Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

¡En qué manos estamos!

Miguel Sánchez-Ostiz. Otro Desmemoriado, 06-02-2011 | 7 febrero 2011

Es mucho más importante mantener regüeldos franquistas que borrar ese nombre que tan emblemático ha sido y es para la derecha golpista de Navarra

MIGUEL SÁNCHEZ-OSTIZ – Domingo, 6 de Febrero de 2011

(…=

Otrosi digo

Curioso el tratamiento que se da en algunos lugares a la Ley de memoria histórica. Por ejemplo en Pamplona y a su plaza del conde de Rodezno, primer ministro de Justicia del general Franco, que para burlar lo preceptuado en la ley, la derecha cerril rebautizó con el nombre del condado.

Hace falta ser un completo botarate o ni siquiera leer lo que está escrito en la pared o lo que escribieron a su dictado, cuando quisieron burlar la Ley de memoria histórica para decir, como el concejal Iribas: “el nombre ya no hace referencia al ministro de la etapa de Franco, sino que se refiere al título nobiliario propiamente dicho, que viene de la Edad Media, el cual carece de connotación franquista. Nos avala el TAN”.

Para el citado concejal, el año 1790 es la Edad Media. Esa sandez sería para partirse el culo de la risa, si el fondo del asunto no fuera lo grave que es. Porque quien eso sostiene no se equivoca, no puede y no debe, al estar del lado de la autoría, sino que miente, y lo hace a sabiendas para justificar la marrullería.

Además, como puede comprobar quien hasta allí vaya, la plaza sigue rotulada con el mismo nombre con que fue inaugurada, y haciendo clara y expresa referencia al primer ministro de Justicia del general Franco porque a él fue dedicada. Cambiar el nombre por el del condado es una marrullería, un juego sucio político y deshonesto, por muy amparado por el TAN que esté. Cosa que no se les habría ocultado a los juzgadores a muy poco que hubiesen estudiado el fondo de la cuestión, porque el fondo de la cuestión era eludir y burlar la Ley de memoria histórica. Nunca jamás tuvieron intención de cambiar el nombre de la plaza para cumplir la ley.

Y dicho de otro modo: de no mediar el alzamiento del 18 de julio de 1936, no hay más motivo para dedicarle la plaza a ese título nobiliario que al Cojo Manteca o a Perico de Alejandría.

Y para prueba basta repasar los asientos a Cortes del Reino de Navarra desde el siglo XVI al XIX para ver si algún conde de Rodezno estuvo en ellas, o verificar si el condado como tal prestó algún servicio al reino. No hay ninguna otra calle dedicada a un título nobiliario en cuanto tal. Esto lo saben los eruditos locales oficiales, los que en otras cuestiones le cuentan los pelos al conejo que, claro está, están del lado de quien gobierna aunque sepan que defienden una trampa propia del bachiller Trapaza. Entre trapazas anda el juego, no es limpio, y lo saben. Pero hay que estar de parte de quien reparte, y quien lo hace y nos asegura nuestra posición social es esa derecha que del derecho hace burla. No se trata de historia ni de legalidad, se trata de no dar el brazo a torcer, caiga quien caiga, aunque caiga la razón y con ella la ley en traje de burla.

Es mucho más importante mantener regüeldos franquistas que borrar ese nombre que tan emblemático ha sido y es para la derecha golpista de Navarra.

Con independencia de las personas y los nombres propios, este asunto ha sobrepasado con largueza lo personal para convertirse en un asunto de casta y clase, más incluso que político.

Digan lo que digan, el nombre de esa plaza pamplonesa sigue significando lo que significaba el año en que fue inaugurada por el motivo por el que fue inaugurada, no ya para quienes quieren cambiarlo, sino para quienes se niegan a hacerlo. Ésa y no otra es la cuestión.

http://undesmemoriado.blogspot.com/2011/02/en-que-manos-estamos.html