda ante la Justicia Argentina, concretamente para la juez María Servini de Cubría que está estudiando investigar los crímenes del franquismo.

Carretero no quiso denunciar antes por el escepticismo que le transmitía la Justicia española. “Nunca presenté ninguna demanda, ni ninguna querella, precisamente por lo que ha pasado con Garzón. Pero me he dicho: hasta aquí hemos llegado”, dijo.

CONTEMPORÁNEO Y CON NOMBRES Y APELLIDOS

“La gran diferencia con las otras demandas que se han presentado es que en la de Silvia los hechos se producen en otra época, al final de franquismo, y por otro lado está la individualización de los autores”, explica para nuevatribuna.es uno de los abogados de la víctima, Máximo Castex. Y es que Carretero ha presentado una imputación formal donde ofrece nombres y apellidos de los policías que la torturaron. Por lo tanto se querella tanto a título personal como por la detención y el posterior fusilamiento de su marido.

La demanda de Silvia Carretero se suma a la querella presentada el pasado 14 de abril en Buenos Aires contra los crímenes del franquismo, entre otros por Inés García Holgado, sobrina de Elías García Holgado, asesinado en 1937 tras haber sido encarcelado cuando era alcalde de Lumbrales y diputado provincial en Salamanca.

El viernes pasado se amplió la demanda con 16 nuevos casos de víctimas gallegas que incluyen a algunos de los cerca de 5.000 represaliados por la dictadura en Galiciaidentificados en una investigación desarrollada por universidades gallegas durante los últimos cuatro años.

LA FISCALÍA EN CONTRA

El dictamen presentado el pasado viernes por el fiscal argentino, Federico Delgado, donde rechaza la investigación de los crímenes del franquismo ha caído como un jarro de agua fría. Según el fiscal la investigación no se podría hacer “porque ya se está investigando lo mismo en muchos juzgados españoles”, señala su dictamen.

“Lo primera reacción fue de asombro y la segunda fue la de intentar entender su argumentación, cuando lo que sucede es todo lo contrario. Después de tantos años el único que se atrevió a investigar hoy es juzgado por prevaricación”, dice el abogado argentino Máximo Castex, a quien le consta que el fiscal Delgado en “ningún momento ha solicitado ningún informe a España donde se diga que se están investigando los crímenes del franquismo, su argumentación no aporta pruebas”, cuenta Castex.

En los próximos días se presentarán diez nuevas demandas que tendrá que estudiar la juez argentina María Servini de Cubría. “Probablemente la próxima semana sabremos la decisión de la juez. Tendrá que decidir si hacer caso del informe del fiscal o escucharnos a nosotros, que le seguiremos aportando demandas y pruebas sobre las atrocidades que ocurrieron en España y que siguen sin ser juzgadas”.

http://www.nuevatribuna.es/noticia.asp?ref=34248