Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Missa d’onze sobre les tombes de la vergonya

Joan Rusiñol. Ara.cat, 19/12/2010 | 21 diciembre 2010

Avui es torna a obrir la Basílica del Valle de los Caídos

 

 

El día 8 de septiembre Joan Pinyol, de Capellades, bajó en ascensor a las tinieblas del Valle de los Caídos, invitado por el gobierno español. En las entrañas del mausoleo de Franco hay al menos 40.000 republicanos que estuvieron enterrados a escondidas de sus familias. Uno de ellos es Joan Colom Solé, su abuelo. El franquismo robar el cuerpo de una fosa en el cementerio de Lleida el año 1965 para llenar el templo de Cuelgamuros.

Encima de estas tumbas hoy algunos nostálgicos del régimen volverán a escuchar misa de once dentro de la basílica donde descansa el dictador, que reabre sus puertas sólo para actos religiosos una vez el gobierno español ha puesto remedio a los graves problemas estructurales que sufre la fachada. Joan Pinyol, como tantos otros familiares, espera ahora el informe de los forenses que han hecho los trabajos de investigación de los restos mortales que se apilan en las criptas y que deben servir para dictaminar si se pueden exhumar los cuerpos. “Es algo muy tétrica”, explica Pinyol AR. La humedad, el poco cuidado a la hora de enterrarlos y la mala calidad de la madera de muchas cajas complica la posibilidad de que los familiares recuperen los cuerpos pero, “si hay voluntad política se puede hacer”, concluye. Para las asociaciones que trabajan en la recuperación de la dignidad de los vencidos, el problema de fondo es que la ley de la memoria histórica no funciona. “Estamos desamparados judicialmente”, admite Pedro Vicente Romero de Castilla Ramos, de la asociación La Memoria Viva, que conoce muy bien la situación de las fosas. Según datos del Ministerio de Justicia consultadas por este diario, quedan por exhumar cerca de 1.100.

Para Romero, con las condiciones y los recursos actuales, “eso no hay nadie quien lo pueda hacer”. Él, como varios colectivos, lamenta que las actuaciones judiciales contra Baltasar Garzón hayan sido un batacazo muy fuerte que ha situado “en un limbo jurídicos” los 115.000 expedientes de desaparecidos. Desde Cataluña, Pere Fortuny-hijo del último alcalde republicano de Mollet, fusilado por Franco-recuerda que la ley se limita a una rehabilitación simbólica de las víctimas, y lo que haría falta es declarar aquellos juicios sumarísimos “nulos por ilegales “. El diputado de ERC Joan Tardà añade que “no reconocen jurídicamente la condición de víctimas porque saben que sería una puerta abierta a posibles demandas judiciales y para blindar personas como Fraga Iribarne”. Avanza que su partido aprovechará el debate de la nueva ley de víctimas del terrorismo para reabrir el melón de esta ley, que no ha conseguido cerrar unas heridas tan profundas.

 

El dia 8 de setembre Joan Pinyol, de Capellades, va baixar en ascensor a les tenebres del Valle de los Caídos, convidat pel govern espanyol. A les entranyes del mausoleu de Franco hi ha com a mínim 40.000 republicans que van ser-hi enterrats d’amagat de les seves famílies. Un d’ells és Joan Colom Solé, el seu avi. El franquisme va robar-ne el cos d’una fossa al cementiri de Lleida l’any 1965 per omplir el temple de Cuelgamuros. Sobre d’aquestes tombes avui alguns nostàlgics del règim tornaran a escoltar missa d’onze dins de la basílica on descansa el dictador, que reobre les portes només per a actes religiosos un cop el govern espanyol ha posat remei als greus problemes estructurals que pateix la façana. Joan Pinyol, com tants altres familiars, espera ara l’informe dels forenses que han fet els treballs d’investigació de les restes mortals que s’apilen a les criptes i que han de servir per dictaminar si es poden exhumar els cossos. “És una cosa molt tètrica”, explica Pinyol a l’ARA. La humitat, la poca cura a l’hora d’enterrar-los i la mala qualitat de la fusta de moltes caixes complica la possibilitat que els familiars recuperin els cossos però, “si hi ha voluntat política es pot fer”, conclou. Per a les associacions que treballen en la recuperació de la dignitat dels vençuts, el problema de fons és que la llei de la memòria històrica no funciona. “Estem desemparats judicialment”, admet Pedro Vicente Romero de Castilla Ramos, de l’associació La Memoria Viva, que coneix molt bé la situació de les fosses. Segons dades del ministeri de Justícia consultades per aquest diari, queden per exhumar prop de 1.100 fosses. Per Romero, amb les condicions i els recursos actuals, “això no hi ha ningú qui ho pugui fer”. Ell, com diversos col·lectius, lamenta que les actuacions judicials contra Baltasar Garzón hagin estat una patacada molt forta que ha situat “en uns llimbs jurídics” els 115.000 expedients de desapareguts. Des de Catalunya, Pere Fortuny -fill de l’últim alcalde republicà de Mollet, afusellat per Franco- recorda que la llei es limita a una rehabilitació simbòlica de les víctimes, i el que caldria és declarar aquells judicis sumaríssims “nuls per il·legals”. El diputat d’ERC Joan Tardà afegeix que “no reconeixen jurídicament la condició de víctimes perquè saben que seria una porta oberta a possibles demandes judicials i per blindar persones com Fraga Iribarne”. Avança que el seu partit aprofitarà el debat de la nova llei de víctimes del terrorisme per reobrir el meló d’aquesta llei, que no ha aconseguit tancar unes ferides tan fondes.

http://www.ara.cat/ara_mes/cronica/Capellades-Cuelgamuros-Justicia-Catalunya-Iribarne_0_392960756.html