Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Noticias

Gabilondo no se traga el ‘Diccionario Biográfico’

Público, 08/06/2011 | 9 junio 2011

El ministro de Educación exigió ayer en el Congreso la “revisión inmediata” de la obra a la Real Academia de la Historia

 

JESÚS MIGUEL MARCOS MADRID

La polémica del Diccionario Biográfico Español llegó ayer al Congreso de los Diputados, donde el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, exigió a la Real Academia de la Historia (RAH) que “retire inmediatamente” las entradas de la obra que no son rigurosas ni objetivas, y que fueron desveladas por Público.

Gabilondo criticó el procedimiento “en el análisis y la elaboración de los textos”: “Sin duda, esto no se ha hecho bien. Franco fue, en efecto, un dictador y negarlo por omisión es negar la verdad”, subrayó en respuesta a preguntas de los diputados Gaspar Llamazares (IU) y Aitor Esteban Bravo (PNV). Por su parte, el director de la RAH, Gonzalo Anes, declaró ayer a este periódico que no tiene “nada que comentar” sobre la petición del ministro y se remitió “a lo que decida el pleno de la Academia”.

Tajante en su exigencia a la Real Academia, Ángel Gabilondo precisó que, aunque la relación del Ministerio de Educación con la institución es “puramente administrativa”, la dotación económica para el diccionario (5,8 millones de euros) le obliga a controlar escrupulosamente la subvención pública: “No ha sido simplemente un convenio, sino que fueron cantidades aprobadas por este Parlamento en los Presupuestos Generales del Estado”.

Fraude y malversación

Para Gaspar Llamazares, la respuesta de Gabilondo “no es suficiente”. Al portavoz de IU le asombró “la dejadez del Gobierno, ya que se trata de un caso claro de malversación y fraude de fondos públicos para intereses propagandísticos y privados”, informa Juanma Romero.

“El pluralismo brilla por su ausencia en la Academia”, dijo el diputado del PNV

Llamazares, que apuntó que en Alemania sería impensable que una obra dijera que “el nazismo no fue autoritario”, insistió en que “el diccionario se tiene que retirar de inmediato para que no llegue a ninguna institución ni biblioteca, ni tampoco a América Latina”. “La Real Academia no puede salir indemne”, remachó antes de pedir que se revise el marco estatutario de todas las Academias para que responda a criterios democráticos y no a “un funcionamiento de cooptación sin ningún tipo de evaluación de la calidad y del rigor”. “Nos encontramos ante un insulto a la inteligencia, a la ciencia y a la historia”, criticó el portavoz.

El diputado del PNV Aitor Esteban Bravo también pidió explicaciones a Gabilondo por lo que calificó de “escándalo”. “El problema es la propia Academia, fosilizada e ideologizada, con un sistema de cooptación que hace que el pluralismo brille por su ausencia”, criticó Esteban.

Banqueros y cardenales

El diputado del PNV ilustró su exposición con un ejemplo: “Muchos historiadores de prestigio han visto vetada su entrada, mientras en la lista de académicos figuran exbanqueros y un cardenal”. En declaraciones a Público, Esteban precisó que “Gabilondo ha dicho lo que se va a hacer con el diccionario, pero no con la Academia, que es el verdadero problema”.

Respecto al funcionamiento de las Academias y el organismo que las engloba, el Instituto de España, Gabilondo contestó que se debe promover “su modernización”. “Se han dado pasos para renovar el Instituto de España. Los estatutos estaban ahí desde 1947 y nosotros los hemos modificado recientemente. Y hemos aprobado nuevos estatutos de diversas Academias, incluida la RAH. Esto no excluye que todavía hay mucho que hacer”, matizó.

El debate sobre el polémico diccionario de la RAH continuará en el Congreso en las próximas semanas, después de que varios grupos parlamentarios presentaran sendas iniciativas para promover su retirada y mejora. Entre ellas, una proposición no de ley impulsada desde el propio Grupo Socialista. “Las palabras de hoy [por ayer] del ministro van en línea con nuestra propuesta: revisión y mejora de la obra por su falta de rigor”, señaló la portavoz de Educación del PSOE en el Congreso, Cándida Martínez.

La comisión de expertos

Sin embargo, mientras la propuesta de los socialistas en el Congreso exige a la RAH la constitución de “una comisión científica compuesta por historiadores de reconocido prestigio pertenecientes o no a la Academia” para revisar la obra, el ministro Gabilondo evitó ayer pronunciarse sobre el procedimiento que debe seguir la institución. “No me corresponde señalar técnicamente cómo ha de hacerse ni cuál es el mejor camino para lograrlo, pero es indispensable proceder inmediatamente a realizarlo, cuando además del rigor y la verdad histórica, se ha herido la sensibilidad y la memoria de los ciudadanos”, pronunció.

Desde el Grupo Socialista confirman que no han establecido contacto con la RAH para exigir cambios, ya que, como señaló Cándida Martínez, “es una institución independiente”. “Esperamos que la RAH sea sensible al criterio general, a la opinión de tantos historiadores que han denunciado las incorrecciones y, sobre todo, al Parlamento si se termina aprobando la proposición no de ley”, afirmó la portavoz.

Por el momento, el único comunicado que ha emitido la RAH desde el inicio de la polémica no hacía referencia a la retirada del diccionario, sino a la revisión de “un subconjunto de entradas que admitan otro planteamiento historiográfico susceptible de ser incorporado con la mayor celeridad posible”.

El director de la RAH, Gonzalo Anes, no dialoga con las críticas que le llegan del exterior (ya sean estas de historiadores prestigiosos, cargos universitarios o incluso ministros) y ayer volvió a defender la obra como “un monumento a la libertad de expresión”.

Anes, en declaraciones a Efe, volvió a refugiarse en la “ausencia de censura” y la “libertad de los autores” para justificar que no se revisaran entradas como la hagiografía de Franco o la de Manuel Azaña, donde se tilda al Gobierno de Negrín de “dictatorial”.

Aunque Gonzalo Anes señaló que la primera edición de la obra está “prácticamente vendida”, todavía no aparece en el catálogo de publicaciones a la venta en la web de la Academia.

http://www.publico.es/culturas/380793/gabilondo-franco-fue-un-dictador-y-omitirlo-es-negar-la-realidad