Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Niños de otras madres

Lucía Petisco. Tribuna.net, 22/01/2011 | 24 enero 2011

En esto de los niños robados, se calcula que alrededor de 30.000 niños robados tienen que ver con la represión franquista

Esta semana serán noticia los niños robados en España. Una asociación de afectados presentará una denuncia colectiva (en nombre de unas 300 personas) ante la Fiscalía General del Estado. Imagino el sufrimiento de esas 300 personas y sobre todo el desamparo. Porque no deberían ser ellas las que se vieran obligadas a iniciar estos procesos, ni las asociaciones las que tengan que denunciar una y otra vez la impunidad de los culpables. El Estado debería tomar las riendas de investigaciones e iniciativas para curar una vergüenza colectiva. Al margen de las complicaciones en la investigación: delitos prescritos, competencias divididas, falta de información… las instituciones deberían poner todos los medios para resolver situaciones que se alargan hasta nuestros días a través de leyes que faciliten la búsqueda de papeles, que permitan resolver incógnitas; de oficinas especiales para investigar. Conocer la verdad no debería depender de la constancia y el dolor de las víctimas. Tendríamos que coger bisturí y diseccionarnos para poder explicar mil historias tremendas.

En esto de los niños robados, se calcula que alrededor de 30.000 niños robados tienen que ver con la represión franquista. Eran del otro bando. Hijos de presas políticas y madres republicanas robados para ser entregados a familias conservadoras. Salamanca no es ajena a estas situaciones y aparece si uno indaga un poco en las tremendas historias de la posguerra.

Pero el robo de niños no fue exclusivamente una cuestión política, se extendió al margen de la dictadura y se convirtió en un asunto económico en el que maternidades, clínicas, religiosas, médicos estaban implicados, una trama que actuó sobre todo a final de los sesenta. Las asociaciones de afectados calculan que entre 200.000 y 300.000 personas pueden vivir sin saber realmente quiénes son.

Padres que guardan silencio, abuelos que esconden secretos, tíos encubridores; médicos embusteros, matronas falsificadoras. Nuestra sociedad debería exigir que se rompan los muros de silencio que protegen a quienes jugaron con la identidad y el futuro de miles de niños. Una vergüenza colectiva.

http://www.tribuna.net/noticia/58121/OPINI%C3%93N/luc%C3%ADa-petisco-perdonen-molestias-ni%C3%B1os-otras-madres.html