Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Agenda, Noticias

El consistorio de Toulouse traerá a Zaragoza su visión del exilio español

El Periódico de Aragón, | 14 junio 2010

El ayuntamiento galo presentará una muestra sobre la colonia republicana

 

13/06/2010 MARTA FRANCO

El homenaje a los inmigrantes figuraba ya en el programa del alcalde Cohen.

Llegaron hace décadas al sur de Francia huyendo de la Guerra Civil y de un régimen político que les condenaba y rehicieron allí su vida. Cientos de españoles exiliados durante el franquismo y sus descendientes pueblan en la actualidad Toulouse y sus alrededores. El ayuntamiento de esta ciudad francesa impulsa ahora con entusiasmo su memoria y el reconocimiento de lo que aportaron a la zona. Entre otras actuaciones, el consistorio ha organizado una exposición que repasa la historia y la vida de esta colonia que llegó a convertir la localidad en la capital del exilio republicano en el país.

La muestra llegará a Zaragoza en julio, dentro del programa de actos de la Semana de Toulouse. Ya pasó por el Círculo de Bellas Artes de Madrid a principios de este año y por la propia ciudad francesa en mayo del 2009. “La nueva corporación, con el alcalde, Pierre Cohen, a la cabeza, ha querido rendir un homenaje a los republicanos españoles”, explica la concejala Olga González-Tricheux. Hasta su propia área en el consistorio, Relaciones Internacionales Hispanoparlantes, deja claro el interés del ayuntamiento por este ámbito. Ella misma es hija de exiliados procedentes de municipios de Toledo y Girona, y no es la única. Los apellidos de varios de los ediles revelan su origen, tal y como destaca esta responsable.

Los datos que maneja el ayuntamiento indican que el 10% de la población actual de Toulouse procede de las personas que se instalaron en la zona en el exilio –muchos de ellos aragoneses–, una cifra sin duda llamativa. Tal vez por ello, el actual equipo de gobierno les incluyó expresamente ya en su programa electoral. La exposición que llegará a Zaragoza en julio es solo un gesto más dentro de una cadena de homenajes. El 27 de junio del 2009, el consistorio bautizó un muelle del río Garona como quai de l´exil républicain espagnol (muelle del exilio republicano español) en homenaje, según sus palabras, “a todos esos hombres, mujeres y niños que, huyendo del régimen franquista, encontraron refugio en la ciudad rosa –como se conoce a la localidad–“. A la cita asistieron, entre otros, Marcelino Iglesias y Alfonso Guerra.

OTRAS PROPUESTAS De esta puesta en valor de la memoria de este colectivo nace también el festival Toulouse l´Espagnole, que tendrá lugar el 26 de junio en este mismo emplazamiento y que se articula en torno a la memoria histórica y el diálogo con la España actual a través de actos gratuitos al aire libre. Y hay más. A principios de este año, el convento de Les Jacobins presentó un centenar de obras representativas del arte del exilio español, con trabajos de dos generaciones: la de los creadores que se instalaron en la zona huyendo del régimen franquista y la de sus descendientes.

A ello se suman otras iniciativas, como la creación de un “recorrido de memoria” en la ciudad, que recoge y señala los lugares más representativos de la actividad social y política de esta colonia, algunos ya desaparecidos. Así, por ejemplo, se puede pasar por el número 69 de la calle Pargaminières –donde se celebraron dos históricos congresos socialistas en 1946 y 1948–, por los números 69 y 71 de la calle Taur –donde una placa recuerda el tiempo en el que albergaban las sedes del PSOE y de UGT–, o por la plaza del Capitolio, donde en 1946 el Ayuntamiento de Toulouse recibió oficialmente a José Giral, presidente del Gobierno republicano en el exilio.

“Las personas que vinieron aquí trabajaron por el desarrollo económico de la ciudad –añade González-Tricheux–. Llegaron intelectuales, artistas y políticos que huían del régimen, y también personas que salían del país por necesidades económicas”. Los protagonistas, con su vida hecha en Francia, agradecen los gestos del consistorio, pero recuerdan que en la época no todo fue un camino de rosas. Camelia Gías, vicepresidenta de la Casa de Aragón en Toulouse –el único centro de la comunidad en Europa junto a la de Bruselas y la de Andorra– se lo dijo así al alcalde durante su campaña electoral. “Ahora todo está bien, pero en su momento también tuvimos que oír que los españoles venían a comerse el pan de los franceses. Pero ese pan, bien lo trabajaron y bien se lo ganaron, con las labores más duras”. Son las luces y las sombras de un periodo trágico y convulso. Sus herederos en el sur de Francia quieren impedir que caiga en el olvido.

http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=589015