Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

XXVIII Fira del Llibre. La inauguración: Letras en defensa de la memoria histórica

Diario de Mallorca, | 30 mayo 2010

El pregón crítico de Margalida Capellà, que apeló a los valores de la República y a una buena educación, destapó ayer una cita editorial concurrida en su primer día

 

 M. ELENA VALLÉS. PALMA.  En épocas difíciles hay que apuntarse al reciclaje. Lo primero que llamaba ayer la atención al llegar a Es Born, emplazamiento natural de la Fira del Llibre, eran aquellas figuras de cartón que encarnan a escritores de distintas épocas que ya estuvieron por Ciutat el pasado Sant Jordi. Buena rentabilización por parte de Cort. A las 18 horas, ambiente y charanga en los 600 metros cuadrados de feria. La Banda Municipal de Música escoltaba a la comitiva política y a la pregonera de este año, Margalida Capellà. Llegada jovial hasta la tarima de los protocolos. Destapó los discursos Francesc Moll, presidente del gremio de libreros, para quien la cita “es una manera de tomarle el pulso a la actividad editorial de todo el año”. Como buen organizador, insistió en los actos paralelos a las ventas de libros, bendecidas con un exiguo 5% de descuento.

Turno para Margalida Capellà, pregón crítico con ánimo de escocer. La periodista y maestra apeló al espíritu republicano “que valoraba la inteligencia y la honestidad, no la mediocridad y la corrupción”. Cuestionó que en nuestra sociedad se apreciara excesivamente el deporte. “No puedo entender que los futbolistas de la Selección Española reciban cerca de 600.000 euros de prima si ganan el mundial de Sudáfrica. No hay derecho. Y en cambio asistimos pasivamente a la degradación de la enseñanza”, concretó. En su tarde de lamentaciones, Capellà hizo memoria, propia e histórica. “Recuerdo que al socialista Ignasi Ferretjans los golpistas le quemaron todos sus libros. A Margalida Comas, una pedagoga universal, le quemaron su biblioteca en la plaza de Pollença. Una salvajada. Quien quema libros no puede caer más bajo”, exclamó. Evocó asimismo el acto heroico de Miguel Hernández en el año de su centenario. Cuando el poeta de Orihuela tuvo noticia de que la casa de Vicente Aleixandre había quedado en tierra de fuego cruzado durante la Guerra Civil, cargó con una carreta y sacó todos los libros de la casa. Quien sacó ayer los suyos por la memoria histórica fue la pregonera.

La periodista afiló la lengua contra los especuladores – “quiero dejar constancia de mi rechazo a todos aquellos que han querido hacer de Mallorca una réplica de Miami Beach”– y contra los que quieren reducir las horas de catalán en las escuelas. Después del J´accuse de Capellà, un resquicio de complacencia: “Con todo, me satisface ver Es Born lleno de libros”, suspiró.

Luego el tono se tornó institucional: el conseller de Cultura del Consell, Joan Font, había cogido el micrófono. Defendió la cultura como una de las áreas con más futuro: “Hay que apoyar a la gente que trabaja por y para el pensamiento”, declaró. Su homólogo en el Govern, Bartomeu Llinàs, disertó sobre el objeto libro y los nuevos formatos que nos acechan: i-Pads, e-books, tabletas digitales y demás hierbas de la tecnología. Sobre el libro digital –mucho hablar de él pero ni rastro en la feria– también reflexionó la presidenta del Consell, Francina Armengol. Por último, la alcadesa Aina Calvo –la única que no usó chuleta– destacó la importancia de la feria como “elemento de dinamismo en la ciudad” y deseó que la lectura invitara a la reflexión.

Sin intenciones de comprar en la primera jornada –”me gusta mirar con tranquilidad”, expresó la presidenta del Parlament, Aina Rado–, la comitiva se lanzó al paseo para saludar a los libreros que llevaban trabajando desde las 10 de la mañana. Los primeros expositores visitados: el de Sa Nostra, el de los Donants de Sang, el de la conselleria de Cultura e Illa de Llibres. Con curiosidad estudiaron también las promociones de DIARIO de MALLORCA expuestas en su paradeta, la primera de la Fira.

Hora de las apuestas entre libreros y editores. Moll consideró que este año no hay géneros ni títulos tan claramente favoritos como en otras ocasiones. “Están gustando mucho las memorias o incluso los ensayos. En la ciudad sumergida de José Carlos Llop se agotó el Día del Libro”, ejemplificó. La segunda edición del título firmado por el colaborador de este periódico ya corría ayer por las mesas de la feria, a la que también se apuntaron el director general de Cultura, Pere Joan Martorell; su homólogo en el Consell, Maties Garcias; la concejal de Cultura, Nanda Ramon; la portavoz del Bloc en la institución insular, Joana Lluïsa Mascaró; la directora de la Oficina de Análisis y Prospectiva, Bàrbara Galmés, que traía el proyecto de Converses en Formentor bajo el brazo; los editores Lleonard Muntaner, Miquel Font y Josep Juan Vidal, y los escritores Josep Darder y Rosa Maria Colom.

Un primer día concurrido, “aunque la gente se lo piensa mucho antes de comprar y no acaba de decidirse”, observa Sergio González de Literanta. Marian Colom, de Llibres Colom, muestra las portadas de los que quizá despunten: El viaje al poder de la mente de Eduardo Punset; Miracle a Llucmajor de Sebastià Alzamora; Crimen en directo de Camilla Läckberg; Conspiración Octopus de Daniel Estulin o Fin de David Monteagudo. “También hemos traído mucho libro de bolsillo y un pequeño expositor exclusivo para novela negra”, señaló.

Libros de autoayuda en La llave, algo más alternativos en Casatomada y para todos los públicos en el resto. Mención aparte merece el expositor de la Universitat de les Illes Balears, con ordenador incorporado donde se puede consultar el catálogo online de Edicions UIB. Su responsable, Antoni Bernat Vistarini, propone las últimas entregas de Poesia de Paper, los tomos de Poetas y poéticas, Historia de la meva vida de George Sand o el primer libro de la nueva colección Textos, cultura i societats en l´era digital.

Los discursos políticos abrazaron ayer el libro digital, se avanzaron a la realidad: la feria no se inmutó ante la tecnología nueva que acababa de aterrizar en nuestro país, el iPad, un juguete que no provocó histerismo entre los mallorquines.

 

http://www.diariodemallorca.es/sociedad-cultura/2010/05/29/letras-defensa-memoria-historica/574446.html