Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Las Juntas de Guipúzcoa saldan una deuda con la historia

Diariovasco.com, | 4 marzo 2011

El homenaje a las víctimas del franquismo recuerda los ayuntamientos derrocados en el 36

AMAIA CHICO | SAN SEBASTIÁN.

Acabar con siete décadas de silencio institucional sobre las víctimas del franquismo. Alzar la voz para recordar a las miles de personas represaliadas durante la dictadura porque «olvidar, lastra la convivencia», ésa que en Euskadi se está intentando reconstruir a todos los niveles. El Parlamento guipuzcoano saldó ayer una deuda con las víctimas del franquismo al celebrar, por consenso de todos los grupos, su primer acto de memoria histórica. Un acto en el que, especialmente se recordó a quienes formaron parte de los últimos ayuntamientos republicanos en Gipuzkoa, aquéllos que fueron derrocados por el golpe militar de 1936.

Se recordó a los alcaldes de Deba, Bergara y Loiola, Jose Markiegi, Víctor Bernedo y Saturio Burutaran, los tres fusilados. A los numerosos concejales republicanos asesinados y a los que tuvieron que huir y murieron en el exilio. A ellos, y a los miles de fallecidos y fusilados durante aquellos años negros. «Las Juntas vuelven a situarse frente al olvido y junto a los derechos de todas las víctimas», defendió Rafaela Romero, que defendió que las instituciones democráticas tienen la obligación de «velar» por el recuerdo de lo que pasó y de los que quedaron por el camino para ilustrar a las nuevas generaciones y evitar que episodios como ése vuelvan a suceder.

La presidenta de la Cámara guipuzcoana abogó por desterrar «políticas del olvido» y defendió que los grupos junteros del territorio «abren los ojos» para rechazar y «condenar todas las violencias», tanto del terrorismo como se ha evidenciado en los numerosos actos de homenaje organizados en las JJ GG como de la violencia ejercida durante el franquismo. «No cerramos los ojos a una violencia sí y a la otra no», afirmó Romero, quien aseveró que no valen «excusas» para no mostrar la solidaridad con víctimas de hace 70 años, de la misma forma que «tampoco sirve condenar en adelante y no condenar lo de antes».

En un acto sencillo en el hemiciclo, adornado con unas discretas flores con los colores republicanos, la presidenta de la Cámara recordó que «la memoria es conocimiento y es justicia» e insistió en que, por tanto, la memoria no se podrá construir nunca «sobre la injusticia no reparada». Y «pobre de la sociedad que no lo haga», finalizó.

Libro documental

Las palabras de Romero fueron seguidas por las del presidente de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, Paco Etxeberria, involucrado al máximo en las investigaciones para esclarecer el destino de fusilados y represaliados durante el franquismo y cuyo equipo ha permitido editar el libro que fue presentado ayer: ‘Gipuzkoa. De ayuntamientos republicanos a franquistas. 1936-1937’.

Se trata de un libro con vocación documental que recoge el cambio forzoso y las «consecuencias dramáticas» que generó el golpe militar de Franco en los ayuntamientos del territorio, y que sirvió a Paco Etxeberria como base para explicar el trabajo que su equipo, en colaboración con la UPV, viene realizando en esta materia durante la última década. El investigador reivindicó que la memoria histórica es un asunto «actual» en el que casi sin pretenderlo Aranzadi se fue implicando con los testimonios y las experiencias de las familias que han reclamado su ayuda.

«Queremos cubrir el espacio vacío» que han dejado en las familias aquellas muertes, «sin ánimo de revancha pero con objetividad y responsabilidad», defendió Etxeberria. Su trabajo entre archivos históricos e informaciones, tal y como explicó, lleva a veces a exhumaciones de fosas en las que se han encontrado restos humanos, pero en las que, a veces, apenas aparece algún objeto. Aún y todo, señaló que las familias «se sienten reconfortadas» por que se intente clarificar lo ocurrido y el lugar donde cayeron sus antepasados. E igualmente por que las instituciones cada vez más realicen actos de homenaje a los muertos durante la dictadura.

La implicación del Gobierno Vasco, diputaciones y ayuntamientos en estos reconocimientos es cada vez mayor y ha permitido, explicó Etxeberria apoyándose en gráficos, que se elabore un mapa de las fosas existentes en el País Vasco y un censo de víctimas. Ese trabajo que, según remarcó, «lo hacemos desde una posición imparcial, pero no neutral porque estamos ante vulneraciones de derechos humanos», ha permitido conocer que en la CAV murieron 6.300 republicanos y 5.700 franquistas, que 2.352 personas fueron fusiladas por el bando nacional y 764 por el republicano, y que de esas víctimas un tercio eran de Gipuzkoa.

Tras los discursos y la proyección de un vídeo con imágenes de la guerra, archivos históricos y trabajos de exhumación, Romero y Etxeberria entregaron un ejemplar del libro documental a los alcaldes y representantes de veinte municipios guipuzcoanos.

Además, se entregó un ejemplar, colocado junto a una rosa blanca, a todos los invitados, entre los que destacaron la portavoz del Gobierno Vasco, Idoia Mendia; el teniente de diputado general, Iñaki Galdos, el subdelegado del Gobierno en Gipuzkoa, Pedro Luis Río Oyarbide, representantes de partidos políticos e integrantes de las asociaciones de memoria histórica.

«La historia sirve para aprender de ella y no lo podremos hacer si la desconocemos», cerró Romero.

http://www.diariovasco.com/v/20110304/politica/juntas-saldan-deuda-historia-20110304.html