Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

El Sahara, el último crimen del franquismo

Jordi García-Soler. El Plural, 10/11/2010 | 10 noviembre 2010

Para la España democrática el contencioso del Sáhara Occidental sigue siendo una asignatura pendiente

 

El bárbaro ataque armado de un importante contingente de unidades de élite de las fuerzas de seguridad marroquíes a la acampada de saharauis en Agdaym Izik, a unos 15 kilómetros de la ciudad de El Aaiún, ha puesto de nuevo de dramática actualidad del conflicto del Sáhara Occidental. Un conflicto internacional que se arrastra desde hace ya treinta y cinco años, desde que Hassan II, el entonces rey de Marruecos, se aprovechó de la situación creada en España por la prolongada agonía del dictador Francisco Franco para, mediante la llamada Marcha Verde, invadir el territorio del Sáhara Occidental, entonces todavía dominio español pendiente de descolonización.

El grave conflicto del Sáhara Occidental sigue siendo, treinta y cinco años después, una de las muchas herencias negativas que la España democrática recibió de la dictadura franquista, probablemente el último crimen del franquismo.

El recrudecimiento más reciente del contencioso del Sáhara Occidental, con un número por ahora desconocido de víctimas mortales y con unos disturbios protagonizados por todo tipo de refugiados saharauis –mujeres y hombres, adultos y jóvenes, incluso ancianos y niños- enfrentándose en una suerte de “intifada” con las fuerzas de seguridad de Marruecos, pone en evidencia que, más allá incluso que un crimen, la actuación de Marruecos sólo ha conseguido el efecto contrario al deseado, concitando un apoyo social muy amplio a las reivindicaciones y protestas de las refugiados saharauis. Un apoyo social mucho más amplio y mayoritario, al menos aparentemente, al que el Frente Polisario había conseguido jamás en los siete últimos lustros con sus reivindicaciones independentistas. Porque estas nuevas protestas nacen desde el mismo interior del Sáhara Occidental y en gran parte están protagonizadas por unas nuevas generaciones de saharauis que han vivido siempre como refugiados, en unas condiciones de vida infames, impuestas por la ocupación militar marroquí de su territorio.

La comunidad internacional –esto es, en primer lugar las Naciones Unidas, pero también tanto los Estados Unidos como gran potencia mundial aliada de Marruecos como la Unión Europea, y muy en especial España como antigua potencia colonial- no puede pretender desentenderse de una situación como la actual. No se trata tan sólo del legítimo derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui, sino sobre todo de la exigencia del respeto de los derechos humanos del mismo pueblo saharaui.

Para la España democrática el contencioso del Sáhara Occidental sigue siendo una asignatura pendiente. Por causas muy diversas, ninguno de los gobiernos españoles que se han sucedido desde el inicio de la transición a la democracia ha hallado la solución justa a este conflicto. Un conflicto internacional de envergadura, en el que se mezclan todo tipo de intereses geoestratégicos, con un telón de fondo en el que se mezclan desde las crecientes amenazas de Al Qaeda en el Magreb Islámico hasta el control de las oleadas de inmigración irregular, sin olvidar las reivindicaciones marroquíes sobre Ceuta y Melilla.

Jordi García-Soler es periodista y analista político

http://www.elplural.com/opinion/detail.php?id=52602