Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Uno que sí está identificado en Cuelgamuros

Isaac Rosa. Público, | 14 octubre 2010

Cualquier exhumación en el Valle de los Caídos debería empezar por los huesos del dictador

 

“Por el bien de todos, el Ejecutivo tiene que dejarse de excusas con el Valle de los Caídos, cumplir la ley y dejar que los muertos descansen en paz.” -Jorge Fernández Díaz, diputado del Partido Popular-

 

Los expertos que han inspeccionado los osarios del Valle de los Caídos dicen que la identificación de los republicanos será muy difícil, costosa y prolongada por el mal estado de sus restos: se han encontrado huesos mezclados de distintos cuerpos, apilados de cualquier manera, y sin identificar, tan sólo con el lugar de procedencia. A quienes llevan diez años exhumando víctimas en las cunetas les resultará familiar esa descripción: es exactamente lo que se han encontrado cada vez que abrían una fosa.

Y es que el Valle de los Caídos no es una tumba ni un mausoleo. Es una fosa común, la mayor de España. O para ser más precisos: una fosa de fosas. Recuperar un cadáver de entre sus muros no es ni más difícil ni más caro que hacerlo con cualquiera de los cuerpos que en los últimos años han recibido un entierro digno y un homenaje. Incluso puede ser más sencillo, pues los huesos están localizados, metidos en cajas e identificados en su procedencia, mientras que encontrar una fosa en el campo, de la que sólo hay testimonios orales, es a veces una lotería.

De entre todos los enterrados en Cuelgamuros hay uno que está localizado e identificado sin posibilidad de equivocación: aquel en cuyo honor se levantó ese espanto. Podíamos empezar por sacar sus huesos de allí, porque el problema para los familiares de los republicanos enterrados a la fuerza en el Valle no es sólo que no puedan recuperar a los suyos, sino que además para honrarlos hoy tengan que hacerlo en el panteón de su asesino.

Cualquier exhumación en el Valle de los Caídos debería empezar por los huesos del dictador. Que se lo lleve su familia, si lo quiere. Y si no, permítasenos un poco de justicia poética: que su tumba sea itinerante, y lo sepulten en todas las fosas que vayan quedando vacías por todo el país.

Mientras, el PP a lo suyo. Como en el fondo les debe de dar un poco de vergüenza defender el Valle, ahora piden su reapertura… por motivos turísticos. Alegan que recibía 400.000 visitantes. Si no cuela, igual hacen como con los toros: pedir su protección por la Unesco como patrimonio artístico

http://blogs.publico.es/trabajarcansa/2010/10/14/uno-que-si-esta-identificado-en-cuelgamuros/