Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos, Videos de Memoria Histórica

Tres mujeres exiliadas

El Periódico, | 22 mayo 2010

La Fundació Ardiaca proyectó y debatió ayer un documental en el que se recoge el protagonismo de las mujeres en el exilio que provocó la guerra civil española de 1936-39

JOSEP-MARIA URETA

 

Hay que remontarse al regreso del president Tarradellas desde el exilio, en octubre de 1977, y a quienes le acompañaban en sus primeros pasos en la ocupación del Palau de la Generalitat. Algunos eran resistentes de siempre, como los exmonjes de Montserrat. Otros, catedráticos de Economía de prestigio, como Josep Maria Bricall y Eduard Bonet. Eran los conocidos en la época del catalanismo más efervescente. De esos días apenas han tenido referencia en los escritos de memoria inmediata un par de personajes que acompañaron a Tarradellas en el regreso desde Sant Martin Le Beau. Uno fue su secretario pesonal, Lluís Gausachs, que desapareció enseguida.

El otro, su mensajero personal para misiones casi siempre imposibles, Romà Planas Miró. Hijo también de exiliado, siempre vestido a lo francés, impulsor de un colectivo de opinión tarradellista de nulo éxito (Emprius), Planas tuvo el acierto de promover, mucho antes de que se hablara de ello, la recuperación de la memoria democrática en su breve periodo de alcalde de La Roca del Vallès. O sea, había dotación económica para indagar en ese periodo que tanto sigue molestando al franquismo dominante. Captó la idea Agustí Corominas, especialista en estos menesteres de recuperar la memoria histórica a pesar de los de siempre. Doctor en pedagogía y, por tanto, con muchas ganas de explicar cosas de la historia a través de documentales, como el que presentó ayer en la sede de la Fundació Ardiaca en Barcelona.

El trabajo de Corominas ha sido recoger el testimonio de tres mujeres que han vivido las consecuencias del exilio de 1939. Tres historias personales que Corominas propone distinguir no por la intensidad de cómo lo cuentan, sino en la distancia de quien recibe el testimonio. Maria Belloch es la más miltante –con su acento catalán occidental, pese a los años pasados fuera de su pueblo natal–. Remei Oliva, quien sigue teniendo presente la historia de aquella enfermera suiza, Elna, que salvó a un puñado de españolas embarazadas de las garras de los nazis y de la incomprensión de la Adminsitración francesa de la época. Y Francisca Muñoz, que aporta un contrapunto aún más esclarecedor: hija de un militar republicano que no apoyó el golpe franquista, habla ante la cámara sentada en un entorno decorativo de los años 50 sin variar su convicción: hubo un golpe de Estado que hizo retroceder a España varias décadas.

Un documental impecable que no ha emitido ninguna cadena.

 

http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=715898&idseccio_PK=1022