Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Último adiós a la suecana antifascista

Memoria Histórica de Cartagena, 14 Julio 2010 | 15 julio 2010

La suecana que logró sobrevivir en un campo de concentración nazi, Virtudes Cuevas Escrivá, recibió sepultura el pasado viernes

 

EVA MELERO SUECA  (Valencia)

Defensa y recuperación de la memoria histórica de Cartagena. La suecana que logró sobrevivir en un campo de concentración nazi, Virtudes Cuevas Escrivá, recibió sepultura el pasado viernes en el Pabellón de Hijos Ilustres de su ciudad natal y en medio de un respetuoso silencio. Falleció el lunes a los noventa y siete años en el hospital público Paul Brousse de Villejuif, al norte de París.

Madame Carmen, sobrenombre que adoptó cuando trabajó para la guerrilla francesa contra los nazis, descansa ya para siempre en el cementerio de Sueca, tal y como era su deseo. En el nicho fueron introducidos los restos de su marido, Alberto Codina. Virtudes Cuevas, al igual que su esposo, fue víctima de la barbarie nazi al ser internada en el campo de concentración alemán de Ravensbrück, el mayor que se construyó para mujeres y niños. Antes de ingresar, fue detenida y torturada. Allí pasó cinco años de internamiento, y sólo pudo salir el día de la Liberación. La República Francesa la distinguió con los grados de Caballero, Oficial y Comandante en la Legión de Honor.

Esta luchadora trabó una gran amistad con Généviève de Gaulle, sobrina del general Charles de Gaulle. Cuevas participó activamente en la Guerra Civil española, enrolada en las Juventudes Socialistas Unificadas. Desde el exilio, apoyó la lucha de los maquis.

Un acto sencillo para despedirla

Cuevas cedió su casa a Sueca para construir un museo antifascista. Para despedirla para siempre, el ayuntamiento organizó un sencillo acto civil. Su féretro se enterró envuelto en la bandera tricolor, como ella quería. Antes de ser introducida en el nicho, el ex alcalde Salvador Gil, recordó su espíritu solidario.

Tras las palabras de Gil, el profesor de trompeta Modest Nicolàs interpretó el Himno de Riego, ovacionado por el centenar de asistentes. El alcalde Baldoví impuso la Insignia de Oro de la Ciudad en la bandera republicana. A continuación, leyó el poema “Assumiràs la veu d’un poble”, de Vicente Andrés Estellés; tras el que sonó la Internacional.

http://mhcartagena.wordpress.com/2010/07/14/ultimo-adios-a-la-suecana-antifascista/