Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

«Hoy Franco se erigiría sin lucha»

SUR.es, 05.03.11 | 6 marzo 2011

Ramiro Pinilla Escritor. El autor alerta de los peligros de olvidar la guerra

Se cumplen 75 años del alzamiento militar contra la República. La mayoría de los españoles lo ven como algo lejano, los más jóvenes casi ni saben quién fue ese tal Franco, pero aún quedan personas que vivieron el horror de la guerra civil. El escritor Ramiro Pinilla (Bilbao, 1923) es uno de ellos. Firme defensor de la memoria histórica, le obsesiona «que las nuevas generaciones se queden sólo con que hubo una guerra de dos bandos y que ahí se acaba el tema». El prólogo de ‘Todo 36-39. Malos tiempos’ es una prueba de ello.

-Fue especial porque ocurrió ayer. Todavía hay supervivientes, entre ellos yo. Y la tergiversación de los franquistas, todavía hay mucho franquista, está tratando de eliminar las brutalidades que sucedieron no ya en la guerra, sino en la postguerra.

-¿De 1936 a 1939 fueron malos tiempos y después aún peores?

-A la guerra la siguieron unos siete años de fusilamientos, asesinatos y apresamientos. Todo ello obedecía a una directriz sistemática de eliminación del enemigo. Fue así. Y eso tiene un nombre: genocidio.

-¿Todo eso es lo que usted dice que se intenta ocultar?

-Sí. Según dicen los franquistas y los jueces franquistas, mira lo que le está pasando a Garzón, los delitos han prescrito. Ahora, desde luego, la memoria no ha prescrito y por eso hay que vivificar la memoria histórica.

-Pero hay documentadas barbaridades en los dos lados.

-En la guerra todos cometieron barbaridades. Claro que uno de los bandos fue el que inició la guerra, hay que decirlo. El ensañamiento fue por ambas partes, pero el de los republicanos fue incontrolado por el poder republicano. En cambio generales como Mola, Queipo de Llano., trasladaban a sus tropas la consigna de eliminación del enemigo. No se hacían prisioneros. Esa fue la gran diferencia de carácter. Luego, lo que llegó en la postguerra es el verdadero caballo de batalla. Durante la guerra podríamos dudar de si hubo genocidio, aunque yo creo que sí, pero terminada no hay dudas.

-¿Queda vivo algo de ese odio?

-Si se dieran algunas condiciones propicias, como se dieron en el 36, hay suficientes ciudadanos españoles que cogerían las armas. Afortunadamente hay una presión europea que lo evita. Si estuviéramos a merced de las opiniones de esos ciudadanos tan celosos de su riqueza y deseosos de una paz social a base de cualquier tipo de injusticia contra la clase trabajadora.

-Hay quien dice que la lucha de clases es algo del pasado.

-Siempre estamos en combate dos clases, los trabajadores y el capital y hoy se sigue viendo.

-Pero a la población no se la ve muy movilizada.

-La apatía del pueblo sufriente tiene poca solución. Y ante ese relajamiento social, en esa miseria social, está el miedo. Hoy Franco se erigiría sin lucha. Incluso muchos trabajadores votarían a Franco si se solucionara el problema del paro.

-¿Franco ganaría en las urnas?

-Las votaciones las gana una masa amorfa. En España hay conceptos muy firmes tanto en la izquierda como en la derecha, pero son sólo minorías. La mayoría es la masa inerte del centro y esta puede ser controlada y engañada por un líder hábil. Ese es el peligro. El PP está ganando apoyos entre esa masa que no tiene criterio.

-Para Carlos Giménez mejorar el nivel cultural de la población es una buena receta contra los abusos.

-Yo dudo de que la cultura sirva. No creo que la cultura pueda llegar a todos. Por definición. En los países más cultos siempre hay una mayor proporción de incultos; saben leer y escribir, pero no acceden a la cultura, quizá porque tampoco les interesa. El pueblo, por más títulos que tenga, sigue siendo el mismo. Para que exista una conciencia personal, hace falta una labor interior y solitaria muy fuerte. Es algo casi genético

http://www.diariosur.es/v/20110305/cultura/franco-erigiria-lucha-20110305.html