Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Lugo: El callejero de la capital resucita el franquismo

La Voz de Galicia, 30/1/2011 | 31 enero 2011

En Lugo  las cosas son como son, aunque quizá debieran ser de otro modo

Enrique G. Souto LUGO / LA VOZ

Lugo, ya se sabe, es una tierra que tiene políticos peculiares. Es así por tradición, por costumbre antigua y arraigada. En Lugo, sus políticos hacen muy personales lecturas de algunos de los grandes debates nacionales y los singularizan a su modo y manera. Ocurre por ejemplo con la llamada ley de memoria histórica. En Lugo, los socialistas, que son los que gobiernan, y los populares, que aspiran a gobernar, han coincidido en que es conveniente dar los nombres de varios alcaldes franquistas a calles de reciente construcción. Es una curiosa interpretación de la polémica norma; quizá Zapatero no reparó en que también debía ser aplicada en la tierra de políticos peculiares que es Lugo.

Azaña seguramente no pensaba en Lugo cuando dijo que «si los españoles hablásemos sólo de lo que sabemos se produciría un gran silencio que nos permitiría pensar». Quizá, pensando, pensando, el alcalde socialista José López Orozco y el aspirante popular Jaime Castiñeira hubiesen llegado a otra conclusión. Ahora, visto lo visto, tal vez se impone recuperar el monumento a los caídos (a los del mismo bando que los alcaldes que tendrán calle?) que el Ayuntamiento retiró de la avenida de Ramón Ferreiro en cumplimiento de la ley de memoria histórica. No sé por qué pero parece probable que el acuerdo adoptado en la comisión del callejero sufra algún cambio antes de entrar en el orden del día del pleno municipal. Veinticuatro horas después de visto el asunto en comisión, el concejal José Rábade ya dijo que el primer informe que tendrá que elaborar el nuevo secretario municipal, José Antonio Carro, será para determinar si tales homenajes son compatibles con la ley.

En Lugo, sí, las cosas son como son, aunque quizá debieran ser de otro modo. Por ejemplo, es cosa notable que acabe en el juzgado hasta una modestísima oposición para cubrir cuatro plazas de agente de movilidad. No parece tan difícil que el Ayuntamiento, por los procedimientos establecidos, resuelva, en este o en otros casos, en tiempo razonable las reclamaciones que se presenten al modo en que se desarrollan el proceso selectivo. Que los que superaron la oposición tengan que recurrir al juzgado para reclamar sus plazas constituye un acontecimiento realmente singular.

En el ámbito de la política hay muchos casos notables. Por ejemplo el de la supervivencia política del socialista Ricardo Varela, que es diputado de lujo y pieza relevante en el entorno del jefe de los socialistas gallegos. Quizá el veterano ugetista ha colocado en la lista de Orozco para las elecciones locales a Manuel Chaín, otro de la UGT que quiere incorporarse a la política institucional. Si este es uno de los grandes fichajes de Orozco, los populares Jaime Castiñeira y José Manuel Barreiro eludirán sin dificultades los peligros del estrés electoral.

Sí, en Lugo, las cosas son así. El socialista José Ramón Gómez Besteiro lo ha visto con claridad y, quizá por eso, escapa como gato escaldado, siempre que puede, de cualquier asomo de polémica. Incluso se está librando de las incidencias que rodean al debatido PXOM de Lugo, de cuya tramitación fue responsable algunos años.

En Lugo, sus políticos singulares, que no son pocos, saben poco de Churchill, que avisó de que «la alternancia fecunda el suelo de la democracia».

ARQUEOLOGÍA

El vicepresidente de la Diputación y candidato a la alcaldía de Lugo por el BNG, Antón Bao, ha vuelto a sacar al debate político la necesidad de crear un patronato o consorcio para el casco histórico de Lugo, que se encargue de coordinar todo lo relacionado con las excavaciones arqueológicas y la conservación del patrimonio. Bao retoma así un proyecto que necesita apoyo institucional

http://www.lavozdegalicia.es/lemos/2011/01/30/0003_201101L30C6993.htm