Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Exhumaciones, Federación Foros por la Memoria, Noticias

Aquella tragedia del 3 de abril en Menasalbas

Aquí-Castilla la Mancha, 06-08-2010 | 8 agosto 2010

Tras dos años de trabajo, el Foro de la Memoria Histórica ha recuperado los restos de 17 vecinos de Menasalbas

 

Tras dos años de trabajo, el Foro de la Memoria Histórica ha recuperado los restos de 17 vecinos de Menasalbas fusilados dos días después de que terminara la Guerra Civil. El testimonio de un anciano ha resultado clave para que en sólo tres días se hayan encontrado los cuerpos. 70 profesionales voluntarios han trabajado en la exhumación, a la que algunos concejales del PP “han puesto todas las trabas que han podido”. 

Eusebio tenía 12 años cuando al pasar casualmente cerca del cementerio de Menasalbas, su pueblo, le llamó la atención unos montículos de tierra junto a uno de los muros laterales. Comprendió rápido que estaba ante el escenario de un fusilamiento reciente, que debajo de esa tierra recién removida debían haber enterrado apenas unas horas antes a algunos vecinos asesinados por seguidores franquistas que un par de días antes habían ganado la Guerra Civil. Eran los primeros días de abril de 1939.

Dice Eusebio que el pueblo siempre supo que estaban allí “porque unos días después pusieron a unos fascistas a vigilar esto para que no se acercara nadie”. Pero él, además, recordaba con una precisión pasmosa el lugar exacto donde había visto los montículos. Sus indicaciones han sido claves para que en apenas tres días, un equipo del Foro de la Memoria Histórica haya recuperado los cuerpos de los 17 vecinos asesinados allí.

 “Lo he dicho en cuanto me lo han preguntado”, comenta este anciano que ahora tiene 84 años, acompañado de una hija, mientras da explicaciones a una voluntaria del equipo, señalando en el muro del cementerio los impactos de bala que aún quedan de aquel fusilamiento del 3 de abril de 1939, dos días después de que hubiera terminado la Guerra.

Juan Espinosa le escucha también. Su padre, que nunca se metió en política, “que se pasó toda la vida haciendo carbón, como un pobre”, fue una de las víctimas. Tenía 44 años cuando le dispararon junto al muro del cementerio; él 14. “Y una madre que se quedó sola, que se murió con una costra en la espalda de llevar leña para darnos de comer”. Juan explica a la voluntaria que su padre era un hombre “grande” y le da algún detalle más que puede ayudar en una primera identificación, más tarde ratificada con pruebas de ADN.

Juan sobrelleva estos días entre la satisfacción por recuperar los restos de su padre y la rabia. “Ya quisiera saber yo quien fue quien se lo llevo. Me he acordado muchas veces de mi padre, muchas”, dice este hombre que también sufrió represalias tras la Guerra “porque decían que era hijo de un rojo”.

Y Aquilino, que se emociona al llegar al muro del cementerio y apenas acierta a decir: “qué crimen”, mientras mira fijamente. Cree que el de su tío puede ser uno de los cuerpos.

De momento sólo 9 familias reclaman los restos de los fusilados junto al cementerio. Fueron las que pidieron ayuda al Foro de la Memoria Histórica para tratar de recuperarlos hace ya dos años.

Hacia mucho calor esta semana junto al muro del cementerio de Menasalbas, donde 70 voluntarios que iban turnándose, procedentes de todo el país: antropólogos, forenses, historiadores, arqueólogos… removían la tierra para recuperar los cuerpos de “los 17 compañeros”, como prefiere llamarles José María Pedreño, el coordinador de la exhumación. Todos los miembros del Comité local del Frente Popular, que antes de morir estuvieron encarcelados, y, también, algunos soldados republicanos que acababan de regresar bajo la falsa promesa de Franco de no tomar represalias. No se habían quitado el uniforme cuando fueron ejecutados junto al cementerio.

Los cuerpos estaban donde había marcado Eusebio. A apenas 40 centímetros de profundidad. Uno corresponde sin ninguna duda a un menor. Hay un padre y un hijo. El martes 20 por la mañana, tres días después de empezar los trabajos, ya se habían recuperado 16 de los 17 que se esperaba encontrar. El estudio histórico previo estableció inicialmente que eran 18, pero los investigadores han constatado que una de las víctimas logró huir y llegar a Francia.

Y junto a estos profesionales, otros voluntarios toledanos echando una mano en todo lo que podían: Mario García, un comercial de Mocejón que le ha dedicado sus vacaciones porque una de las víctimas era su bisabuelo Ladislao. La hija de él, la abuela de Mario, a quien él tiene muy presente estos días, perdió a todos en la Guerra y se quedó sola con 16 años, al cargo del bebé de su hermana. Se murió el año pasado “con la angustia de no saber que había sido de su padre”, pero con el alivio desde un año antes de que el Foro ya andaba tras la pista.

O el talaverano Emilio Sales, responsable del Foro en Castilla la Mancha, o el concejal de IU de Olías del Rey Jorge Vegue y voluntarios procedentes de toda la provincia y hasta de Ciudad Real que se han encargado de llevar comida y atender los recados de los profesionales voluntarios.

También de vigilar de día y de noche el enterramiento. El sábado 17, el día que empezaron los trabajos de exhumación, un grupo de jóvenes que se autoidentificaron con consignas fascistas amenazaron con atentar contra la excavación y contra los voluntarios a través de Internet. Se acercaron por la noche. Pero la presencia de la guardia civil y de estos voluntarios les disuadió.

No ha habido muchos más incidentes en el pueblo estos días, aunque en el Foro lamentan la actitud del equipo de gobierno municipal del Partido Popular “que nos ha puesto todas las trabas que ha podido y más para recuperar los cuerpos”, comentaba Sales.

Hasta el punto que el alcalde, José María García Crespo, ha tenido serias discrepancias con algunos compañeros por este asunto. “El alcalde parece un hombre más tolerante, que comprende lo que estamos haciendo y que nos insiste en que él es el alcalde de todos los menasalbeños, pero nos ha pedido que no le mencionemos para nada ni hablemos de las concesiones que nos ha hecho: de la luz y el agua que nos ha dejado, porque si se enteran los suyos…”, comentaban en el Foro esta semana.

El Foro no han conseguido lugar donde alojar estos días a los profesionales voluntarios en Menasalbas. Ha sido el ayuntamiento de San Martín de Montalbán quien finalmente se lo ha proporcionado.

José María Pedreño, coordinador de la exhumación.

El sábado 24 se organizó un homenaje para honrar a estos 17 vecinos asesinados. Y se informó con detalle a las familias de las circunstancias en las que habían sido encontrados los cuerpos. Una psicóloga estuvo presente para ayudar, sobre todo, a los familiares más directos de las víctimas: a los hijos que aún viven, como Juan. “Sabemos que no sólo fue el asesinato”, advierte el responsable de la exhumación. Los restos evidencian que antes de morir, fueron brutalmente torturados. Algunos craneos están literalmente “reventados”. En la fosa, estaban dispuestos en hilera, de dos en dos. Todo el trabajo se puede seguir en: www.foroporlamemoria.info

Cuando los restos sean correctamente identificados, previsiblemente serán enterrados en una fosa común dentro del cementerio de Menasalbas. 9 familias los esperan y el resto “son familiares nuestros”, señala Pedreño. “Deben ser enterrados juntos. Todo el mundo está de acuerdo en que estas personas murieron por unas convicciones y por defender el gobierno legal. No les mataron porque eran el padre o el abuelo de uno o de otro. No estamos rescatando la memoria del hijo o del nieto, sino del padre o del abuelo muerto. Imagínate que el nieto es ahora un falangista. Sería absurdo. La memoria que hay que guardar es la de la víctima. La legislación internacional así lo establece”.

El Foro, como hace en todas las exhumaciones en las que interviene, presentará denuncias por crímenes en el juzgado por cada una de las víctimas. “Nosotros consideramos que estos casos no han prescrito”, señala José María Pedreño. “Intentamos que el juzgado asuma su responsabilidad y se encargue del levantamiento de los cuerpos. No solemos conseguirlo, pero sí que la policía judicial haga un atestado, contar con un informe oficial. Y ya veremos en el futuro lo que conseguimos”.

 

BRUTAL REPRESALIA

La recuperación de los cuerpos de estos 17 vecinos de Menasalbas ha supuesto casi dos años de trabajo, que comenzó con un estudio histórico realizado a partir de documentación y entrevistas para concretar dónde podía estar la fosa y quien podía estar allí enterrado.

El estudio ha puesto de manifiesto que la represalia en este pueblo tras la Guerra “fue tremenda”, advierte Pedreño.

Menasalbas fue el único pueblo de la provincia que apoyó la Revolución de Asturias de 1934 y contaba con numerosos afiliados a sindicatos y partidos de Izquierda. El estudio histórico estima que unos 90 vecinos fueron asesinados por su compromiso político tras la Guerra Civil y 12 fueron trasladados a un campo de concentración nazi, del que sólo salieron 2 vivos.

Se apuntan ahora otros enterramientos similares en este pueblo. Alguno habría quedado bajo una calle de reciente trazado y ha podido desaparecer.

LA SEGUNDA FOSA DE ALCAÑIZO

José María Pedreño trabaja también en la fosa nº 2 de Alcañizo, tras el hallazgo de tres cadáveres (de los cinco que se esperaban) en la número 1 hace año y medio.

Ya han realizado algunas catas que no han dado resultados positivos. Pedreño estima que más del 30% de estos enterramientos se han perdido en estos 70 años

http://revistaaqui.net/index.php?option=com_content&view=article&id=961:aquella-tragedia-del-3-de-abril-en-menasalbas&catid=55:provincia&Itemid=167