Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos, Noticias

Los últimos rescatados del olvido

Noticias de Guipuzkoa, 16-04-2011 | 17 abril 2011

Aitor Azurki presenta ‘maizales bajo la lluvia’, un libro que reúne testimonios de los últimos gudaris y milicianos

 

CRISTINA TAPIA – Sábado, 16 de Abril de 2011

“Lo que ha pasado no puede ni debe olvidarse jamás porque es la mayor tragedia que ha sufrido este país”. A sus 94 años, Marcelo Usabiaga, natural de Ordizia, recordaba ayer una vida, la suya, marcada por la represión, la ausencia de libertad, la Guerra Civil y la dictadura. Sin embargo, este hombre que en la defensa de Irun perdió a su hermano y que pasó 21 años en diversas cárceles franquistas, reivindicaba la vigencia de los sueños para poder lograr un mundo mejor. “Con quince años ingresé en la Juventud Comunista en Irun y hoy, con 94, sigo pensado exactamente lo mismo, no me retracto. Yo sueño mucho y, aunque sé que la solución del mundo es difícil, hay que luchar por una Humanidad mejor”, aseguró.

Junto a él, José Moreno (Bilbao, 1918), Miguel Francisco Txisko Lafuente (Santurtzi, 1919) y Félix Padín (Bilbao, 1916) también asistieron en Donostia a la presentación Maizales bajo la lluvia (Alberdania), la primera obra del periodista Aitor Azurki (Donostia, 1983), que recoge testimonios de los últimos gudaris y milicianos de la Guerra Civil en Euskadi.

Las once historias que reúne el libro son también la historia de unos años teñidos de dolor y salpicados de fusilamientos, bombardeos, campos de concentración, batallones de trabajadores, exiliados… Y, a pesar de lo mucho que se ha escrito sobre esta etapa del siglo XX, son muchos los que desconocen qué ocurrió.

Impulsado por la curiosidad y por la necesidad de saber, Azurki comenzó hace cinco años a trabajar en este proyecto que pretende acercar al público el recorrido de estos últimos gudaris y milicianos. “Todo empezó haciendo unas preguntas. Pregunté a los aitonas y uno me decía cosas, pero muy por encima. El otro se quedaba mudo. Ellos se me fueron y empecé a indagar, a hacer entrevistas. Entonces me di cuenta de que hablabais de otra gente, pero muy poco de vosotros –les decía a cuatro de los protagonistas, sentados en la primera fila de una sala en el Koldo Mitxelena– y pensé que erais los portavoces involuntarios de mucha más gente”, explicó el autor.

EL PUZZLE

“Pequeña historia”

En este sentido, Azurki describió estas ganas de conocer la historia cercana de “nuestros abuelos” como “la revolución de los nietos”. “Estamos asistiendo a un despertar de una generación que no sabe demasiado, pero que tiene un gran interés porque en todas las familias hay alguien implicado de algún modo u otro”, subrayó.

Asimismo, apuntó que Maizales bajo la lluvia es un libro de la “pequeña historia que frecuentemente determina la gran historia”. “Son testimonios que se van entrelazando porque varios hablan de las mismas personas y al final es una especie de puzzle colectivo”, apuntó a ese respecto el periodista.

En palabras del editor de Alberdania, Jorge Giménez Bech, Aitor ha sido “un perfecto maestro de ceremonias porque no se aproxima con el afán de un militante sino que lo hace desde el prisma humano”. “Este libro es un verdadero regalo; pocas veces encontramos uno con tanto valor testimonial”, agregó.

El propio Azurki confesó que lo que más le ha impactado a lo largo de estos años de trabajo ha sido la “sinceridad, la humildad y la humanidad” de los protagonistas de su libro. “Yo no había visto cosa igual”, aseguró.

Los sobrecogedores testimonios describen cómo cada día se fusilaba a medio centenar de personas o cómo era la vida en las cárceles franquistas. “Un íntimo amigo mío estaba condenado a muerte en Paterna y consiguió el indulto cuando en la fila quedaban quince personas por delante. Se salvó y al poco tiempo perdió el pelo, se quedó tartamudo… Contaría muchas cosas… Esa es la sinrazón del fascismo, de la dictadura y de la opresión”, comentó Marcelo Usabiaga en la presentación.

A su lado, José Moreno, afiliado al sindicato Solidaridad de Trabajadores Vascos y miembro del batallón fusilero San Andrés, ofrecía otro testimonio revelador. Testigo directo del fuego y el humo del bombardeo de Gernika, combatió hasta que fue arrestado en Santoña, tras lo que fue trasladado a un campo de concentración; después pasó varios años en batallones de trabajadores. “He recorrido las prisiones de Euskadi y Zaragoza y este libro debería ser llevado a las escuelas, para que los niños conocieran esta historia. Ahora se habla mucho del terrorismo, pero nosotros sabemos qué es sufrir el terrorismo del franquismo”, aseguró.

http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2011/04/16/sociedad/euskadi/los-ultimos-rescatados-del-olvido