Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Sánchez-Albornoz: “Lo que han hecho a Garzón es una barbaridad”

Xornal.com, | 14 diciembre 2010

“Muchos elementos de la judicatura no quieren que se sepa lo que ha ocurrido”

 

DANIEL PRIETO

El prestigioso historiador Nicolás Sánchez-Albornoz (Madrid, 1926) fue condenado en 1947 a ocho años de trabajos forzados en Cuelgamuros por pintar “¡Viva la Universidad libre!” en la Universidad Complutense, junto a su amigo el escritor Manuel Lamana, ya fallecido. Ambos, que habían luchado contra el régimen de Franco desde la Federación Universitaria Escolar, se fugaron un año después del campo de concentración con la ayuda de Francisco Benet, Barbara Probst y Barbara Mailer. Fernando Colomo llevó al cine este episodio en Los Años Bárbaros. Ayer, el profesor emérito de la Universidad de Nueva York y primer director del Instituto Cervantes, que vivió exiliado media vida en Francia, Argentina y Estados Unidos, inauguró en la Facultad de Ciencias da Comunicación de Santiago el coloquio internacional Memoria da guerra, reconciliación e cultura da paz en una universidad, esta vez sí, libre.

 

¿Qué analizarán en el congreso?

Abordaremos qué problemas plantea la memoria histórica, y yo plantearé una reflexión de la época franquista sobre qué es lo que conviene hacer para evitar que se repita ese pasado, que ha sido muy olvidado debido a una política de desmemoria, concebida para que no se sepa lo que ha ocurrido, lo que me parece del todo inaceptable. Y es que, guste o no guste, no podemos olvidar lo que ha sucedido. Es preciso activar el reconocimiento de esos hechos para satisfacer a las personas cuyos antepasados han padecido persecuciones. Para la convivencia futura de España es necesario un conocimiento pleno del pasado y satisfacer todas las vicisitudes que han sido ocultadas.

 

Ha rechazado en varias ocasiones el término Valle de los Caídos, ¿sabe que en Vigo tenemos una cruz a los Caídos que todavía no se ha retirado?

Esas cruces son habituales todavía en muchas zonas de España. Y hasta hace poco había estatuas de Franco por todas partes, que poco a poco han ido ocupando el destino que les corresponde. En lo referente al Valle de los Caídos, el nombre del valle es Cuelgamuros, al igual que el monasterio que se ubicaba allí, la otra definición es artificial. Cuando estuve preso allí, todo el mundo le llamaba Cuelgamuros.

 

Usted, que ha pasado por tres exilios, incluido Argentina, ¿cómo valora que desde ese país pueda prosperar la querella para juzgar a los responsables del genocidio franquista en España?

No entiendo demasiado de Derecho y supongo que puede haber unos elementos favorables y otros que desestimen la querella. Pero así como en España se juzgaron a Pinochet y a otros, de acuerdo con una concepción jurídica global, Argentina está legitimada para intervenir. El resultado no lo sé, además, hay poderosas fuerzas políticas implicadas en ese proceso.

 

¿Qué opina de la suspensión al juez Baltasar Garzón, que impulsó precisamente esos procesos?

Lo que han hecho con Garzón me parece una barbaridad, pero todavía existen en muchas instituciones del Estado español personas con una mentalidad que no corresponde a la actual.

 

Las voces críticas con los procesos de recuperación de la memoria histórica, sobre todo procedentes de la derecha, acusan a estos de revanchistas.

El proceso de la memoria histórica me interesa mucho, además lo valoro especialmente porque ha sido una iniciativa civil y no ha contado con ningún apoyo institucional. El Estado no ha alentado este movimiento, la sociedad ha puesto sobre el tapete este problema. Los que aluden a que las heridas se vuelven a abrir están totalmente equivocados, porque las víctimas están ahí y las heridas se abren para curarlas, para que todo el pus salga fuera.

 

¿Se ha dicho todo sobre su famosa fuga de Cuelgamuros? Al parecer a Bárbara Probst no le agradó el tono humorístico de la película.

La película recoge un hecho real, pero no deja de ser una película. Fernando Colomo creó una narración consistente para atraer la atención del público e introdujo ciertas variaciones, como el personaje del perseguidor. Pero no modificó lo ocurrido y lo fundamental de la narración es cierto. Hubo una persecución aunque yo no lo viera, y después tuve constancia de que efectivamente la hubo.

 

La actual Xunta del PP ha reducido en un 90% la financiación para el proyecto Nomes e Voces, que organiza el coloquio. ¿Qué le parece?

Me parece mal pero no me sorprende, ya que no ha habido ningún apoyo oficial hacia la memoria histórica.

 

Los historiadores denuncian trabas para acceder, todavía hoy, a numerosos archivos.

Existe el deseo de no intervenir en las querellas antiguas, enquistado en órganos de poder que no quieren que se sepa lo ocurrido, como muchos elementos de la judicatura. En la Administración del Estado hay mucha gente a la que no le conviene que el pasado se sepa.

http://www.xornal.com/artigo/2010/12/13/galicia/han-hecho-garzon-parece-barbaridad/2010121321313000127.html