Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Intxorta desentierra la memoria

Diario Vasco, 30.05.10 | 1 junio 2010

Un parque temático reconstruye el escenario del frente que frenó el avance franquista

 

Trincheras, fosos de tirador y nidos de ametralladora han sido recuperados para su visita

KEPA OLIDEN

Cuarenta años de ‘amnesia’ oficial y treinta de olvido no han logrado borrar la memoria del legendario frente bélico de Intxorta, en Elgeta. Un parque temático sobre la Guerra Civil, el primero de sus características que se inaugura en Euskadi, ha desenterrado las trincheras y la memoria histórica de unos de los escenarios bélicos más cruentos y emblemáticos de la guerra del 36. Varios centenares de las 13.000 víctimas vascas de ambos bandos que se cobró en aquella contienda sucumbieron justamente allí.

El parque temático inaugurado el pasado domingo expone al público las serpenteantes trincheras, fosos de tirador y nidos de ametralladora que hace más de setenta años jalonaron esta ladera. Donde antes apuntaban las armas por encima de los sacos terreros ahora se levantan una docena de paneles informativos que guían al visitante por este itinerario turístico-didáctico de unos 5 kilómetros de extensión.

El realismo es incuestionable. «Las trincheras estaban ahí, a la vista de todos; solo hemos tenido que adquirir algunos terrenos, desbrozar el monte y reacondicionar las zanjas» explicaba el alcalde de Elgeta Oxel Erostarbe.

Con las excavaciones no tardaron en aflorar viejos restos bélicos. Vainas de cartuchería (casquillos), trozos de metralla y carcasas de obuses que escaparon a los chatarreros de la posguerra son aún relativamente comunes. Pero inevitablemente bajo este suelo roturado por interminables bombardeos también se ocultan otras sorpresas como el obús de aviación alemán de 10 kilos y el proyectil de artillería italiano de 75 milímetros descubiertos la misma víspera de la inauguración del parque.

Juan Ramón Garai, miembro de la asociación ‘Intxorta 1937 Kultur Taldea’, promotora junto con el consistorio elgetarra del parque temático, recordaba que Intxorta fue blanco de bombardeos tan intensos «que algunos testigos declararon que ‘parecía un volcán’».

El mejor testimonio en imágenes es la filmación de 48 segundos realizada por combatientes falangistas desde el bando nacional (que se ha incorporado al documental que se proyecta en la exposición sobre Intxorta abierta en el Kafe Antzokia de Elgeta a modo de presentación del parque temático).

La película rodada por los falangistas muestra la lluvia de fuego artillero, de mortero y de aviación que de forma concentrada cayó sobre las posiciones republicanas de Intxorta y Elgeta a lo largo de los 6 meses que resistió al enemigo franquista (desde octubre de 1936 hasta abril de 1937).

El ensañamiento de las tropas comandadas por el general ‘nacional’ Mola era comprensible. Unos paisanos mal armados habían frenado en seco su avance hacia Bilbao. Mola, al frente de un ejército profesional y bien equipado, confiaba en tomar Bizkaia con la misma rapidez con que había conquistado Gipuzkoa. Para finales de setiembre de 1936 -a los dos meses de estallar la guerra- los nacionales habían conquistado Oñati, Arrasate y Bergara sin encontrar gran resistencia.

Los victoriosos soldados nacionales se burlaban entonces de los republicanos gritándoles por encima de las trincheras: «eh! Rojos! ¿Tiráis con caña?», en referencia a su débil potencia de fuego.

Pero la providencial llegada de un carguero que desembarcó miles de fusiles en Bilbao rearmó a gudaris y milicianos, y permitió establecer una sólida defensa desde Muru hasta Eibar.

Los confiados nacionales iniciaron el asalto hacia Bizkaia inadvertidos del rearme republicano, y sufrieron cuantiosas bajas. Entonces, durante las noches, les gritaban: «eh! Rojos! ya no tiráis con caña ¿eh?».

La anécdota relatada por Juan Ramón Garai ilustra la frustración que las tropas de Mola debieron sentir ante el inesperado muro de resistencia contra el que chocaron reiteradamente durante seis meses.

Estatuto de Elgeta

Gracias a esa contención, apuntaba el alcalde de Elgeta, «pudo promulgarse en octubre en Bizkaia el Estatuto de Autonomía de Gernika, al que popularmente bautizaron como ‘Estatuto de Elgeta’ en alusión a la línea del frente que paró el avance franquista». Y de este Estatuto nacería el primer Gobierno vasco presidido por Agirre.

Pero finalmente, en abril de 1937 la aplastante superioridad militar -7 a 1- y armamentística de los sublevados lograron doblegar la resistencia. La línea se rompió por Asensiomendi (Aretxabaleta), pero Intxorta resistió, pese a la tormenta de fuego y bombas. Los combates dejaron centenares de víctimas en ambos bandos «pero la posición nunca fue conquistada», resumía Garai. Sólo el peligro de una maniobra envolvente por parte de los nacionales, que ya habían penetrado hasta Santa Lucía (Elorrio), obligó a gudaris y milicianos a abandonar las trincheras de Intxorta. El precio de tan pertinaz resistencia lo pagarían durante los siguientes días los civiles de Elgeta, tras cuya toma las tropas conquistadoras fueron recompensadas por sus mandos «con dos días de carta blanca para saquear, violar y asesinar».

El nombre de Intxorta pasaba así a la posteridad con la aureola de una especie Numancia de la resistencia antifascista para la mitología republicana y nacionalista. La memoria de esta batalla, y la de los muertos que ocasionó, fue recordada hace tres años con la inauguración por parte del Gobierno vasco del monumento bautizado como ‘Puerta de Intxorta’. Ese mismo topónimo había sido adoptado cinco años antes para bautizar la asociación cultural fundada en 2005 para recuperar la memoria histórica de la Guerra Civil en el valle del Deba. Intxorta 1937 Kultur Taldea ha impulsado numerosas iniciativas, investigaciones y exposiciones, y al igual que ha promovido el parque de Intxorta, también ha propuesto la creación de otro parque temático sobre la Guerra Civil en Eibar.

http://www.diariovasco.com/v/20100530/alto-deba/intxorta-desentierra-memoria-20100530.html