Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

«Eran tramas organizadas; un niño robado en Donostia podía terminar en Cádiz»

Diariovasco.com, | 21 marzo 2011

Enrique Vila, abogado de ANADIR, afectados por el robo de niños

20.03.11 – 04:01 – JUANMA VELASCO | SAN SEBASTIÁN.

ENRIQUE VILA | ABOGADO DE ANADIR, AFECTADOS POR EL ROBO DE NIÑOS

«Con que la mitad de los casos que se sospechan sea verdad, ya es una cifra extraordinariamente alta de afectados»

Enrique Vila (Valencia, 1965) lleva quince años asesorando a personas que buscan a familiares. Primero lo hizo con adoptados legales como él -se crió en una casa cuna- que desean conocer a sus padres biológicos. En los últimos años, es el abogado de la asociación nacional de afectados por adopciones irregulares, Anadir, que agrupa a personas que denuncian supuestos casos de niños robados en hospitales de todo el Estado durante el franquismo y los primeros años de la democracia. Vila fue el encargado de interponer una denuncia con 261 casos de todo el Estado ante la Fiscalía General. En la actualidad, Anadir agrupa a mil asociados, cuyas denuncias «se van a presentar pronto ante las fiscalías provinciales con copia a la Fiscalía General del Estado», anuncia. En Gipuzkoa, la asociación tiene registrados más de un centenar de casos.

– Esos mil casos que tiene registrados Anadir, ¿son sólo la punta del iceberg?

– Hay muchísima gente que sospecha. Es cierto que en muchos casos serán simplemente sospechas y no se certificará. Pero mi práctica me está diciendo que hay muchísimo más de lo que nos podamos imaginar. Parece que por desgracia esto era una práctica bastante habitual y el tráfico de niños era algo bastante normal. Y luego está toda la gente que no lo sabrá nunca porque el destino ha querido que se parezcan físicamente a los padres falsos. Están continuamente saliendo casos, sospechas y, con que solamente sea un 50% verdad, ya es una cifra extraordinariamente alta.

– En los casos que conocen en Anadir, ¿hay algún patrón que se repita?

– Se repite la sistemática de actuación. Robaban el niño a una mujer que no tenía medios económicos o culturales para luego poder seguir el delito con facilidad, se daba una cierta coacción o intimidación hacia la mujer para que no preguntase demasiado, enseñaban un niño muerto o congelado para engañar y decir que ese era su hijo… En definitiva, había un protocolo y una forma de actuación bastante unificada.

– Se han denunciado casos prácticamente en todo el Estado, ¿estaríamos ante una trama organizada?

– Yo insisto en que tenía que ser una trama organizada o, quizás, diferentes mafias pero cohesionadas y que se conocían entre sí. Hay un hecho muy claro. La mayoría de niños robados acababan en ciudades muy distantes. No era un hecho local. En absoluto. Un niño robado en San Sebastián no acababa en Bilbao. Terminaba quizás en Cádiz. Evidentemente, los intermediarios se conocían entre sí a distancias de punta a punta del territorio nacional. Por lo menos, tenían que conocerse. No había un único organizador. No había un fondo común. Cada médico, entiendo yo, se quedaba con el dinero y lo repartía entre sus colaboradores. Pero, por lo menos, y es algo de lo que estoy seguro, entre ellos se conocían, indudablemente. Es decir, un intermediario que captaba padres en Valencia sabía los hospitales de toda España donde se podía dirigir para conseguir un bebé. Si no lo conseguía en Melilla, lo hacía en Bilbao… De hecho, unos padres que compraron en Melilla finalmente nos han confirmado que estuvieron en lista de espera en Bilbao. Pero listas de espera para comprar, no para adoptar legalmente.

– Veo que ya han contactado con padres que adoptaron ilegalmente…

– Yo he contactado con varios padres compradores y están confirmando esta forma de actuaciones. En el caso concreto de estas personas, estuvieron esperando un niño en Bilbao y se ve que no les asignaron ningún bebé para comprar allí y los dirigieron hacia Melilla, a la otra punta de España. Con lo cual, el intermediario que los había captado para comprar sabía muy bien dónde podía conseguir un niño.

– ¿De qué delitos estaríamos hablando?

– Con el Código Penal actual existe un delito muy claro de compraventa de niños. Antes de la reforma del 2005, existían el delito de la suposición de parto y de falsificación de documento público.

– ¿Y esos dos supuestos ya no existen?

– Sí existen, pero ahora tenemos uno más concreto que la suposición de parto, que es el de la compraventa de niños o el de robar niños saltándose todo el sistema de acogimiento o adopción con un ánimo lucrativo, que es claro en estos casos.

¿Delitos prescritos?

– Los presuntos casos que se han denunciado abarcan desde el franquismo hasta los años ochenta, ¿existe el riesgo de que los delitos hayan prescrito ya?

– Sí, es la gran duda que tenemos y la gran batalla jurídica que tenemos los abogados: intentar que no entre en juego la prescripción. Yo tengo claro que no, porque son delitos permanentes. Hay bastantes juristas prestigiosos y catedráticos de Derecho Penal que entienden que no, porque son delitos que son permanentes ya que esos niños siguen inscritos como hijos de personas que no lo son. Es un debate jurídico muy profundo y es quizás la única defensa que les queda a todas estas personas que participaron en estas mafias.

– En enero presentaron esas 261 denuncias. Hay fiscalías provinciales que las investigan directamente. En Vizcaya y Gipuzkoa, en cambio, han remitido las denuncias a los juzgados ordinarios para que se investiguen. ¿Qué le parece la actuación del ministerio público en este asunto?

– Los fiscales parece que tienen bastante interés en investigar los hechos. La verdad es que ha hecho falta una presión popular tan fuerte como la que significa Anadir para que se pongan a investigar. Con esta presión no tienen otra cosa que ponerse a investigar y realizar las pruebas que les pedimos para averiguar si efectivamente hubo delitos o no. Creo que hasta el momento su actuación está siendo correcta. Ya veremos cómo reaccionan los juzgados y qué decisión toman. Ahora, por lo menos, se está recabando información, se están pidiendo pruebas y yo entiendo que se llamará a declarar a los presuntos implicados.

– ¿Qué diferencia hay entre el hecho de que una Fiscalía provincial investigue directamente las denuncias o, como es el caso de Gipuzkoa, las remita a los juzgados para los investigue?

– Si presentamos las denuncias ante el fiscal, es el fiscal el que tiene que investigar. El fiscal puede hacer varias cosas. Lo normal es que pase lo que está ocurriendo en la mayoría de provincias, que el fiscal realice las mínimas pruebas de investigación porque si el fiscal decide que no hay delito también puede no pasarlo a juzgados. La segunda fase que estamos esperando es que el fiscal le diga al juez que investigue, porque entiende que hay delito. El hecho de que en Gipuzkoa haya juzgados de instrucción que investiguen los hechos quiere decir que el fiscal ha visto indicios de delito con la lectura de la denuncia. Lo que hacen los fiscales provinciales que investigan es un adelanto del trabajo que tiene que hacer el juez de instrucción, lo que pasa es que cuando más investigue el fiscal, mejor para el juez porque adelanta la investigación. Los fiscales creo que tienen bastante claro que si se demuestra lo que se cuentan en las denuncias, delito hay. Eso es innegable, pero hay que demostrarlo.

– ¿Hay casos en los que se está llamando a declarar a los presuntos implicados en las tramas?

– Lo desconozco. En la mayoría de casos se está pidiendo la declaración de los denunciantes para su ratificación en las denuncias.

– En todo caso, se trata de procesos que se van a alargar mucho en el tiempo…

– Seguro.

– ¿De cuánto tiempo hablamos?

– La fase de Fiscalía será de seis meses como mínimo. Luego, en el juzgado la instrucción puede ser muy larga. En este caso, hay tantísimos implicados, sobre todo en ciudades grandes, que puede ser muy largo. Además, no serán juicios comunes, sino un juicio individual de los implicados. En Anadir vamos a designar un grupo de abogados de confianza y recomendaremos a los afectados que acudan a esos letrados que van a seguir nuestra línea de trabajo. Evidentemente, cada afectado podrá elegir su representación procesal. Cuantos más afectados seamos, mejor, porque hay mucho trabajo por delante

http://www.diariovasco.com/v/20110320/al-dia-local/eran-tramas-organizadas-nino-20110320.html