Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Saceruela: Del anonimato de la fosa al calor familiar, 60 años después

Lanza, 22/01/2011 | 23 enero 2011

Los restos de los maquis que fueron perseguidos y asesinados tras la Guerra Civil española en los Montes de Toledo descansan ya con sus familiares

Aníbal de la Beldad. Saceruela

Los restos de los maquis que fueron perseguidos y asesinados tras la Guerra Civil española en los Montes de Toledo descansan ya con sus familiares, que este sábado recibieron sus restos en Saceruela recuperados en marzo del año pasado de una fosa común en el cementerio de Retuerta del Bullaque.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) entregó o a los familiares de José Méndez Jaramago, conocido como el Manco de Agudo, Honorio Molina Merino, conocido como el Comandante Honorio, y Reyes Saucedo Cuadrado, conocido como Parrala, los restos de estos tres legendarios tres guerrilleros antifranquistas, que fueron abatidos a tiros por la Guardia Civil durante una emboscada en el monte que tuvo lugar el 12 de marzo de 1949.

Familiares y amigos de los guerrilleros se dieron cita en un emotivo acto en el que se recordó la figura de estos tres perseguidos, su personalidad, sus vivencias, su lucha y su fidelidad a sus convicciones.

Los restos de los tres guerrilleros, cuyos trabajos de identificación en el laboratorio de la ARMH de Ponferrada (León) concluyeron el pasado mes de diciembre, ocuparon un lugar destacado en el salón que ha acogido el acto y bajo los cuales, sus familiares, coloraron la bandera republicana.

Al acto acudieron también representantes de distintos partidos políticos, entre los que se encontraban el propio alcalde de Saceruela del Partido Popular,  Germán Sánchez, el delegado de Economía y Hacienda de la Junta de Comunidades, Casto Sánchez, y el Senador socialista, Hilario Caballero.

Santiago Macías, vicepresidente de la ARMH comentó que con la entrega de estos restos se cierra el ciclo que comenzó con la búsqueda de los restos de los asesinados y que tras ser exhumados e identificados, vuelven ahora con sus familiares.

Macias explicó que el proceso de identificación de los restos fue relativamente fácil, primero, porque José Méndez era manco y ese hecho le caracterizaba con respecto al resto y, en segundo lugar, por que junto a los restos de los tres maquis se encontraron objetos personales de cada uno de ellos que también contribuyeron a su posterior identificación.

Este señaló que con este acto se normaliza lo que nunca debió pasar, el que se “arrojaran sin ningún tipo de respeto a tres hombres a una fosa común”.

Macías dijo que la entrega de los restos a los familiares es un acto de “higiene social” que permitirá que estos tres hombres regresen a sus pueblos, junto a sus seres queridos.

Eugenio Saucedo González, hijo de Reyes Saucedo Cuadrado, conocido como Parrala, uno de los tres maquis cuya fama cobro gran importancia en toda la comarca de los Montes de Toledo, comentó a Lanza entre lágrimas y emoción, que se sentía especialmente “satisfecho” por poder enterrar los restos de su padre junto a los de su madre.

Saucedo, que como él mismo explicaba tan solo pudo pasar “cuatro días” de su vida con su progenitor, se mostraba orgulloso de haberse reencontrado con su padre, al que, pocos minutos después le dieron digna sepultura en el cementerio de Saceruela.

Por su parte, Susana Molina, familiar de Honorio Molina Merino, conocido como El Comandante Honorio -que será enterrado en Villarta de los Montes (Badajoz), comentó que de este modo se cierra unas heridas que llevaban abiertas más de 63 años. Molina reivindicó para el Comandante Honorio un lugar en la historia de Villarta de los Montes, de tal manera, que quede siempre en el recuerdo la lucha por los ideales que siempre defendió.

Asimismo, Vicente Corsí Méndez, sobrino de José Méndez Jaramago, conocido como el Manco de Agudo” – que será enterrado, junto a los restos de su madre, en Higueras de Vargas (Badajoz), quiso glosar la figura de los tres maquis, de los que destacó su fidelidad a sus convicciones y su lucha por la libertad y la democracia.

Corsí Méndez, emocionado igual que el resto de los familiares presentes en el acto, expresó públicamente su gratitud a los miembros de la ARMH por llevar a cabo los trabajos de búsqueda y exhumación de estos tres hombres que, ha dicho, “hoy han podido volver a sentir el sol y las caricias de sus seres más queridos”.

José Méndez Jaramago, Honorio Molina Merino y Reyes Saucedo Cuadrad, que fueron abatidos a tiros por la Guardia Civil durante una emboscada en el monte que tuvo lugar el 12 de marzo de 1949.

La entrega de los restos, según ha informado hoy a Efe Juan Pedro Esteban Palmero, miembro de la ARMH y una de las personas que impulsó los trabajos de búsqueda de los restos de los tres hombres, se produce después de que hace unas semanas acabaran los trabajos de identificación forense que confirmaron la identidad de los fallecidos.

Los trabajos de identificación de los restos en el laboratorio de la ARMH de Ponferrada, confirmaron que se trataba de estos tres conocidos guerrilleros, cuya fama cobro gran importancia en toda la comarca de los Montes de Toledo.

Los tres guerrilleros identificados formaban parte de una partida de maquis muy conocida y en torno a cuyas figuras fue creciendo una gran leyenda. Méndez Jaramago, conocido como el Manco de Agudo, de 34 años, era de Higuera de Vargas (Badajoz) pero vecino de Agudo; Molina Merino, conocido como el Comandante Honorio, de 31 años, era natural de Villarta de los Montes (Badajoz) y también residente en Agudo y Saucedo Cuadrado, El Parrala, de 31 años, había nacido en Agudo.

http://www.lanzadigital.com/actualidad/del_anonimato_de_la_fosa_al_calor_familiar_60_anyos_despues-18735.html