Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Companys, el honor de un president

Deia, 18/09/2010 | 19 septiembre 2010

Hace 70 años que fusilaron a este político catalán y muchos piden la anulación del juicio que le condenó

 

Sábado, 18 de Septiembre de 2010

No quiso que le vendaran los ojos. Y dicen que sus últimas palabras antes de ser fusilado fueron: “Per Catalunya!”. El 15 de octubre se cumplen 70 años de la muerte de Lluís Companys, president de la Generalitat de Catalunya desde 1934 y durante la Guerra Civil. Hoy, siete décadas después de su ejecución, el pueblo catalán mantiene muy viva en el recuerdo a la figura de este político y abogado independentista, líder de Esquerra Republicana de Cataluña. Y son muchos los sectores, sobre todo nacionalistas, que piden que se restablezca el honor del president Companys y que se anule el juicio que le condenó a muerte. Precisamente esta semana, el Congreso de los Diputados ha rechazado una moción de ERC que planteaba estas demandas. Y hoy mismo, el corazón de Madrid será escenario de un acto de reivindicación y homenaje a este político.

Hombre comprometido con su tierra y sus creencias, Companys tuvo que exiliarse a Francia tras la ocupación de Catalunya por las tropas franquistas en 1939. En la Bretaña francesa fue arrestado por la Gestapo, y extraditado a España donde fue juzgado en consejo de guerra por un tribunal militar sumarísimo sin garantías. Una fosa del castillo de Monjuit, en Barcelona, fue el frío escenario de su muerte.

homenaje La concentración que este mediodía se va a celebrar en Madrid tiene mucho que ver con los últimos días de Lluís Companys antes de morir. El acto está organizado por la Comissió de la Dignitat, una plataforma catalana que nació para reivindicar la devolución de los llamados papeles de Salamanca y que está implicada también con todo lo referente a la memoria histórica. Esta plataforma ha citado a los participantes en plena Puerta del Sol, ante el edificio de la antigua Dirección General de Seguridad en Madrid y actual sede de la Presidencia de la Comunidad. Pep Cruanyes, portavoz de la Comissió de la Dignitat, explica cómo Companys, tras ser entregado en Hendaia, fue llevado a este edificio en cuyos sótanos, concretamente en la celda número 11, fue sometido a torturas y vejaciones. “Y lo mismo pasó con otros miles de presos políticos”, añade Cruanyes, explicando que el homenaje de hoy se hace extensible a todos ellos.

A la cita, que contará con una ofrenda floral y con la lectura de un texto, acudirán entidades relacionadas con la memoria histórica procedentes de diversas partes del Estado, así como representantes de partidos políticos catalanes. Tal y como explica Cruanyes, han confirmado su asistencia ERC y CiU. “ICV no vendrá pero se ha adherido a la iniciativa”, añade.

Pep Cruanyes explica que la Comissió de la Dignitat se puso en contacto con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, con respecto este acto, y le solicitaron poder celebrarlo en el interior del edificio. No obtuvieron respuesta.

La cuestión es que hoy día la anulación del juicio que condenó a muerte a Companys sigue siendo un objetivo común de los partidos nacionalistas catalanes, aunque tienen una percepción diferente con respecto a los avances logrados hacia este fin.

Para CiU, según explica el diputado Jordi Xuclà, “el juicio ya está anulado”. Un decreto de la Sala de Fiscales del Tribunal Supremo y el Fiscal General del Estado establece que dicho juicio queda anulado atendiendo a la Ley de la Memoria Histórica, que declara la ilegitimidad de los tribunales del franquismo y expulsa del ordenamiento jurídico cualquier sentencia de éstos.

El contenido de este decreto, tal y como explica Xuclá, “va en la línea de una enmienda de CiU”. “Ahora la gran causa pendiente es la emisión por parte del poder judicial de un certificado de nulidad. Los familiares de las víctimas tienen derecho a un certificado que diga que su sentencia ha quedado anulada”, destaca el diputado de CiU.

Joan Tardá, desde ERC, apuesta por ir más allá y modificar la Ley de Memoria Histórica de modo que “se incorporaran en el artículo 3 unas palabras que dijeran que se entendían las sentencias anuladas de pleno derecho”, algo que ya ha rechazado el Congreso esta semana.

“Si conseguimos la anulación de la sentencia de Companys tendrán que anularse todas las sentencias de todos los ciudadanos de todas las naciones del Estado que fueron asesinados”, enfatiza Tardà. “Esto, evidentemente, el Gobierno no lo quiere hacer porque sabe que reconocer la anulación significa abrir la caja de Pandora de todas las reparaciones de carácter legal y económico”, añade.

Por último, Joan Herrera, diputado de ICV, aboga por que “se acumulen todas las causas y que el recurso de revisión permitiese la creación de una fiscalía especial que permitiera que todas las víctimas se acogiesen a ese recurso”.

http://www.deia.com/2010/09/18/politica/euskadi/companys-el-honor-de-un-president