Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

¿Sólo la Iglesia tuvo “mártires” en la Guerra Civil española?

Jordi García-Soler. El Plural / Redes Cristianas, | 4 julio 2010

De 1987 para acá las beatificaciones de católicos víctimas de la guerra civil española se han venido sucediendo

 

La práctica totalidad de los obispos españoles se ha manifestado pública y reiteradamente contra la Ley de la Memoria Histórica. Lo ha hecho también la COPE, su siempre vociferante cadena radiofónica. Han coincidido con ello, tantos los obispos como su emisora, con las posiciones expresadas en contra de la Ley de la Memoria Histórica por el PP y casi todos los medios de comunicación que le dan constante apoyo propagandístico.

No obstante, jamás he oído a ningún obispo español, a ningún presentador u opinador de la COPE, a ningún político del PP, ni a ninguno de los muchos medios de comunicación de la derecha de nuestro país, criticar o lamentar que el Vaticano venga realizando beatificaciones de católicos asesinados durante nuestra incivil guerra civil de 1936 a 1939, provocada por la insurrección de unos militares felones contra el legítimo y democrático Gobierno de la República española.

Desde que el 29 de marzo de 1987 Juan Pablo II beatificó a tres monjas carmelitas asesinadas en España durante la guerra civil, el Vaticano lleva beatificados ya a cerca de un millar de católicos españoles, 977 para ser exactos. Resulta curioso observar cómo aquella ceremonia de beatificación tuvo lugar ya con el PSOE en el Gobierno de España, tras su primer gran triunfo electoral de 1982 y la contundente reválida de aquella victoria en 1986.

También resulta curioso constatar cómo, de 1987 para acá, durante estos últimos cuatro lustros y pico, las beatificaciones de católicos víctimas de la guerra civil española se han venido sucediendo, hasta llegar a la masiva beatificación de cerca de medio millar de personas más -498, para ser exactos-, que tuvo lugar en 2007, ya con Benedicto XVI. Están por ahora en lista de espera para nuevas beatificaciones unos 800 católicos más, todos ellos asesinados durante la guerra civil.

Nadie ha discutido jamás que fueron muchos los católicos españoles que durante la guerra civil española fueron perseguidos, encarcelados e incluso asesinados por el mero hecho de serlo, ni que hubo una indiscutible persecución religiosa en gran parte del territorio republicano. Pero todavía está pendiente que la jerarquía católica, tanto la española como la vaticana, reconozca no ya su responsabilidad sino su culpabilidad por el apoyo prestado no sólo a la insurrección militar que dio origen a la guerra civil sino su adhesión incondicional y entusiasta al régimen dictatorial y de terror que el franquismo impuso en España entera hasta más allá de la muerte de un dictador sanguinario, bendecido siempre por la jerarquía católica española y vaticana, con escasísimas excepciones.

También queda pendiente que esa misma jerarquía católica reconozca al fin que el mismo franquismo asesinó también a católicos, desde algunos sacerdotes vascos y de otros pueblos de España hasta el diputado democristiano catalán Carrasco i Hormiguera o el general Escobar, por citar sólo algunos nombres de una larga lista de católicos españoles que nunca serán reconocidos como mártires por el simple hecho de haberse mantenido leales siempre a la legitimidad democrática republicana.

Mientras la Iglesia católica, en España y en el Vaticano, defiende su propia, selectiva y sectaria Memoria Histórica, basada en el reconocimiento sólo de los católicos asesinados en la guerra civil por su religiosidad y también por su adhesión o simpatía con los militares golpistas, una vez más se alinea con una derecha extrema, cerril y montaraz, incapaz de reconocer que los demócratas tenemos el derecho, e incluso el deber, de reconocer y homenajear a todos aquellos españoles que fueron asesinados, tanto durante la guerra civil como durante la larga y cruel dictadura franquista, por un régimen fascista basado en el nacional-catolicismo.

 

Jordi García Soler es periodista y analista político

http://www.redescristianas.net/2008/11/01/%C2%BFsolo-la-iglesia-tuvo-martires-en-la-guerra-civil-espanolajordi-garcia-soler/