Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Badajoz: Las últimas huellas del franquismo

Hoy.es, 24.07.10 | 28 julio 2010

La calle General Carracedo, los grupos de José Antonio y la plaza 18 de diciembre han sobrevivido a la Ley de Memoria Histórica

 

NATALIA REIGADAS | BADAJOZ.

Badajoz aún cuenta con varias referencias a la dictadura en sus calles

Desapareció la calle General Mola. Ahora se llama Alberto Oliart. Tampoco existe ya Capitán Díaz Trechuelo, ni Regulares Marroquíes. El callejero de Badajoz se ha transformado en los últimos tres años debido a la Ley de Memoria Histórica aprobada por el Gobierno en 2007. Sin embargo, los recuerdos del franquismo no han desaparecido de Badajoz. Aún quedan sus últimas huellas.

Una de las más visibles es el el monumento a Los Caídos, en Ronda del Pilar y muy cerca, el parque de la Legión. En cuanto al primer caso, el valor artístico de la obra la ha salvado y se quedará en la calles de Badajoz. Eso sí, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en Extremadura (ARMHEX), pide que se matice el porqué se expone este monumento. Es decir, esta agrupación quiere que se reconvierta la obra, por ejemplo, como homenaje al bando derrotado o al menos, que incluya un texto explicativo que cuente la historia de la sublevación.

Otro de los puntos del callejero que más polémica levanta es la calle Presidente General Carracedo, en Pardaleras. Fue capitán de la Guardia Civil durante la postguerra, lo que debería suponer la eliminación de su calle según la Ley. Sin embargo, el Ayuntamiento de Badajoz desestimó esta propuesta porque considera que el homenaje se debe a sus años como presidente de la Diputación provincial. En la placa de su calle, no obstante, está inscrito como un militar y no como un político. Para Felipe Cabezas, de la asociación Matilde Landa, el problema es la forma en la que fue formulada la Ley de Memoria Histórica. «Son dos o tres folios en el boletín oficial, es decir, es pequeña y falta por desarrollarla. En un párrafo, por ejemplo, pone que ‘se insta a las administraciones a suprimir los elementos franquistas, pero cualquiera puede instar, deberían eliminarse sin más, no depender de cualquier criterio».

Los grupos de José Antonio, en Santa Marina, son otro de los recuerdos de la dictadura. Aunque fueron eliminadas las placas del Ministerio de Vivienda franquista, estos bloques de casas mantienen el nombre del fundador de la Falange Española.

El rastro de calles dedicadas al régimen continúa con la plaza 18 de diciembre, junto al puente de San Roque, que recuerda una visita muy emblemática de Francisco Franco a la ciudad. En concreto, en tal día del año 1945, el dictador anunció la puesta en marcha del famoso Plan Badajoz en ese mismo lugar.

Por último, hay otra vía que se mantiene en medio de la polémica. Se trata de la calle Jose María Alcaraz y Alenda que debe su nombre a un obispo de la ciudad. Sin embargo, los interesados recuerdan que este religioso defendió activamente la dictadura.

Por otra parte, en ocasiones, el problema no es lo que hay, sino lo que falta. En este sentido, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en Extremadura, reprocha al Ayuntamiento de Badajoz que usará esta ley para quitar la calle Margarita Nelken «indebidamente». El grupo de Gobierno alegó que esta diputada republicana defendía la pena de muerte y sustituyó su nombre por el de Antonio Ayuso, director del Aneja.

También hay otra ausencia importante para los defensores de la memoria, en concreto, en la escultura en forma de rosa que hay frente al Palacio de Congresos Manuel Rojas. Esta obra, de la escultora Blanca Múñoz, está dedicada a las víctimas de la represión, pero no cuenta con ningún cartel que indique su origen ni su mensaje.

Más allá del callejero, Gévora del Caudillo es otro de los nombres que recuerdan la dictadura y que parece que, al menos por el momento, continuarán siendo las últimas huellas del franquismo.

Sin poder enterrarle

Para la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en Extremadura, sin embargo, la lucha no está en la calle, sino en las fosas del franquismo. Actualmente hay dos en la provincia de Badajoz en las que no han podido recuperar los cadáveres porque están enterrados en una propiedad privada. El problema es que la ley establece que se podrá acordar la ocupación temporal forzosa de un terreno para recuperar los restos, pero no explica qué procedimiento administrativo se debe seguir. Por esa razón, las labores de recuperación están paradas y la agrupación pide a la Junta de Extremadura que encuentre una solución.

En concreto, hay dos fosas que no se puede abrir en las proximidades de Calamonte y en Santa Amalia. también hay otro caso en la provincia de Cáceres, en Valencia de Alcántara donde una mujer sabe que su padre, que fue alcalde republicano, está enterrado en un solar junto a otras 12 personas, pero no pueden acceder a él.

«La Ley creo muchas expectativas, pero no ha contentado a nadie», concluye Felipe Cabezas.

http://www.hoy.es/v/20100724/badajoz/ultimas-huellas-franquismo-20100724.html