Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Constitución: olvido y memoria

Gregorio Peces Barba. Tiempo, 30/04/10 | 4 junio 2010

Sólo quedó una tarea sin hacer: la reparación de las violencias y de los crímenes, de los desmanes y de las injusticias que habían recibido y sufrido los vencidos inocentes

 

POR “HALAGO DE LA FORTUNA”, como dijo Alonso Martínez en otra ocasión, tuve la posibilidad de cumplir esa honrosa función de ayudar y contribuir a la redacción de nuestra Carta Magna. Fue un encargo inesperado, fue un honor que llevaré siempre con orgullo y tengo que agradecer al PSOE y a sus dirigentes Felipe González y Alfonso Guerra que me encargaran representar al partido en esa noble y elevada finalidad. También tengo que agradecer a Su Majestad el Rey, al presidente Suárez, al vicepresidente Fernando Abril, a Santiago Carrillo, a Landelino Lavilla, a Rodolfo Martín Villa y a mi presidente de entonces, Fernando Álvarez de Miranda, sus atenciones y el interés con el que estudiaron mis aportaciones, entre las que quiero destacar el artículo 9.2 que, según un ilustre colega, diputado y catedrático, está “en la Constitución por la tozudez del ponente socialista”. Me alegran mucho los frutos de aquella insistencia.

Con la Constitución rompimos el maleficio de nuestra imposible convivencia con un consenso que abarcó a la inmensa mayoría de los españoles, superando la dialéctica amigo/enemigo, las dos Españas, la intolerancia y la persecución de los heterodoxos. El mensaje del presidente Azaña en 1938 en Barcelona pidiendo “paz, piedad y perdón” y los consejos en el mismo sentido de Fernando de los Ríos o de Besteiro por fin se realizaron. Entonces resonaban las poderosas palabras de Paul Valéry: “Para las comunidades humanas como para las individuales, el olvido no es menos esencial que la memoria”. Y hubo olvidos para facilitar el consenso y evitar el rencor y la venganza y hubo también recuerdos de nuestra mejor tradición para romper con los desencuentros morales y jurídicos de nuestra historia moderna.

Sólo quedó una tarea sin hacer que era imposible entonces, porque se trataba de unir, y que era incompatible con el olvido necesario de entonces: la reparación de las violencias y de los crímenes, de los desmanes y de las injusticias que habían recibido y sufrido los vencidos inocentes, sobre todo con la represión posterior a la guerra: tribunales militares, juicios sumarísimos, tipos delictivos, como el auxilio a la rebelión, aplicados a miles y miles de personas con efectos retroactivos, que llegaron hasta el 14 de abril de 1931. La reparación de las injusticias y de los crímenes de los vencedores inocentes se habían reparado y con exceso en los primeros años del franquismo. Se trata de la recuperación de la memoria histórica colocando en su sitio a todos los muertos que aún yacen en las cunetas y en nuestros campos, sin una tumba digna. Se trata también de la nulidad de tantos procesos ilegales promovidos por tribunales igualmente ilegales, y los paseos sin juicio que tanto se prodigaron.

Nadie al cabo del tiempo puede estar en contra de esa reivindicación de justicia que restablezca definitivamente el respeto entre todos. Que nunca más nadie pueda decir, como lo dijo Fernando de los Ríos, que en nuestro país faltaba respeto. Especialmente merecedor del respeto tiene que ser el ciudadano, al que debemos transmitir con la palabra y con el ejemplo las virtudes laicas que son el rigor, la duda metódica, la moderación, la tolerancia, el respeto a las ideas ajenas, la discreción y el amor a España y a sus instituciones, todas virtudes mundanas y civiles. Por eso me parece especialmente repugnante, indigno y expresión de bajeza moral máxima el exabrupto de doña Esperanza Aguirre calificando la reunión de la Complutense, en la que estuvieron presentes muchos viejos republicanos, de “aquelarre de carcamales resentidos”. Es una afrenta a media España producto a la vez de la ignorancia y de la maldad.

http://www.tiempodehoy.com/default.asp?idpublicacio_PK=50&idnoticia_PK=61030&idseccio_PK=630