Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

El mártir del compás

José Mª Izquierdo. El País, | 16 agosto 2010

Nada extrañará que a Vidal le tenga amargado esa “pamema de la Memoria Histórica”

 

 

JOSÉ MARÍA IZQUIERDO 15/08/2010

Seguramente lleva el caballo blanco. Experto en sectas: cristianismo, masonería, satánicas. Es cultísimo: “Mientras iba a Málaga, fui leyendo el texto hebreo de algunos salmos. Me llamó especialmente la atención el versículo 11 del salmo 18…”.

 

A persona tan leída le gustará que comencemos por poner en valor su método socrático en la búsqueda del conocimiento. Preguntas que se hacía Vidal en su blog en noviembre de 2008. “1. ¿Es casualidad que la asignatura de educación para la ciudadanía reproduzca el modelo masónico educativo? 2. ¿Es casualidad que la ampliación del aborto y la legalización de la eutanasia preconizadas por ZP se encuentren entre las metas de la masonería? 3. ¿Es casualidad que el matrimonio de homosexuales defendido por la masonería haya sido uno de los proyectos estrella de ZP? 4. ¿Es casualidad que la ofensiva laicista de ZP se corresponda milimétricamente con los planes expresos de la masonería? 5. ¿Es casualidad que la vía libre para los experimentos científicos sin ningún tipo de barrera moral (…) se corresponda con las tesis de la masonería? 6. ¿Es casualidad que el análisis erróneo y demagógico de la actual crisis económica que realiza ZP sea el mismo que propugna la masonería? 7. ¿Es casualidad que la masonería respalde el proyecto parcial y sectario de la mal denominada memoria histórica? 8. ¿Es casualidad que los movimientos separatistas de Vascongadas y Cataluña coincidan con el deseo histórico de Francia de mantener ambas regiones como Estados colchón que debiliten a España? 9. ¿Tiene alguna relación el juez Garzón con la masonería? 10. ¿Tiene alguna relación ZP con la masonería?”.

Vidal divide su ciclópea producción intelectual en cinco grandes pasiones: retorcer la historia, sea el siglo que sea, denostar la II República, tergiversar la Guerra Civil, blanquear el franquismo y destrozar, despedazar y triturar al Gobierno socialista. No se le mueve una patilla de la gafa para escribir que “el 18 de julio no hubo un golpe militar fascista” o que Hitler, en 1938, dijo la siguiente frase: “Nos hemos equivocado ayudando a Franco en esta guerra. Teníamos que haber ayudado a los socialistas españoles con la esperanza de convertirlos en nacionalsocialistas. Pero ya es tarde”. ¿Apoyo documental? Estamos en guerra santa y no vamos a ponernos estrechos si hay que mentir un poquito, tergiversar algunos hechos o inventarse fuentes históricas. “El conocimiento de los crímenes de Stalin podría dar un golpe de muerte a esa versión falaz de la guerra civil española difundida por ZP y sus paniaguados (…) No resulta extraño (…) que el PSOE, los comunistas y los nacionalistas catalanes se opongan a que la gente sepa la verdad”. ¿Se han censurado los miles de libros sobre la Guerra Civil, incluidos los suyos, que se venden en las librerías?

Nada extrañará que a Vidal le tenga amargado esa “pamema de la Memoria Histórica”, que así enlazamos aquellos años con estos: El trinque de la Memoria, titulaba una columna reciente, en la que decía que lo de la Memoria Histórica era “otra estafa, otro timo, otro tocomocho más de la izquierda y los nacionalismos destinados a vaciar los bolsillos de los sufridos ciudadanos”. Porque total, para lo poco que fusiló Franco tampoco hay que ponerse así: “No existen cien mil cadáveres -ni decenas de miles- por exhumar. Son, a lo sumo, algunas unidades y, desde luego, no parece que justifiquen el gasto del que se benefician sindicatos, partidos políticos, fundaciones y grupetes asimilados”.

Así que vayamos a lo que importa, que es arrear con palo y piedra a Zapatero y lo que se le ajunta. Tuvo mucha gracia convertirse en grafólogo y estudiar la letra de Zapatero para poder decir que se trataba de “un acomplejado”, “un materialista descarnado” o que hacía unas “tes” que le delataban: “Se suele denominar a esta te específica la ‘te del brazo en alto’, porque de manera muy peculiar recuerda el saludo fascista y, a la vez, es un signo de autoritarismo”. Desparpajo que no falte.

Pero no nos perdamos y apuntemos a la cabeza: “Solo ver a ZP provocaba a los ocupantes de los escaños una insoportable mezcla de náusea y repugnancia”. O quizá prefieran este párrafo de hace apenas un mes: “Existe una convicción absoluta de que a la incompetencia más escandalosa en el terreno económico ZP suma una perversidad moral de alto octanaje. Para los norteamericanos con los que hablo, el presidente del Gobierno es simplemente una versión amanerada y blanda de villanos como Chávez, Morales, Castro o Ahmadineyad”. Queremos más: “Ni siquiera ETA es un grupo odioso para ZP. Ciertamente, le molesta que mate repercutiendo en su popularidad, pero ZP cree en lo más profundo de su rojo corazón que se trata de un grupo de luchadores antifranquistas, que se puede -y se debe- pactar con ellos y que se les puede hacer concesiones anticonstitucionales para que se sumen a su causa contra la derecha que, por definición, es peor”.

¿Solo recibe Zapatero? Qué va. Botón de muestra: “Me aseguran que Moratinos va a misa todos los domingos. Me parece bien. No lo digo solo porque debe significar una enorme carga de conciencia el ser católico practicante y, a la vez, pertenecer a un Gobierno que ha convertido el aborto en algo tan trivial como tomarse un vaso de agua (…) Fundamentalmente, lo señalo porque no me cabe duda de que necesita impetrar del Altísimo perdón por ser uno de los ministros de Asuntos Exteriores más miserables moralmente que han existido en Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial”.

¿Y qué mejor que acabar este capítulo de los Jinetes del Apocalipsis con una cita de su blog?: “Cuenta la Historia que un recluso llamado Juan y encerrado en un campo de concentración situado en la isla de Patmos experimentó una serie de visiones en las que se describía no solo lo que iba a suceder en breve sino también lo que acontecería al final de la Historia. Fue así como llevó a cabo la redacción del Apocalipsis, el último libro de la Biblia, que concluía de la siguiente manera: ‘Martyro egó pantí to akuonti tus lógus tes profeteías to biblíu tutu. Ean tis epize epautá, epizései ho Zeós epautón tas plegás tas guegramménas en to biblio tuto. Kaí ean tis afele apo ton lógon tu bibliu tes profeteias tautes, afelei ho Zeós to meros autu apo tu xylu tes zoes, kaí tes poleos tes aguías”.

Dice que habla ocho idiomas y traduce dieciséis.

http://www.elpais.com/articulo/reportajes/martir/compas/elpepusocdmg/20100815elpdmgrep_5/Tes?print=1