Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos, Federación Foros por la Memoria, Noticias, Videos de Memoria Histórica

MADRID: “Verdad, Justicia y Reparación para las víctimas del franquismo”

Foro por la Memoria de la Comunidad de Madrid, | 23 mayo 2010

Fotografías  y video de la 6ª Concentración celebrada ante las sedes del Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional. Carta de despedida de Hermenegildo Domínguez

Carta de Hermenegildo Domínguez Martín, maestro de El Espinar (Segovia), fusilado a los 24 años de edad, el 29 de noviembre de 1937

(Del documental “Tras las rejas franquistas”, del Foro por la Memoria de Segovia)

Madre:

A ti madre adorada, que llorarás perpetuamente mi caída, que tejiste la existencia con los hilos sangrantes del dolor y de la amargura, a ti dedico mis últimos pensamientos.

Consagraste íntegramente tu vida, llena de sinsabores y penalidades, a tus hijos, sola, de la nada, y elevados con su esfuerzo y tu prolijo cuidado a las altas cumbres del saber y del prestigio, pusiste tu mirada en el inmenso resplandecer de sus inteligencias despejadas, y ellos fueron tu más preciado tesoro, la joya más preciosa y el orgullo legítimo de una madre digna de tan sagrado nombre.

Y ya en los primeros años de una vejez prematura, consecuencia de tantos desvelos y privaciones, cuando empezabas a saborear la vida confortable, de verlos hechos hombres plenos de vida y de dignidad, el destino te golpea violentamente, y el corazón se te desgarra viendo a los dos primeros vástagos de tus entrañas cobardemente asesinados por una horda salvaje de verdugos sin conciencia.

Has sufrido heroicamente el angustioso sentimiento de la pérdida de tus hijos, has resistido con temple de acero los dolores de tanta desgracia, y sabido sublimizar la pena pensando en la noble causa que tus hijos personificaron. Su idealismo puro y acendrado les llevó a la tumba en circunstancias doblemente lacerantes.

Has seguido viviendo para consagrarte a su recuerdo triste y a los cuidados de este último hijo que te quedaba, cifrando en él toda tu ilusión y tu esperanza. Pero ahora, cruel ensañamiento, te lo roban también del mismo modo cobarde e inicuo, y por la misma nobleza de pensamiento.

Soporta mi caída, madre adorada, con la misma entereza que tuviste para la de mis hermanos ejemplares. Consuélate pensando que hemos sucumbido en nombre de la Libertad y de la Fraternidad humana. Considérate honrada con haber sido madre de quienes dieron su vida por liberar a los hombres de su esclavitud milenaria. Levanta la cabeza orgullosa de haber tenido tres hijos mártires de una Idea humana y de una cualidad noble. Y no te rindas ante el sufrimiento para que puedas vanagloriarte de tu heroísmo y del de tus hijos adorados.

Si algún día vieras cristalizado en realidad nuestro pensamiento, esa sociedad hermanada y feliz que tantas vidas exige, te estimará, te venerará y te protegerá espléndidamente haciéndose eco de tus sacrificios y los nuestros.

Video de la concentración