Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Descubierta una fosa común de la Guerra Civil bajo una iglesia de Corbera d’Ebre (Tarragona)

El País, 15/12/2010 | 16 diciembre 2010

“No hay pistas de cómo acabaron allí ni de quiénes son”, afirma el alcalde

 

FERRAN BALSELLS – Corbera d’Ebre –

Una prospección arqueológica ha descubierto al menos media docena de cadáveres de la época de la Guerra Civil amontonados bajo una iglesia abandonada en Corbera d’Ebre (Terra Alta). Los cuerpos, restos óseos entremezclados en una especie de cripta aparecieron rodeados de candelabros y objetos que cuadran cronológicamente con el periodo del conflicto bélico.

Una prospección arqueológica ha descubierto al menos media docena de cadáveres de la época de la Guerra Civil amontonados bajo una iglesia abandonada en Corbera d’Ebre (Terra Alta). Los cuerpos, restos óseos entremezclados y arracimados en una especie de cripta -de la que su uso como fosa común no tiene documentos ni testimonios conocidos- aparecieron rodeados de candelabros y objetos que cuadran cronológicamente con el periodo del conflicto bélico.

Los técnicos señalan que probablemente fueron asesinados en la zona y después lanzados al vacío de la cripta, de un metro y medio de profundidad. Así lo sugiere la posición de los cuerpos y el hecho de que uno de los cadáveres haya sido encontrado con un rosario enrollado en una de las extremidades superiores.Los trabajos arqueológicos en la iglesia de Sant Pere se han paralizado hasta que un equipo de la Generalitat, que ya ha activado el dispositivo previsto en la Ley de Fosas de la Guerra Civil, determine el total de cuerpos y confirme si pertenecen a una fosa hasta ahora inédita del conflicto.

“No es ni mucho menos habitual hallar restos de cadáveres y fosas comunes de la guerra en el interior de una iglesia”, explicó una portavoz del Departamento de Interior, el responsable de aplicar la Ley de Fosas. En siete años de investigación, la Generalitat ha confirmado la existencia de 94 fosas, según el mapa oficial de Interior. También ha detectado otras 150 localizaciones posibles, mencionadas por documentos, registros u otras fuentes. Pero la existencia de una fosa común en el interior de un recinto eclesiástico supone una rareza. “Analizaremos los restos para realizar un informe y certificar si se trata de una fosa común inédita de la Guerra Civil. En ese caso, los restos se trasladarán al Memorial de les Camposines, centro para homenajear a los fallecidos no reclamados por familiares”, añadió la portavoz.

Los técnicos localizaron inicialmente entre tres y cinco cuerpos, que tras una primera exploración ampliaron a entre seis y ocho cadáveres, aunque advierten de que puede haber más cuerpos bajo los esqueletos actualmente a la vista. El hallazgo se produjo de forma fortuita al escarbar en un terraplén ubicado en el área central del presbiterio del templo que resultó ser el punto de acceso a una cripta. La iglesia, acabada de construir en 1827 y utilizada como centro de culto hasta principios de la década de 1940, fue destruida a golpe de bombas y morteros durante la guerra. El riesgo de derrumbe obligó a los feligreses a trasladarse a otro centro y el templo quedó abandonado desde entonces; hasta que hace dos meses empezaron los trabajos de rehabilitación que han dado con la fosa común. “Gritaron: ‘Aquí hay muertos’. Nos quedamos a cuadros y la zona empezó a oler a putrefacción”, detalló uno de los técnicos que asistieron al hallazgo y que ayer enseñó los restos de los cuerpos a este diario. “Los cadáveres estaban apiñados de mala manera junto a objetos presuntamente personales de las víctimas. Como una fosa pero excavada en un templo”, explicó.

El hallazgo ha sorprendido al Ayuntamiento local y a los lugareños que sufrieron la contienda civil por tratarse de cuerpos arracimados en el interior del templo religioso, cuyo uso como fosa común era desconocido hasta el momento. “No esperábamos encontrar restos, y menos tantos, en el interior de la iglesia. Los indicios apuntan a que son de la guerra y por eso hemos decidido aguardar a los técnicos de la Generalitat”, señaló el alcalde, Sebastià Frixach. “Nos ha extrañado porque nadie sabía que hubiera gente sepultada allí. Da la sensación de que, más que enterrados, los hubieran tirado desde arriba de cualquier manera”, detalló. “No hay la más mínima pista de cómo acabaron allí ni de quiénes son”.

La misma incógnita mantiene el director del centro de documentación de la batalla del Ebro, el historiador Josep Sánchez Cervelló. “Pueden ser cualquier persona: soldados de cualquier bando o religiosos, si uno de ellos llevaba un sudario, aunque los republicanos de Corbera no mataron a ningún cura”, planteó. “Incluso puede tratarse de republicanos porque muchos capellanes también se ocultaron en sus filas”. Sánchez Cervelló, también catedrático de historia contemporánea en la Universidad Rovira i Virgili y autor de un libro sobre la guerra en Corbera d’Ebre, precisa que los datos históricos amplían el misterio. “En 1938 el frente de guerra se estabilizó delante del municipio, que fue sistemáticamente bombardeado por la artillería y la aviación franquistas”. Entre dos fuegos, los vecinos enterraban a sus muertos en los huecos abiertos por las bombas y miles de cuerpos yacían sobre los campos cercanos. “Sin más datos no podrá saberse la procedencia de estos cadáveres”, zanjó el catedrático.

http://www.elpais.com/articulo/cataluna/Descubierta/fosa/comun/Guerra/Civil/iglesia/Corbera/d/Ebre/elpepuespcat/20101215elpcat_1/Tes