Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Familias de los fusilados en Alcaudete en 1939 logran entierro en cementerio

Tercera Información, 06-08-2010 | 8 agosto 2010

Los familiares de los 28 fusilados se agruparon en 2008 para trabajar en la recuperación de los cuerpos

 

España | Agencia EFE |

Los familiares de los 28 fusilados el 25 de abril de 1939 en Alcaudete de la Jara (Toledo)  verán cumplido su objetivo el próximo domingo cuando, a las diez de la mañana, puedan enterrar como desean sus padres, tíos o abuelos en el cementerio municipal, en urnas individuales y en una sepultura única.

El arqueólogo César Pacheco, coordinador de los trabajos de exhumación de los restos de estas 28 personas, ha explicado que 71 años después de su muerte se cierra el llamado “ciclo del duelo” aunque hay bastantes casos de hijos de aquellos fusilados que han fallecido sin ver concluir el proceso de enterrar a su padre.

A finales de 2008, los familiares de los 28 fusilados el 25 de abril de 1939 en Alcaudete de la Jara formaron una agrupación y solicitaron una subvención para poder recuperar los restos de sus seres queridos.

En abril de 2010 recibieron el ingreso e inmediatamente, el día 29 de ese mismo mes, comenzaron los trabajos de recuperación de los restos, que estaban en una fosa común en la pradera baja de Santa Teresa.

Las labores concluyeron mes y medio más tarde, y este domingo será su cierre definitivo con el entierro de los restos en el cementerio municipal.

Los familiares ya habían tomado la decisión de no proceder a la identificación individualizada de los restos mediante el ADN, sobre todo porque es un proceso largo y costoso, y han optado por una sepultura única en el cementerio con urnas individuales.

Únicamente está perfectamente identificado uno de los fusilados, el más joven de todos ellos, un chico de 17 años que era el hijo del último alcalde republicado de Alcaudete de la Jara y que fue asesinado junto a su padre aquella jornada. Los demás fusilados tenían entre 30 y 55 años.

En la pradera baja de Santa Teresa -a unos 3,5 kilómetros del centro urbano- aparecieron dos fosas, con diez cuerpos en una y dieciocho en otra, pero también se encontraron objetos personales como gafas, anillos, medallas, botones y hebillas de cinturones.

 

http://tercerainformacion.es/spip.php?article17359