Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos, Noticias

Catalunya: la derecha quiere cerrar el Memorial Democrático

Nueva Tribuna, 15-03-2011 | 16 marzo 2011

Según la Vicepresidenta debe recordarse a todas las víctimas sean de la República o del Franquismo

Manel García Biel |

nuevatribuna.es | Actualizado 15 Marzo 2011

El nuevo Govern de la Generalitat de CiU, quiere cerrar el Memorial Democràtic creado por el gobierno tripartito. Según la Vicepresidenta Joana Ortega, según ella misma vicepresidenta por la gracia de Dios, debe recordarse a todas las victimas sean de la Republica o del Franquismo. La verdad es otra, El Memorial tiene como objetivo la recuperación de una verdad histórica que nos fue arrebatada por una rebelión militar y la dictadura que surgió del golpe y que mandó en este país por largos años. No se puede comparar ni equiparar los defensores de la legalidad con los golpistas. Ni se puede olvidar la lucha de los antifranquistas a lo largo de muchos años, aunque esta lucha fuera protagonizada en una gran parte por gente de izquierdas. Las derechas quieren pasar un tupido velo sobre el tema. Todas las derechas, también las nacionalistas y democráticas. Pretenden falsear la historia a partir de la desmemoria. Hay que olvidar que fueron partidos como el PSUC que dirigieron el movimiento unitario contra la dictadura, Hay que olvidar el papel de las CCOO en la integración de la población inmigrante en la lucha por las libertades y por los derechos nacionales de Catalunya. Se pretende plantear casi Franco actuó contra Catalunya, y se pretende oscurecer que la represión fue contra todos el movimiento democrático, comenzando por el movimiento obrero, la izquierda y contra toda la legalidad republicana, entre ellas la que representaba la Generalitat y el Presidente mártir, Lluis Companys, persona también poco bien vista por la derecha catalana.

Querría ejemplificar el papel del Memorial Democràtic, trascribiendo la carta de un compañero de Madrid que pudo localizar a su abuelo, represaliado fuera de Catalunya, gracias al Memorial. Creo que es suficientemente explicito.

“RICARDO MARTINEZ MARIN. Una historia del MEMORIAL DEMOCRÁTICO

Ricardo Martínez Villa es un hombre de 80 años. Diría un anciano, pero ese término no pega con mi padre, al que hace poco le han salido canas, compra sus viajes del Inserso por internet y chatea con mi hija. Ricardo Martinez Villa es mi padre, Ricardo Martinez Marín era mi abuelo, del que no puedo decir nada porque nada apenas sé que era joyero, que fue de la CNT, que murió en enero del 39, en Fuenteovejuna –Córdoba- en una absurda ofensiva militar (perdón por la redundancia). Poco más, por si se lían con estos dos Ricardos, les ayudaré: Ricardo Martinez Marín es el joven en blanco y negro de la fotografía de estudio, de allá por los treinta. Ricardo Martinez Villa es el del bigote, como ven es contradictorio, el más viejo el hijo y el más joven el padre. La foto a mi padre se la hecho yo, la de mi abuelo no la pudo hacer su hijo, cuando le dijeron que su padre estaba en algún sitio indeterminado de Fuenteovejuna, pero que con toda certeza muerto, ni tenía edad para hacer fotos, ni tenía dinero para poder comprar una cámara; tampoco cuando tuvo que empezar a trabajar en una farmacia con 12 años en la que se jubiló con 64, en la misma farmacia de la madrileña plaza de Tirso de Molina, luego le regalamos una cámara de video.

Leo con estupor el cierre de Memorial Democrático. Y ustedes se preguntarán que tienen que ver los dos Ricardos y este Carlos, de Madrid, con el Memorial Democrático, y yo se lo explicaré, si les interesa.

Yo viví siempre intrigado por la foto de mi abuelo, su ausencia, el silencio que envolvía su figura. Ya mayor, mayor que mi abuelo Ricardo, ya con dos hijas pequeñas, como él cuando a él le hicieron faltar a su familia, decidí investigar: nada más difícil sin el interés de mi padre por ello-silencio protector- y si además la absurda ofensiva de Extremadura, descabellado intento de romper las líneas de los sublevados con un ejército formado por formado por hombres recién reclutados, a cinco minutos del final de la contienda, enero de 1939, apenas ha sido estudiada por historiadores. Nada, ni en las webs de las asociaciones de Memoria Históricas, ni en el silencio obsceno de un ayuntamiento de tan resonancias tan literarias. Por cierto, que pese a esto, mancos para escribir contestando a mis peticiones de información.

Entremedias la Ley de Memoria Histórica, y la amabilidad extrema del funcionario del Ministerio de Justicia de la madrileña Plaza de Benavente me permitió conseguirle a mi padre un certificado de REPARACIÓN Y RECONOCIMIENTO PERSONAL , manuscrito del ministro, como Víctima de la Represión.

No es mucho, no obstante ese papel, le supuso a Ricardo hijo, mi padre, una especial emoción.

Cual no sería mi sorpresa al venir mi padre a casa con un sobre de la Generalitat de Catalunya, que una vez abierto contenía toda la documentación de la búsqueda de Ricardo Martínez Marin, mi abuelo, en todos los registros civiles y militares posibles, para después de un concienzudo exámenes concluir, que sí, que su cuerpo debe estar en las fosas comunes del cementerio municipal de Fuenteovejuna, donde un 22 de enero de 1939 había sido muerto a bayoneta calada. Un informe firmado por MARIA JESÚS BONO LAHOZ a la que nombro para que agradezca a tod@ s gente el trabajo, profesional y sensible, que hicieron.

-PAPÁ: ¿Cómo has conseguido esto?

-Metí los datos en una web que se llama gencat

Hoy dicen mis amig@s de Barcelona que esa derecha tan europea y tan civilizada, que tanto añoramos desde el Madrid de la Esperanza, va a suprimirlo.

Como pueden ver es una oficina inútil.

Por cierto un 22 de enero de 2001 nacía mi primera hija, Marina, a la que todavía no le he explicado por qué yo no conocí a mi abuelo Ricardo, si ella sí va a su escuela de música con su abuelo Ricardo.

Y a mi padre le he prometido que pasaremos por Fuenteovejuna, él y yo, solos, cerca del cementerio, por dentro o por fuera, no para desenterrar los huesos del otro Ricardo, el joyero, si no para que la verdad jurídica pueda valer de un mínimo consuelo en una primavera del siglo XXI. En cuanto se aclare la primavera.

Carlos Martínez”

Creo que el escrito de Carlos, muy personal, es claro y suficientemente explicito para valorar el papel del Memorial que ahora el Govern de CiU quiere eliminar.

http://www.nuevatribuna.es/opinion/autor/2011-03-15/catalunya-derecha-quiere-cerrar-memorial-democratico/2011031513373500536.html