Agenda
Artículos y Documentos
Federación Foros por la Memoria
Noticias
Videos de Memoria Histórica
Home » Artículos y Documentos

Un golazo de Garzón que puede ser decisivo

Enric Sopena. El Plural, 13-06-2011 | 15 junio 2011

Se abre, pues, el camino que se ha mantenido cerrado a cal y canto por los herederos sociológicos y políticos del Caudillo

 

Primer gran batacazo del Partido Popular y de sus adyacentes ultramontanos tras el paseo triunfal del 22-M. Baltasar Garzón le ha metido un golazo imparable, por la escuadra, a la derechona judicial y mediática. Los jueces del Tribunal Supremo que el juez Garzón recusó por falta de imparcialidad en su procesamiento han sido recusados oficialmente por los organismos pertinentes del mencionado Tribunal.

Se abre, pues, el camino que se ha mantenido cerrado a cal y canto por los herederos sociológicos y políticos del Caudillo. Ese camino puede conducir a la investigación de los crímenes cometidos por el general Franco, un dictador cruel, por mucho que se empeñen tanto los palmeros del nacionalcatolicismo como los nostálgicos del régimen totalitario –que vienen a ser lo mismo- en mentir deliberadamente.

Fieles militantes del PP

Los jueces recusados –salvo Joaquín Jiménez- más que jueces dan la impresión de ser activos e incluso fieles militantes del PP y, en general, partidarios de la derecha extrema. El que más cercano está ideológicamente de la ultraderecha es Adolfo Prego. En el denominado manifiesto por la verdad histórica –réplica conservadora de la Ley de la Memoria Histórica- Prego estampó su firma junto a las de César Vidal, Federico Jiménez Losantos o Pío Moa.  Las intervenciones públicas de Prego, de sesgo ultramontano, son fáciles de encontrar. En una de ellas alababa el Alzamiento franquista. O sea, el golpe de Estado militar iniciado el 17/18 de julio del años 1936.

Trama fáctica conservadora

Los  jueces Francisco Monterde y Juan Ramón Verdugo pertenecen a la APM y fueron propuestos para sus cargos por dirigentes populares. Monterde  tiene vínculos con el Opus Dei. Todo esto no es ni casual ni gratuito. El PP –a través de Federico Trillo, experto en estos asuntos tan delicados como importantes- se ha esmerado siempre por controlar al máximo los diversos movimientos judiciales, tratando así de mantener una trama fáctica conservadora de enorme influencia y que obviamente procura beneficiar a la derecha.

 

Tres delitos simultáneos

La ofensiva contra Garzón fue una operación perfectamente desarrollada con el fin de liquidar profesionalmente al juez más famoso de España y de medio mundo. De pronto Garzón fue culpado de tres delitos de forma simultánea desde el Tribunal Supremo. Participaron en el asalto contra Garzón, a cuenta de los crímenes de Franco, el supuesto sindicato Manos Limpias –que trabaja habitualmente al servicio del PP- y la Falange. Las otras dos causas presentaban a Garzón como un corrupto y como un tramposo a la hora de instruir el sumario de la Gürtel.

Los resistentes

El PP necesitaba con urgencia un balón de oxígeno porque corría el riesgo de ahogarse por el caso Gürtel. Apuntaron y dispararon contra Garzón. De momento ha ido salvando la papeleta hasta el extremo de que en Valencia Francisco Camps y Esteban González Pons se jactan  de haber resistido frente las andanadas del Gobierno. Incluso hablan ya, delirando, de “los resistentes y héroes democráticos en la Comunidad Valenciana aguantando un Gobierno imposible, absurdo, extraño y antiespañol”.

Sinvergüencería dialéctica

Pero en medio de tanta sinvergüencería dialéctica, Garzón les ha metido un gol que puede ser decisivo. ¡Ojo! Los muertos que vos matáis, gozan de buena salud. Y es que a pesar de la Brunete Mediática -que arremeterá de nuevo contra Garzón con la saña y el odio acostumbrados,  Garzón es mucho Garzón.

Enric Sopena es director de ELPLURAL.COM

http://www.elplural.com/opinion/un-golazo-de-garzon-que-puede-ser-decisivo/