Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Desmarque oportuno: Sí al apoyo a las víctimas, no para Garzón

Carlos Tena, 15-03-2011 | 7 abril 2011

La trampa intenta desviar nuestra solidaridad por una causa justa, para reconducirla como apoyo personal hacia quien parece comandar la demanda

DESMARQUE OPORTUNO: SÍ AL APOYO A LAS VÍCTIMAS, NO PARA GARZÓN.

La solidaridad sirve para aliviar situaciones esquivas, complicadas  y crueles, de una persona en particular o un grupo, etnia o nación, pero también para mostrar apoyo decidido a un objetivo concreto, cuyo último fin sea reparar una injusticia. Lo acostumbrado es firmar un manifiesto, redactado por varios ciudadanos, que en ocasiones bien pudiera estar acompañado de apoyo material por existir conflictos armados o desastres naturales.

El caso del Juez Baltasar Garzón resulta curioso en extremo; extraño en su gestación, deformado en las cloacas del PSOE, para que miles de incautos creyeran a pies juntillas, que el mentado profesional sufría una enorme persecución por su interés en investigar los crímenes del franquismo.

Tamaña manipulación es típica de personajes de trayectoria política tan dudosa en los últimos 10 años, como el poeta Luís García Montero, al que se le disculpa incluso el ataque furibundo que él mismo, disponiendo de muchos más medios y apoyos mediáticos que su oponente en la docencia y decencia, lanzó sobre su colega el profesor José Antonio Fortes de la universidad de Granada (motivado por una polémica entre ambos acerca de García Lorca), sin conseguir otro premio que el de propio ridículo. Un escritor que dejaba al desnudo su megalomanía y prepotencia, vertiendo toda clase de improperios e insultos indignos, impropios de quien se dice demócrata y poeta, además de militante de Izquierda Unida. García Montero no puede blasonar de solidario, honesto y de izquierdas, sino más bien de todo lo contrario.

Nadie niega que Garzón trató de introducir su lupa en los crímenes del franquismo, tan cierto como que el mismo juez pasó por alto las contundentes pruebas de tortura sobre varios ciudadanos, descartando siquiera la posibilidad de iniciar una investigación más que pertinente, habida cuenta de los antecedentes que distinguen a los servicios policiales españoles, denunciados hasta por los Relatores contra la Tortura de Naciones Unidas; como igualmente, sin más pruebas que la sospecha, amén de la aceptación como ciertos, de datos de un ordenador capturado en la selva colombiana al guerrillero Raúl Reyes (computadora manipulada ulteriormente, como reconoció la propia Interpol), se lanzó a la caza y captura de la ciudadana española Remedios García Albert, pasando más tarde el sumario a su colega Eloy Velasco, autor de varios de los autos más vergonzantes que se han redactado en la Audiencia Nacional, quien tras largos meses de acoso y demonización de la mentada, acaba por reconocer que todo aquello que admitió como cierto, carecía de fundamento.

La trampa, en la que muchos no hemos caído, es aquella que intenta desviar nuestra solidaridad por una causa justa, para reconducirla como apoyo personal hacia quien parece comandar la demanda. Miles de ciudadanos pueden ser fieles hacia un compromiso, pero no con quien encabeza esa investigación; bien pudo comenzarla mucho antes, pero eligió echarse a la arena, tras el dictador chileno Pinochet, buscando una notoriedad que le delata, perdiendo un tiempo y un dinero preciosos, que pudiera haber dedicado a barrer la miseria que salpica al régimen de 1939-1977, que el Borbón jamás ha condenado.

Para vergüenza y baldón de quienes capitalizan la solidaridad con Garzón, ya se ha abierto una brecha importante en ese movimiento ciudadano al que se lleva toreando tanto tiempo, sin que ni García Montero, ni su consorte, ni la Bardem, ni Sabina y menos aún Pedro Almodóvar, optaran con anterioridad por figurar entre los colectivos que han combatido desde hace decenios, y aún lo hacen, por la noble causa de los familiares de las víctimas del terrorismo franquista; para que de una vez  puedan obtener lo que exigen con toda justicia: desde conocer dónde están enterrados sus seres queridos, a lograr la anulación de aquellos juicios sumarísimos, que a la luz de la verdad encarnan otro de los mayores crímenes que se pueden cometer contra ellos, como es la negación de sus derechos elementales, rodeados de un silencio mediático tan incomprensible como insolente.

Las preguntas que los mentores de la congregación “Solidarios con Garzón” deben responder son: ¿Podía el juez mentado, según las leyes españolas que conoce a fondo, dado su cargo y puesto laboral, iniciar esas pesquisas, sin saltarse alguna norma que, a buen seguro, sabía no figuraba dentro de sus competencias? ¿Han firmado ustedes algún manifiesto exigiendo al Jefe del Estado que condene el régimen y los crímenes de su antecesor y padrino? ¿En qué momento comenzaron a sentirse solidarios con las víctimas de la dictadura y de sus familiares?

Como apuntaba anteriormente, se ha abierto una brecha importante entre quienes protagonizaron el apoyo a don Baltasar. La Federación Estatal de Foros por la Memoria cree que la campaña Solidarios por Garzón, a la que se han adherido diversos artistas, asociaciones, partidos y sindicatos, es una manipulación de corte electoralista para disfrazarse de rojos o republicanos de cara a los próximos comicios del 22 de mayo. Los “solidarios”, qué curioso, son los mismos personajes que condenaron a Cuba hace unos meses, sabiendo que en la isla no se tortura, maltrata o asesina, a un solo recluso.

En un comunicado, la Federación, formada por individuos y asociaciones para la Recuperación de la Memoria Histórica, aclara que sigue apoyando al magistrado, suspendido de sus funciones el pasado mes de mayo, pero que no participa de la campaña presentada hoy por la actriz Marisa Paredes, el poeta Luis García Montero y la escritora Almudena Grandes. Un desmarque que personalmente aplaudo.

Según el colectivo, la mencionada Federación “sólo apoya o participa en campañas que hayan sido aprobadas de forma unánime por sus miembros y, en este caso, algunos de ellos han considerado que Solidarios con Garzón no es oportuna, por tratarse de un momento de actividad preelectoral, que no tiene nada que ver con los tiempos del proceso que el juez tiene abierto en el Tribunal Supremo por investigar los crímenes del franquismo.

Para el grupo, la lucha contra la impunidad del franquismo es un objetivo que va más allá del proceso contra Garzón, independientemente de que denunciará la injusticia que se está cometiendo con el magistrado. De esta forma, seguirán defendiendo el derecho de Garzón a investigar los crímenes del franquismo y protestando por la actitud de un Tribunal Supremo que, en vez de perseguir a los verdugos, impide que se haga justicia para las víctimas.

La campaña Solidarios con Garzón recomenzará el próximo 19 de marzo en Madrid, según ha avanzado hoy  el escritor García Montero, que se prolongará hasta que el magistrado sea juzgado por investigar los crímenes del franquismo – en una fecha que aún no ha sido fijada por el Supremo – y que cuenta con el apoyo de varias asociaciones, como el Foro por la Memoria o la Asociación de Expresos y Represaliados Políticos, Izquierda Unida, afiliados del PSOE y los sindicatos CCOO y UGT.

Lo vergonzoso de las adhesiones y apoyos del grupo Solidarios con Garzón, salta a la vista. Los familiares de las víctimas del terror franquista quedan en segundo plano. No se exige a Juan Carlos de Borbón una condena explícita de aquellos crímenes, sino que se demanda solidaridad con un juez, que podría haber cometido el delito de prevaricación, por encima de la importancia capital del objetivo final. SÍ AL APOYO Y SOLIDARIDAD CON LAS VÍCTIMAS DEL TERROR FRANQUISTA; NO CON GARZÓN.

http://tenacarlos.wordpress.com/2011/03/15/desmarque-oportuno-si-al-apoyo-a-las-victimas-no-para-garzon/